Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

La acusación pide dos años para fernández, cabieces y alcorta

El ‘caso Cabieces’ queda visto para sentencia Las defensas piden la absolución de los tres acusados

A. Diez Mon - Sábado, 18 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Los abogados defensores y los tres acusados, ayer, durante la lectura de las conclusiones del ‘caso Cabieces’.

Los abogados defensores y los tres acusados, ayer, durante la lectura de las conclusiones del ‘caso Cabieces’. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Los abogados defensores y los tres acusados, ayer, durante la lectura de las conclusiones del ‘caso Cabieces’.

dOnostia- El juicio por el caso Cabieces quedó ayer visto para sentencia tras las conclusiones de defensas y acusaciones. El fiscal mantuvo su petición de dos años de cárcel para los tres acusados por un delito de administración desleal, es decir, por disponer de forma incorrecta de los fondos de Kutxabank. Sin embargo, estima que la conducta de los implicados también podría ser considerada malversación de fondos, en cuyo caso la pena sería de tres años. Será el tribunal el que deberá ahora determinar ahora si se produjo o no un quebranto de la ley y, en su caso, cuál de las dos infracciones se cometió.

La acusación particular se alineó con las tesis de la fiscalía, aunque solicitó tres años y medio de cárcel para Mikel Cabieces y Rafael Alcorta, y dos años y tres meses para Mario Fernández. Las defensas solicitaron la absolución de los tres procesados por la contratación presuntamente irregular del exdelegado del Gobierno en Euskadi por el despacho laboralista de abogados que trabaja, entre otros, para Kutxabank.

La abogada que representa a LAB y las asociaciones de pensionistas y consumidores promotoras de la acusación particular, Jone Goirizelaia, deslizó durante sus conclusiones el debate sobre las “puertas giratorias” de la administración que ha rodeado el caso desde su estallido.

El expresidente del banco, Mario Fernández, ha reconocido durante el juicio que la contratación de Cabieces no obedecía a sus méritos laborales, fue un pago a sus servicios prestados en la lucha antiterrorista. Sin embargo, no se le buscó un sueldo a cambio de nada si no un empleo, “una salida laboral”, tras ser relevado como delegado de Gobierno.

el transfondo políticoSu abogado, Carlos Bueren, se movió durante las conclusiones también por ese terreno. El objetivo era visualizar que no se enchufó a un amigo o a un familiar en el banco. Lo que se hizo fue permitir que Cabieces se reciclara y recuperara su carrera de abogado, que abandonó para dedicarse a la política, y además se hizo a petición de representantes de “altos cargos” de dos partidos -supuestamente Partido Popular y PSE-.

Fernández ha mantenido en secreto la identidad de los políticos que, según su versión, le solicitaron que buscara un empleo a Cabieces y el juicio ha pasado de puntillas por esa cuestión. Sin embargo, su abogado volvió a dar fuerza al trasfondo político de la causa envolviendo su intervención en una frase redonda: “Aquí no están todos los que son, ni son ninguno de los que están”.

En el juicio han coincidido dos viejos conocidos de la Audiencia Nacional, Carlos Bueren, que fue juez del tribunal, y Jone Gorizelaia, una habitual de ese juzgado como abogada de presos de ETA. Por ello, cuando Goirizelaia argumentó que la negativa de los procesados a responder a sus preguntas demuestra su culpabilidad, Bueren le recordó que sus defendidos en la Audiencia Nacional también optaban también por el silencio y que entonces ella “lo valoraba de otra forma”.

El fiscal encargado de la causa, Antonio Cortés, incidió en que el exdelegado del Gobierno no cobraba un sueldo en contraprestación a un servicio. A su juicio, llamar salario al dinero que recibía Cabieces puede “inducir a equívoco: lo que hay es una orden de pagar unas cantidades” desde el banco a un tercero, sin que éste tuviera que trabajar por ello y “en detrimento del patrimonio de Kutxabank”. “Kutxabank siempre salía perdiendo” y Cabieces, beneficiado, sentenció.

el rastro del dineroCentrándose en la actuación de Mario Fernández, la fiscalía sostuvo que no es posible “mayor reconocimiento del daño causado que la devolución de esos pagos”, los 243.592 euros que cobró Mikel Cabieces.

El fiscal aseguró que no hay “ni una sola prueba tangible” del trabajo de Cabieces y solo “se cuenta” con afirmaciones de los imputados. “No hay ni un solo rastro de su trabajo en tres años”, precisó, para añadir que “ni siquiera un postit escrito a mano”.

El abogado del titular del despacho laboralista, Javier Beramendi, apostó por intentar demostrar que su defendido no tuvo más remedio que acatar una orden del entonces presidente de Kutxabank y aceptar que Cabieces entrara en su nómina de colaboradores. “Mi defendido tenía poca capacidad de negociación como despacho pequeño ante un mastodonte”, dijo.

Jesús Urraza, letrado de la defensa del ex delegado del Gobierno en el País Vasco, Mikel Cabieces, indicó que “detrás de este procedimiento sin sentido hay conceptos que nada tienen que ver con lo jurídico” y dijo que el proceso “no habría llegado a este punto” si la persona que cobró el dinero no hubiera sido un político.

el sueldo

5.783

El exdelegado del Gobierno español en Euskadi, Mikel Cabieces, cobró casi 6.000 euros brutos al mes durante su colaboración con el despacho de abogados que atendía asuntos laborales de Kutxabank.

El finiquito . Las acusaciones consideran probado que Cabieces no realizó ningún servicio para el banco. Una de las claves es el finiquito que iba a recibir, un cheque de algo más de 23.000 euros que suponía el pago adelantado de cuatro meses, sin una prestación de servicios concreta. Durante el juicio, Rafael Alcorta explicó que ese dinero era suyo y que era la minuta por defender a Kutxabank en un juicio. El fiscal aseguró ayer que Cabieces no cobró ese cheque porque “le quemaba las manos” tras hacerse pública la trama.


Mínimo 2 meses para el fallo. Aunque no hay un plazo preestablecido para dictar sentencia, fuentes jurídicas consultadas consideran que las deliberaciones del tribunal durarán como mínimo dos meses.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902