Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Rajoy pide paso para presidir el nuevo Gobierno pero PSOE y C’s se lo cierran

El líder del PP lanza un aviso a quienes especulan con su marcha para evitar bloqueos y afirma que no renunciará a liderar los acuerdos
No se cierra ninguna puerta y se muestra dispuesto a negociar incluso con el PNV

M. González Maitane Bernabeu - Martes, 28 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:14h

Combo candidatos.

Combo candidatos bueno.

Galería Noticia

Combo candidatos.

Donostia- La victoria del PP en las elecciones generales abre un nuevo escenario de negociaciones para evitar otra convocatoria electoral, un proceso en el que Mariano Rajoy tendrá un papel protagonista y que no estará exento de aristas. El líder popular parece tener prisa, quiere tener cerrado el acuerdo a finales de julio, por lo que ayer emplazó a PSOE y Ciudadanos a negociar ya un Gobierno estable, pero ambos rechazaron ayudarle en su objetivo. Rajoy, no obstante, dejó claro que no renunciará a constituir el nuevo Gobierno.

El candidato del PP salió reforzado de la cita con las urnas y se hizo con 137 escaños, catorce más de los cosechados el 20-D, pero aún lejos de los 176 que le darían mayoría suficiente para gobernar. Tan lejos que ni un posible apoyo de los 32 diputados de C’s sería suficiente para alcanzar la mayoría. De hecho, si a esa suma se añadieran los votos de PNV (5) y Coalición Canaria (1), alcanzaría los 175.

“Nosotros no queremos que Rajoy gobierne, más claro no lo podemos decir”, señaló Albert Rivera el pasado 16 de junio. Esa fue una de las líneas rojas que su partido defendió durante toda la campaña que, un día después de las elecciones, parece desdibujarse. “Nunca hubo veto a Rajoy. Los escaños del PP son del PP y los de Ciudadanos son de Ciudadanos. Y los 3,2 millones que han votado a Ciudadanos no son de Rajoy ni de Sánchez, y con nuestros escaños vamos a debatir contenidos y vamos a hablar de eso”, afirmó ayer Rivera.

En esas circunstancias, el PP necesitaría alguna abstención para al menos solventar la investidura de Rajoy y comenzar a gobernar en minoría. El presidente del PP es consciente de que tiene en sus manos la posibilidad de formar nuevo Gobierno, para lo que ha decidido no cerrarse ni una sola puerta. Lo ha hecho para volver a la carga con su oferta de entendimiento mutuo bajo cualquier fórmula que permita poner en marcha la legislatura y un Gobierno estable que, de entrada, se ponga a elaborar los presupuestos del Estado y gestionar las consecuencias del brexit. Rajoy ha recordado la amplitud de su victoria sobre los demás en las urnas, sus casi ocho millones de votos y los 52 escaños que tiene por encima del segundo partido, para exigir el derecho a gobernar con cualquier fórmula que se plantee: primero en gran coalición y segundo con apoyos externos fijos que den estabilidad al nuevo Ejecutivo, con el PSOE, con Ciudadanos o con nacionalistas del PNV o CC​, según cuadre.

Pero, al margen del PSOE y de Unidos Podemos, el resto de partidos con representación parlamentaria son ERC (9), CDC (8) y EH Bildu (2). La pulsión independentista de Convergència, tradicional apoyo de gobiernos en minoría en el pasado, y sus acusaciones al Gobierno de haber “conspirado” contra ellos, complica y mucho que den vía libre a Rajoy para gobernar. Así, los focos se vuelven al PSOE y a la gran coalición deseada por Rajoy;descartado prácticamente el a su reelección por parte de los socialistas, queda por ver si deciden abstenerse para permitirle gobernar.

Han pasado pocas horas desde el cierre de las urnas y ya se aventura un intenso debate interno al respecto, pues al mismo tiempo que el secretario de Organización del PSOE, César Luena, descartó apoyar a Rajoy por “acción u omisión”, el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, decía en otra que su partido debe ir a la oposición y no obstaculizar que haya Gobierno “cuanto antes”.

El portavoz del comité electoral del PSOE, Antonio Hernando, insistió tras la reunión de la Ejecutiva del partido que no se plantean apoyar o abstenerse en la investidura de Rajoy. “No vamos a apoyar a Rajoy para la investidura ni nos vamos a abstener”, aseveró. “Tiene que ser Rajoy el que busque entre sus afines ideológicos los apoyos necesarios. Los ciudadanos han dado la iniciativa al PP y es a quien corresponde”, argumentó el portavoz socialista.

Al PSOE no le salen las cuentas para liderar un pacto de izquierdas. La suma de sus 85 escaños y los 71 que suman Unidos Podemos y las confluencias llega a 156. Solo la agrupación de todos los nacionalistas (incluidos los independentistas) valdría y los socialistas ya se opusieron a recabar esos apoyos tras el 20-D, cuando Sánchez tenía una posición más fuerte para buscar la investidura. Más lejos queda aún la unión del PSOE con Ciudadanos, cuyo pacto no ha sido respaldado por los votantes y ahora solo alcanza 117 escaños. La posibilidad de extender ese pacto a Unidos Podemos no parece factible, dado que Iglesias y Rivera la rechazaron de plano en el anterior proceso de negociaciones y nada permite pensar que ahora vayan a cambiar de opinión.

Las Cortes se constituirán el 19 de julio y días después el rey llamará a consultas a los líderes de los partidos para elevar una propuesta de candidato. Será el momento clave para saber si Rajoy ha sido capaz de lograr apoyos para intentar la investidura o si renuncia a hacerlo, como hizo tras el 20-D y como hace unos días aseguró que haría si no lograba respaldos.

un voto claveTan ajustadas están las cosas que el movimiento enfático de un solo diputado puede resolver el problema de la investidura, aunque semejante escenario requiere el cumplimiento de algunos requisitos. El primero consiste en que el PP obtenga la adhesión de Ciudadanos (137+32=169). El segundo implica el respaldo del PNV (169+5=174). Y el tercero presupone el apoyo de Coalición Canaria. El cómputo ascendería exactamente a 175 diputados, la mitad del hemiciclo, de tal manera que uno más supondría la mayoría absoluta.

La inédita situación se explica porque el diputado Pedro Quevedo, líder de Nueva Canarias, está y no está con el PSOE. Compartieron coalición en la circunscripción de Las Palmas de Gran Canaria, pero el acuerdo se desvanece en cuanto se produzca la constitución de las Cámaras porque el reglamento conduce a Quevedo al limbo heterodoxo del Grupo Mixto.

Una vez allí, el líder nacionalista canario puede destinar su voto donde considere conveniente. Y puede echarle una mano a Pedro Sánchez... votando a favor del PP o absteniéndose. Esta aparente deslealtad podría convenir a los socialistas, porque el valiosísimo sufragio de Quevedo en beneficio implícito o explícito de Rajoy permitiría al PSOE renegar del líder popular sin exponer al país a una parálisis institucional ni atribuirse el sambenito del obstruccionismo.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902