Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Tribuna abierta

Los efectos distributivos de la política monetaria

Por Joseba Madariaga - Lunes, 27 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Los efectos distributivos de la política monetaria.

Los efectos distributivos de la política monetaria.

Galería Noticia

Los efectos distributivos de la política monetaria.

La política monetaria ha cobrado especial protagonismo a lo largo de esta crisis y es la herramienta sobre la que ha basculado la actuación más contundente de las autoridades económicas. Particularmente tras agotar las posibilidades de política fiscal al comienzo de la crisis, fruto de un diagnóstico equivocado que no permitió vislumbrar el alcance de la misma. La consecuencia directa fue un desajuste de las cuentas públicas que aún hoy en el caso de España no se ha conseguido enderezar. Así, tanto el déficit público como el nivel de endeudamiento alcanzado hacen difícil disponer de un margen de actuación fiscal a los diferentes gobiernos.

En este sentido, es justo reconocer que hay intentos interesantes desde una perspectiva supranacional como el llamado Plan Juncker, pero tanto el importe como las dificultades de implementación hacen que sus efectos reales pasen desapercibidos para la ciudadanía.

Pero volviendo a la política monetaria, el Banco Central Europeo (BCE) se ha visto finalmente obligado a actuar a través de la denominada política no convencional ante la amenaza de deflación tras la fuerte caída de los precios del petróleo y materias primas, en un entorno económico en el que el dinamismo brilla por su ausencia. Hay que resaltar que las medidas adoptadas causan gran controversia entre los profesionales de la economía y las críticas se centran principalmente en los efectos a medio plazo sobre la inflación cuyo alcance es difícil de prever. Sin embargo, y por el momento, el riesgo sobre la variación de los precios se mueve más a la baja que al alza. Son precisamente las autoridades alemanas las más incisivas en sus críticas, aunque Jens Weidmann, el presidente del Bundesbank, últimamente ha defendido las decisiones tomadas, lo que no deja de ser una buena noticia.

Pero, ¿es efectiva la política monetaria no convencional? Ciertamente, en un entorno en el que los tipos están al cero, la política monetaria no convencional -quantitative easing- afecta al precio de los activos. Así, tras el anuncio del presidente del BCE, Mario Draghi, el 22 de enero de 2015, el rendimiento del bono español a 10 años cayó un 0,14%, la bolsa subió un 1,62% y el euro se depreció un 1,32%, movimientos coherentes con la medida adoptada. La cuestión es que estos movimientos podrían afectar al consumo, uno de los canales más relevantes por el que se transmite la política monetaria.

La razón es obvia: al afectar al alza al precio de los activos, influye en la riqueza de las familias y ello puede tener su reflejo en el gasto de las mismas. No obstante, la transmisión a través de este canal depende de cómo ajustan las familias el gasto ante cambios súbitos en su riqueza.

En cualquier caso, la existencia de una cierta asimetría hace que la discusión del efecto de la política monetaria sobre la distribución sea pertinente. Además, la asimetría introduce un problema adicional a la transmisión de la política monetaria dificultándola, ya que la propensión marginal a consumir (lo que se consume por cada euro de renta) disminuye a medida que aumenta la renta, por lo que la traslación del efecto riqueza al consumo es más dificultosa cuanto mayor sea la desigualdad.

Lo que también parece evidente es la necesidad de combinar las medidas monetarias con otras que las acompañen, bien sean de carácter estructural o bien de carácter fiscal. El delicado equilibrio económico en el que vivimos requiere de una apuesta decidida para dejar atrás a la crisis. La cuestión es que los diferentes países se ven ciertamente maniatados a la hora de tomar medidas adicionales. En ocasiones porque son impopulares y su coste a corto plazo no se ve compensado por los beneficios a medio plazo, aunque en esta cuestión tiene mucho que ver la duración del ciclo político. En otras, porque los gobiernos se encuentran sujetos a las reglas fiscales que dejan escaso margen de maniobra. Y finalmente, porque la crisis ha dejado muy maltrecha a la ciudadanía y ha abierto una brecha muy grande con los partidos políticos que han venido gobernando a lo largo de los últimos años, algo que ha favorecido la aparición de otros partidos lo que, no sólo dificulta la gobernabilidad, sino que introduce riesgos adicionales a la ya de por sí delicada situación en un momento en el que resulta más necesaria que nunca la confianza y el crecimiento económico.



COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902