Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Andrés Krakenberger portavoz de la Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar

“Tenemos que tener un equipo de abogados eficaz porque está claro que Pablo puede volver a ser condenado a muerte”

El preso de origen vasco Pablo Ibar se enfrenta a un nuevo juicio en Florida tras cumplir 16 años en el corredor de la muerte. Krakenberger aúna esfuerzos para liberarlo

Una entrevista de Aitor Anuncibay Fotografía Esti Veintemillas - Domingo, 26 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Andres

Galería Noticia

Andres

donostia- ¿Cómo se siente Pablo Ibar ahora?

-Por las noticias que tengo, está bastante bien en el sentido de que es perfectamente consciente de que hemos avanzado, ya no está en el corredor. Pero como ya empieza a ver, aunque a lo lejos, una luz al final del túnel, la reacción lógica es que está muy impaciente y se pone muy nervioso.

¿Cómo va a ir el proceso a partir de ahora?

-Ahora hay conferencias de seguimiento. Esto significa que, en Estados Unidos, el juez lleva a las partes a su despacho fuera del juicio y hablan de las reglas del juego o de temas organizativos, no de lo que se juzga. En Florida, esas conferencias no son a puerta cerrada como en la mayoría de los estados de EEUU sino que se hacen con luz y taquígrafos. La primera la tuvimos el 10 de junio y otra este último jueves -en la que el Estado pidió que la defensa explicitara si tenía nuevas pruebas-. El 1 de julio habrá otra, en la que el Estado tendrá que dar su opinión sobre las siete mociones que hemos planteado. Va a haber muchas conferencias de seguimiento antes de que empiece el juicio. Y no podemos hacer una estimación de cuánto tardará en comenzar. La intención del juez es proceder lo más rápido posible.

¿Qué pasos se van a dar en el nuevo juicio?

-Los tiempos no se pueden determinar hoy por hoy. Para empezar, hay que buscar testigos del año 1994. Hay multitud de detalles organizativos y de todo tipo para atender. Hemos presentado siete mociones y el juez tendrá que decidir al respecto.

¿Cuáles?

-Entre ellas, que no se acepten en el juicio las transcripciones de los testimonios del año 94 porque si entonces tuvimos un abogado ineficaz es obvio que los interrogatorios que hizo a los testigos no fueron todo lo adecuados que hubiera sido necesario. No queremos las transcripciones;sí los testigos para interrogarles con nuestro eficaz equipo de letrados de ahora. Otra cosa que pedimos es que no se admita como prueba el vídeo de los asesinatos en el que dicen que aparece Pablo. Estimamos que sirve para establecer los hechos que ocurrieron, pero no para hacer ninguna identificación. A nada que sea estudiado por un experto en reconocimiento facial, y nosotros lo hemos hecho analizar por uno de Scotland Yard, no sirve como prueba.

¿Qué les explicó ese especialista?

-Viene a decir que todos tenemos una serie de puntos cardinales en los rostros, que es lo que permite una comparativa entre una foto y otra de una misma persona. En la fotografía del vídeo coinciden algunos puntos pero otros muchos no. Pero es que la calidad de la imagen es tan ínfima que el propio experto dice que con esa foto no se puede afirmar ni que sea Pablo ni que no sea. No sirve como prueba.

¿Qué interés pueden tener la Policía o las autoridades judiciales para seguir adelante con este proceso cuando parece que se sostiene en pruebas poco rigurosas?

-Una característica muy curiosa del sistema judicial de Estados Unidos es que el juez, el fiscal y el jefe de Policía son electos. A primera vista dices que eso es hasta bueno porque acercas el umbral de elegir esos cargos al pueblo. Pero tiene un efecto perverso y es que toda esta gente luego quiere ser reelegida y, para eso, hacen unas campañas electorales en las que se quieren presentar como los campeones de la lucha contra el crimen y, para ello, presentan unas estadísticas diciendo que han conseguido tantas detenciones, tantas declaraciones de culpabilidad, tantas condenas y tantas penas de muerte. Eso produce ahora la incapacidad de corregir lo anterior.

Eso, en concreto, ¿qué ha supuesto?

