Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Mertxe Brosa fundadora y trabajadora de la asociación Xochild Acalt en Nicaragua

“Pasé un verano de brigadista en Nicaragua y volví otro más antes de dar el paso definitivo;llevo ya 33 años viviendo allí”

Tras más de tres décadas viviendo en Nicaragua, Mertxe Brosa sigue trabajando en defensa de los derechos de la mujer y los niños en el campo

Ane Sanz - Sábado, 2 de Julio de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Mertxe Brosa

Galería Noticia

Mertxe Brosa

tolosa- La asociación Xochild Acalt fue formada por tres mujeres, entre ellas Mertxe Brosa, en 1991 para ayudar en el empoderamiento de la mujer en Nicaragua, donde sus derechos son escasos. La andoaindarra estuvo en Gipuzkoa el mes pasado para renovar el acuerdo de ayuda económica con el Ayuntamiento de Andoain. Momento que NOTICIAS DE GIPUZKOA aprovechó para conocer más sobre su vida.

Fundó la asociación Xochild Acalt desde Nicaragua y sigue trabajando en ella. ¿Cuántos años lleva viviendo en el país?

-33, llevo ya 33 años viviendo en Nicaragua. Cómo pasa el tiempo.

¿Por qué Nicaragua? Cuéntenos cómo llegó Mertxe Brosa a mudarse al otro lado del globo.

-Yo fui antifranquista desde muy joven. Mi tío, Nicolás Aguirre, fue el primero del pueblo que murió en la guerra y esas cosas marcan. En tiempos de Franco estuve trabajando en la clandestinidad. Tras el proceso de Burgos la Guardia Civil fue a buscarme a casa cuando yo tenía 24 años. Por suerte yo me había ido a pasar el fin de semana al monte, así que escapé. Unos amigos me llevaron a Madrid, y allí me quedé mientras vivíamos en estado de excepción.

¿Fue Madrid la única escala en el viaje, o pudo volver a casa?

-Al terminar el estado de excepción tampoco podía volver a Gipuzkoa, pero yo tenía muy claro que en Madrid no me iba a quedar. Así que me fui a Bizkaia. Entre los 15 y los 24 yo había trabajado en Andoain en bombas como nosotros lo llamábamos, en Sapa;Sociedad Anónima de Plasencia de Armas. Tenía experiencia con la informática y eso me ayudó mucho para encontrar trabajo.

Tuvo que aprender a comenzar de cero varias veces en su juventud.

-Sí, tal vez. Pero nunca le he dado mayor importancia a los bienes materiales, y siempre conoces gente que te ayuda o tienes amigos en un sitio o en otro. Me fui de Bilbo por primera vez en el año 1981, dejando atrás un piso que tenía con mi expareja, pero no nos preocupó a ninguno de los dos. Vimos que aquello no funcionaba y creímos que necesitábamos buscar otros rumbos.

¿De entre todos los países y lugares del mundo, qué fue lo que le llevó precisamente a Nicaragua?

-En el año 1979 se dio la revolución en Nicaragua, y aquella fue la primera vez que oí en mi vida hablar del lugar. Yo quería salir del entorno en el que estaba y la revolución nicaragüense para nosotros era muy atrayente. Era una oportunidad de conocer de cerca los procesos de transformación. En 1981 me fui un mes de brigadista, y volví al año siguiente para asegurarme de que mi deseo de mudarme allí no era algo pasajero. Diría que todo en la vida es pasajero, pero 33 años no suenan como un capricho del momento.

-Ahorré un tiempo y pedí una excedencia de dos años, y hasta hoy. Los dos años que había calculado se me quedaron muy cortos.

¿Cómo ha sido su vida y su trabajo en Nicaragua?

-Cuando llegué El Salvador estaba en guerra y muchos salvadoreños del campo venían a refugiarse en Nicaragua. No sabían ni leer ni escribir y para ellos montamos primero una campaña de alfabetización. También organizamos brigadas de ginecólogas para ayudar e informar a las mujeres del campo, porque vivían en unas condiciones que nos sorprendían aún y estando en guerra. Mientras tanto yo trabajaba en un proyecto de importación solidaria, en el que ayudábamos a los nicaragüenses a conseguir los recambios de su maquinaria sin que tuvieran que depender de los gringos. He ido compaginando proyectos, trabajos y asociaciones, como Xochild Acalt creada en 1991, hasta llegar aquí.

Son muchos años de entrega y de trabajo por las mujeres y los más necesitados. ¿Ha pensado en retirarse alguna vez en el camino?

-Creo que dentro de no muchos años me jubilaré, porque voy teniendo ya una edad. Pero, la verdad, no espero vivir como las mujeres de aquí;me valdrá con descansar.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902