Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Gorriti trae su casa a Donostia

Mediante la exposición ‘Aralar itsasmira’, el artista navarro ha transformado los jardines y el interior del Palacio Miramar en una especie de sucursal de su hogar en el valle de Araiz

Un reportaje de Juan G. Andrés Fotografía Esti Veintemillas - Sábado, 2 de Julio de 2016 - Actualizado a las 06:13h

La vaca azul que da la bienvenida a los jardines descansa sobre dos troncos con huecos: por el de la izquierda puede ver el ‘Peine del Viento’ y por el de la derecha, ‘Construcción vacía’.

Galería Noticia

La vaca azul que da la bienvenida a los jardines descansa sobre dos troncos con huecos: por el de la izquierda puede ver el ‘Peine del Viento’ y por el de la derecha, ‘Construcción vacía’.

“Es un acontecimiento, el palacio nunca había acogido una exposición así, y si funciona, que funcionará, quizá se animen a hacer otras en los próximos años”, asegura Lekuona, arquitecto de profesión y uno de los muchos amigos de Gorriti empeñados en brindarle un homenaje en reconocimiento a su “vida, arte y oficio”. Siempre alejado de los circuitos comerciales, hacía tiempo que el navarro no protagonizaba una gran muestra en la capital guipuzcoana, en cuyo museo San Telmo expuso en 1988 y 1996. Veinte años después, regresa con un gran montaje producido por la Fundación Torre Olaso de Bergara, los cursos de verano de la UPV/EHU y el Consorcio Palacio Miramar.

Los jardines y la primera planta del palacio muestran una gran cantidad de obras que pretenden recoger el “espíritu” de las célebres exposiciones colectivas que Gorriti organizaba en su casa de Arribe-Atallu, en el valle de Araiz, con grandes amigos y artistas como Remigio Mendiburu, Mikel Laboa o Jorge Oteiza, que precisamente fue quien le animó a pasar de la carpintería al arte. Heredero de esa emblemática generación de creadores que casi ha desaparecido ya, de alguna manera Gorriti ha querido traer a Donostia su casa y su taller, así como una pizca de la naturaleza de Aralar que tanto ha influido en su obra.

Además, Lekuona avanza que el artista, casi un veraneante más, estará prácticamente todos los días de verano en Miramar, pero no para vigilar su obra, sino para modificar sobre la marcha algunos detalles de la exposición, llevarse y traer materiales, o dirigir talleres infantiles. Por tanto, será una muestra viva que permitirá al público contemplar en directo cómo trabaja el autor e incluso intercambiar impresiones con él.

Gorriti pasará buena parte del verano en el Palacio Miramar, donde el visitante podrá contemplar de primera mano cómo trabaja

JardinesUna gran vaca azul -“el color del infinito” tan propio de Gorriti- inaugura el recorrido en los jardines, que parecen una especie de bosque animado. El animal, creado para una exposición realizada en Alemania, está encaramado a dos troncos con oquedades que dejan ver respectivamente el Peine del Vientode Chillida y a la Construcción vacíade Oteiza. Behi urdina mira a la bahía y al jardín en el que se encuentra Aralar basoa koloretan, una obra divisable desde Ondarreta y en la que los árboles son pilares y vigas de caseríos centenarios que Gorriti, gran amante de la acumulación de materiales, ha ido coleccionando durante años.

Cerca se encuentra Zurginaren txalaparta, construida a partir de antiguos instrumentos manuales de carpintero, y en el balcón con vistas a la playa de la Concha se alza Baratz meta. Se trata de una construcción cilíndrica de ocho metros de diámetro delimitada por langasde colores, decorada con mesillas viejas y coronada por una cúpula de la que penden decenas de libros cedidos por la editorial Txalaparta, cubos, cacerolas y hasta una bici, dotando al conjunto de un aspecto telúricamente pintoresco. Finalmente, en la parte trasera del jardín el visitante encontrará Gerrarik ez, una pieza de maderas quemadas -algunas de manera fortuita y otras por el propio artista- con las que pretende decir “sí a la paz y a la libertad”.

PalacioGorriti barnizaba ayer el cartel que da la bienvenida a la parte de la exposición que transcurre bajo techo. Frente a la puerta del oeste descansa Malatxalaparta, un gran tronco azul en el que ha ensartado cuatro grandes malatsak, los molinillos fabricados con ramas que los pastores del Paleolítico ya utilizaban para remover la leche y hacer queso. En el interior, el largo pasillo que conduce hasta la entrada del ala este acoge una gran cantidad de obras: además de pequeñas esculturas de la serie Topaketak, destaca el mural Gure tallerra, que incluye objetos de su lugar de trabajo y varias prendas de ropa como jerséis y pantalones del propio artista o zapatos de niños que expresan el enorme vínculo que Gorriti siempre ha tenido con los más pequeños.

De las paredes del pasillo y de varias salas cuelgan cuadros con figuras prensadas en papeles hechos a mano por Juan Barbe y dibujos de colores vivos, mientras que en el centro del recorrido descansa la gran instalación Lur ganbara, procedente del taller de cocina de Roberto Ruiz, chef del restaurante Frontón de Tolosa. Y en la terraza, con vistas a Gerrarik ez, Gorriti ha ubicado el “txoko” dedicado a Mikel Laboa, con una serie de cajas de luz y cuerda y, a modo de elemento central, la gran guitarra azul que se empleó en el homenaje que el músico recibió tras su muerte en el Victoria Eugenia.

El artista pintará de su color favorito el pasillo blanco que conduce a la salida, donde el recorrido finaliza con varias esculturas expuestas en el vestíbulo y el patio. Tras el verano, esta exposición con vocación itinerante viajará a Bergara en octubre, mientras que entre noviembre y enero se instalará en Gales.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902