-El Estado de Florida no tiene ni información ni pruebas nuevas. Conoce perfectamente las nuestras porque las hemos estado presentando, apelación tras apelación, todos estos años. Y, a pesar de eso, el 10 de junio envían su notificación formal de pedir de nuevo la pena de muerte para Pablo. Para ellos es un mero trámite y para nosotros no.

¿Existe la posibilidad de que Pablo Ibar vuelva otra vez al corredor de la muerte?

-Tengo mucha dificultad con esa pregunta porque si dices que no, que tienes un equipo de abogados eficaz, eso puede dar una sensación de que está todo ganado y todo va bien y que no vale la pena esforzarse ya más. ¡Ojo! Es que le acaban de volver a pedir una pena de muerte. ¿Podrá volver a ser condenado a muerte? Claro que puede. Y eso es lo grave y por eso tenemos que tener ese equipo de abogados eficaz.

¿Qué estado de opinión hay en Florida respecto a este caso?

-Ha pasado mucho tiempo desde 1994. Fue muy mediático en su momento, pero sí que he notado que la prensa de Florida trata ahora el caso con inusitado respeto, que no tenía en el 94. También es lógico, porque que todo un Tribunal Supremo de Florida diga que no confía en el resultado del juicio del año 2000, que hubo un abogado ineficaz y que observe que las pruebas eran escasas y débiles, ha hecho que la prensa, que suele ser bastante pro pena de muerte, lo tome con cierto respeto.

¿Eso puede jugar a favor de Pablo Ibar?

-No debería, pero sin duda eso ocurre. Cuántos casos conocemos aquí que están en la prensa y en los que ya la opinión pública ha condenado a la persona. Eso es así.

¿Si Pablo hubiese venido de una familia acaudalada estaría en la cárcel?

-Creo que sería muy poco probable que estuviera en la cárcel si fuera de una familia acaudalada y le hubieran pagado un equipo de abogados como el que tiene ahora. Hay excelentes profesionales en el turno de oficio en EEUU pero hay cosas evidentes. Una, un abogado de oficio por muy bueno que sea siempre va a tener unos cuantos casos simultáneamente y eso limita la cantidad de atención que puede prestar a cada uno de ellos. Con los abogados de pago no ocurre porque llevan uno o dos juicios a lo sumo. También, el abogado de oficio de Pablo no estaba en su mejor momento personal, aunque sí tenía un buen historial en materia de pena de muerte.

¿Cómo va la recaudación para pagar a los nuevos abogados?

-Tampoco es una cifra alta para lo que es la praxis judicial privada en Estados Unidos. Tenemos un presupuesto de 1,16 millones de euros, de los cuales 988.000 euros son para abogados y el resto para pruebas periciales. Tenemos algo más de la mitad recaudado.

¿Las aportaciones particulares van por buen camino?

-Van bien pero lentas. Y es comprensible porque la gente querrá ver qué pasa con las aportaciones de las instituciones. Ahora estamos visitando todas ellas, tanto del País Vasco como del resto del Estado, con idea de recaudar lo más posible. Pero siendo la situación económica la que es no podemos estar seguros de recaudar todo lo que sea necesario. En esa tesitura hemos abierto una cuenta de crowdfunding porque sería absolutamente inaceptable que consiguiéramos la libertad de Pablo para que saliera y se encontrara una deuda morrocotuda multimillonaria. Sería casi una segunda condena. Vamos a hacer todo lo posible para que eso no ocurra.

Ha salido del corredor de la muerte y ahora está en prisión. ¿Se ha reducido la distancia para que sus familiares le visiten?

-Antes eran siete horas de viaje por trayecto y ahora algo más de dos. Parece paradójico pero, en algunos aspectos, la familia y Pablo han ganado y en otros han perdido respecto al corredor de la muerte. Allí, las visitas eran los sábados desde las 10.00 hasta las 18.00 horas en una habitación tipo cafetería donde las diversas familias se juntaban con sus presos. En la cárcel “normal” de ahora, las visitas son los jueves y los domingos durante una hora solamente y, además, no presenciales sino a través de una pantalla de ordenador tipo Skype. En el lado positivo, la familia sí puede tener contacto telefónico con él con relativa facilidad. Salvo las comidas y las horas de dormir, pueden llamar a cualquier hora. La limitación es que es un módulo de 45 presos y hay 4 o 5 teléfonos.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902