Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Donde las aguas termales aún siguen fluyendo

En el siglo XIX el turismo termal vivió su época dorada y hasta once balnearios abrieron sus puertas en Gipuzkoa, de los cuales sólo el balneario de Zestoa sigue en activo.

Un reportaje de Ane Roteta - Jueves, 23 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Entrada actual del balneario de Zestoa, único que queda en Gipuzkoa.

Galería Noticia

Entrada actual del balneario de Zestoa, único que queda en Gipuzkoa.

Si de algo puede presumir Zestoa es de su balneario, ya que sus inicios se remontan a finales del siglo XVIII y hoy en día es el único lugar en Gipuzkoa donde se puede disfrutar de las aguas termales y sus fuentes minerales. Gipuzkoa se convirtió en una de las provincias más importantes de la balneoterapia en el siglo XIX y hasta once balnearios iniciaron su actividad en el sector termal, pero Zestoa fue la cuna donde nació ese movimiento, ya que sus aguas, denominadas de Gesalaga, se declararon de utilidad pública en 1792, y para el año 1776 ya existía una pequeña casa de baños construida por Vicente de Lili. En los años posteriores, debido al desacuerdo con el Ayuntamiento de Zestoa y a las carencias económicas, la familia Lili vendió el terreno de las aguas a Francisco Gutiérrez de la Huerta, aunque fue el Marqués de San Millán quien inició los trabajos de construcción del primer gran establecimiento de baños al cumplir su deseo de hacerse con las aguas.
Aunque la historia de este emblemático lugar se remonta al siglo XVIII, la apertura del balneario de Zestoa llegó en 1804 y hasta 1827 fue el único lugar en la provincia donde la aristocracia tomaba sus baños como elemento de sanación. Entonces, se inauguró el balneario de Santa Águeda, en Arrasate, y posteriormente, hasta el año 1868 se sumaron los balnearios de Aretxabaleta, Alzola (Elgoibar), Azkoitia, Ormaiztegi o Eskoriatza, entre otros. Gipuzkoa vivió en aquellos años una auténtica época dorada en el sector termal, del cual sólo ha sobrevivido el de Zestoa.
Actualmente, las talasoterapias y los spas suelen ser muy concurridos, pero nada tienen que ver con la esencia de los balnearios. Y es que mientras los dos primeros utilizan agua de mar, en los balnearios la materia prima es el agua de manantial, que surge de pozos en la tierra y sale a temperaturas entre los 25 y 30 grados. "Tenemos dos manantiales, el de San Ignacio y el de la Natividad. Una está indicada para enfermedades del riñón y otra para enfermedades del hígado. No hay ninguna duda de que el agua es una fuente de salud y es cierto que el agua termal cura. Y no es que lo diga yo, es que lo he visto con mis propios ojos", afirma Ignacio Cabrero, director del balneario desde el 2003. Asimismo, Ignacio reconoce que muchos de los clientes acuden por problemas de salud y que siempre que el tratamiento sea largo el cliente pasa por consulta y el médico les hace un tratamiento personalizado. "El agua tiene unos componentes y unas cantidades de sodio, cloro u otros elementos químicos, y todos tienen que pasar por el médico, porque un tratamiento puede ser saludable para una persona pero perjudicial para otra", señala Ignacio.
Fiel al estilo del s. xix El balneario, que también se convirtió en hotel en 1983, fue totalmente renovado en 1985. Desde entonces, la joya de Zestoa cuenta con 127 habitaciones, un gran comedor, un comedor árabe, un salón de teatro y otro comedor. "No hay muchos establecimientos donde se tenga tal variedad de salones tan amplios, que sirven para hacer eventos, congresos o bodas" destaca. Todo ello manteniendo el estilo de finales del siglo XIX, que hace que el visitante que vaya a disfrutar de las aguas o a alojarse en el hotel se transporte a aquella época. Un lugar único y mágico que ha sobrevivido al paso de los años y que sigue "adaptándose a los tiempos".


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902