Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Colaboración

Eurocopa: paraíso de la UEFA, infierno del contribuyente

Por Alberto Atxotegi - Viernes, 1 de Julio de 2016 - Actualizado a las 06:11h

El esférico, además de entretener al personal y darle su dosis de opiáceos para aletargarle de otros acuciantes problemas, contribuye a alimentar la ya repleta caja de una cohorte de chupópteros que dicen representar los intereses futboleros del viejo continente. Pagar con esplendidez por ver lo que ya hemos pagado retroactivamente, para financiar este tipo de eventos deportivos representa un insulto a la ciudadanía y un atentado de la peor índole para con todos los que contribuimos a engordar sus peculios personales. Blatter, Platini o el Villar de turno han sido y son los grandes beneficiarios de esta rueda de la fortuna en la que los afortunados ganadores son siempre los mismos. Los beneficios previstos para la UEFA en esta Eurocopa han sido evaluados en unos 900 millones de euros, de los cuales 0 euros aterrizarán en las arcas del erario público de la Francia bleue. Sarkozy lo prometió y Hollande lo ha cumplido: 0% de tasas sobre los beneficios de la UEFA. La sucinta explicación de dicha decisión radica en la demagógica afirmación de que un evento de estas dimensiones va a generar aportaciones financieras subsidiarias importantes, por la presencia de dos millones y medio de espectadores, de los cuales más de la mitad serán extranjeros. Desconozco si a nivel jurídico esto puede catalogarse de extorsión, pero no tengo la menor duda al afirmar que supone un timo de tomo y lomo al contribuyente. Observen si no la hemeroteca de los acontecimientos preliminares que he encontrado en el semanal Canard Enchaîné. En mayo de 2010, Michel Platini y el por entonces presidente de la República, Nicolas Sarkozy, nos contaron desde Ginebra que la actual Eurocopa iba a ser algo así como un cuento de hadas, para la que los contribuyentes no íbamos a desembolsar más que 290 millones de euros para la construcción de los estadios de Lyon, Niza, Lille y Burdeos, además de la remodelación de otros, como el Stade de France y el Parc des Princes en París, y los de Lens, Saint-Etienne, Toulouse y Marsella. Pero como ocurre a menudo entre las previsiones y la realidad final, las diferencias están resultando abismales y la factura final sobrepasará sin lugar a dudas los 2.000 millones de euros. ¡Menuda goleada! Cuando tratamos de analizar este enorme factor multiplicador, nos topamos con el mágico binomio que conforman lo público y lo privado. El Estado, falto de liquidez, confía a las grandes empresas constructoras los trabajos, éstas los financian y construyen, para que una vez en funcionamiento, las colectividades locales (evidentemente todos nosotros) apoquinen en cómodas mensualidades durante veinte o treinta años. Unos pocos deciden y todos acabamos pasando por caja. En Urruña ya sabemos algo de esto, no precisamente con estadios, pero sí con el fallido Parque Floral cuya deuda sigue floreciendo sin descanso cada primavera.

Los beneficios previstos para la UEFA en esta Eurocopa han sido evaluados en unos 900 millones de euros, de los cuales 0 euros aterrizarán en las arcas del erario público de la Francia bleue

Pero sigamos con la pelota en juego para observar cómo circula por las bandas hasta llegar al área. Aparte de representar un paraíso fiscal más para la UEFA, Francia se ha plegado a todas sus exigencias. Ha montado, de cara a los seguidores, las llamadas fan-zones en cada una de las ciudades que acogen los partidos, para reunir en cada punto hasta 100.000 espectadores en torno a una pantalla gigante. Esto ha implicado por motivos de seguridad antiterrorista, la contratación masiva de sociedades privadas de vigilancia que han hecho con adelanto su agosto, a costa, como siempre, de los contribuyentes de dichas localidades. Hay municipios que han reclamado a la UEFA los 100 millones de euros que deben cubrir estos gastos adicionales, pero la federación, tras largas negociaciones, no les ha devuelto más que 20. La archifamosa federación controla igualmente los chiringuitos de comidas y bebidas de dichos recintos, donde evidentemente se recomienda el consumo de Coca-Cola, Mc Donalds y demás productos de los espónsores acreditados. Los seguidores ultras o hooligans han creado innumerables problemas en las zonas comerciales próximas a los estadios, causando múltiples heridos y destrozos de toda índole. El jefe de los comandos rusos, de nombre Alexander Shprigin, que actuó con sus tropas en Marsella, fue expulsado del territorio francés para aparecer dos días después en el palco VIP del campo de Toulouse y presenciar la derrota de su equipo favorito 0-3 ante Gales. Normal, pertenece al círculo de su presidente Vladimir Putin con el que comparte amistad y afición por las artes marciales. Fútbol y política para una política mal entendida del deporte. Nosotros, los vascos, con cinco equipos en una de las ligas más cotizadas del continente, seguimos sin equipo nacional por mor de la presión política hispano-francesa ante instituciones de tan dudosa honorabilidad como FIFA y UEFA, que acogen sin embargo en su seno a Escocia, Gales, Irlanda del Norte y hasta Gibraltar. Sublevémonos de una puñetera vez exigiendo a la UEFA que abra las puertas a nuestra selección y pidámoslo masivamente a través de: https://www.change.org/p/uefa-euskal-selekzioak-nazioarteko-txapelketetan/share?after_sign_exp=default&just_signed=true

¡Que gane el mejor!


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902