Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
PSOE

“La mejor fórmula es que Sánchez tenga un buen resultado para poder bajarle los humos a Podemos”

Odón Elorza (Donostia, 1955) vuelve a presentarse al Congreso con un discurso crítico con lo ocurrido durante estos seis meses. También con su propio partido

Jurdan Arretxe Ruben Plaza - Jueves, 23 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Odón Elorza

Galería Noticia

Odón Elorza

donostia- ¿Cómo está viendo la campaña electoral?

-Lo más importante van a ser los indecisos, que se van a decantar incluso el mismo domingo. Los resultados están bastante en el aire, se pueden confirmar las encuestas o que, en vez de sorpasso, haya sorpresa. El PSOE ha cogido ritmo según ha avanzado la campaña a pesar de muchas cosas y está llegando al corazón de muchos votantes socialistas para que sean conscientes de que el 26 se juega un gobierno que permita salir de la crisis de modo alternativo a las políticas del PP y con un modelo que no parta de una posición extrema, porque las políticas desde los extremos no suelen aportar soluciones a las crisis ni se garantiza la gobernabilidad.

¿Cuál está siendo el tema decisivo de esta campaña?

-La credibilidad de los mensajes. Lamentablemente, no se está debatiendo sobre el salario social, la renta mínima vital o las pensiones, que junto con la precariedad son los temas grandes. No, se habla de quién gana, del sorpasso, y la agenda se ve marcada por esa evolución ideológica imparable de Podemos, que cada dos o tres semanas cambia de ideología o añade una capa a esa amalgama de por sí variopinta que es la coalición.

¿De quién es la culpa de la repetición electoral?

-Lo tengo claro, lamento ser tan rotundo: del PP y de Podemos. En nuestro caso más de Podemos, porque tenía la posibilidad de introducir mejoras en el acuerdo programático que teníamos con Ciudadanos y votar la investidura. Antes del 20-D Podemos adoptó el acuerdo no explícito de que si no superaban al PSOE, nunca pactarían con nosotros para evitar que nos consolidáramos en este nuevo ciclo. Son quienes han dejado pasar dos oportunidades, han resucitado a Rajoy y nos han abocado a unas elecciones, porque el PP y Rajoy la misma noche del 20-D no tenían con quién pactar y querían anticipadas.

¿Ve seguro su escaño?

-No, no, no. Todo está un poco en el aire por lo que digo, porque hay un 30%-32% que no ha decidido el voto. Eso vale para un resultado en Madrid o Barcelona o Euskadi. Hay que seguir.

¿Cuál es su agenda vasca?

-La denomino agenda social vasca. Para el PNV, la agenda vasca es la agenda de contenidos soberanistas como el derecho a decidir, otro estatus de relación con España… cuando la agenda social es aquella que debe incorporar las preocupaciones fundamentales de la ciudadanía: acabar con la precariedad, las garantías de un sistema público de pensiones, que se destine una partida bastante mayor para ayudar a las pymes que presenten proyectos que incorporan I+D+i para desarrollar y competir… Además, que esa agenda contemple la transferencia inmediata de Cercanías Renfe, que avancen las obras del AVE con adjudicaciones sin trampa -no como las que denuncié de 2015 del nudo de Bergara con bajas temerarias del 50%-, que se defina la conexión Vitoria-Burgos, la entrada en las cuatro ciudades vascas… Es importante retomar el convenio que se firmó con la ministra Garmendia para impulsar el CNIE (Centro Nacional de Investigación del Envejecimiento) en Miramon, que puede permitir que vuelvan chicos y chicos vascas que están ahora por Europa...

¿Cuál es el primer tema sobre Gipuzkoa que registrará en Madrid?

-Posiblemente, cuántos proyectos presentados por pymes vascas van a tener acogida y apoyo del Estado para el Plan Juncker. En segundo lugar, un trabajo que estoy haciendo para viabilizar el traspaso de Renfe-Cercanías a Euskadi. Tener la Y vasca es importante para estar en los corredores europeos, pero no olvidemos las Cercanías. Hay experiencia sobrada para hacer con Euskotren una red fantástica. La transferencia es elemental.

¿Habrá terceras elecciones?

-Sería una aberración para la democracia que los partidos no sean capaces desde la generosidad política ponerse de acuerdo para formar un gobierno lo suficientemente progresista y reformista para revertir las políticas del PP. Si no, ninguno se debería volver a presentar. A todos se nos debería caer la cara de vergüenza.

¿Le sorprenden las grabaciones sobre el ministro del Interior?

-Sí. No es bueno que nos acostumbremos a estos abusos de autoridad y de mala utilización de la estructura del Estado. Me indigna. No tiene otra cosa que hacer más que irse, porque en su caso llueve sobre mojado.

¿Qué es lo que más le sorprende?

-En este mundo de la política en España en el que a veces no sabes lo que es realidad y lo que es ficción, lo que más me llama la atención es que la grabación sea en su propio despacho.

Las encuestas lo prevén. ¿Por qué va a ganar el PP?

-Bueno, eso dicen las encuestas… Por ahora evidencian ese voto sociológico de derechas en España, porque las situaciones de crisis generan miedo y hay gente que piensa que sus ahorritos están más garantizados con un gobierno de derechas, lo cual es falso. Ellos tienen un suelo bastante fijo. Tantos años de dictadura han dejado huella y eso está ahí.

¿Se siente el PSOE a merced de los movimientos de Podemos en esta especie de partida de ajedrez?

-No, a merced no diría yo. A nosotros nos ha hecho daño y arrastramos como elemento que genera confusión y pérdida de credibilidad determinadas voces internas. A finales de diciembre por una serie de declaraciones y una resolución del Comité Federal parecía que los socialistas nos queríamos suicidar. Hubo declaraciones que no venían a cuento, tremendamente inconvenientes para Pedro Sánchez y su labor, que prejuzgaban cosas sin necesidad… Nos han hecho daño esas declaraciones internas que se han producido hasta hace poco y que quizá, quizá expresen una batalla de poder.

¿Y el papel de Podemos?

-Podemos es un partido atrapalotodo. Desde la posición de hace dos años en la que decían que las ideologías eran juegos de trileros y no contaban, pasando por el recordatorio de que han asesorado al régimen chavista hasta llegar a poner como modelos a seguir a Grecia, Brasil o Venezuela, cuando han sido un fracaso, sobre todo la Grecia de Tsipras y Syriza, donde gobiernan con un partido de derecha nacionalista. Han tenido esa capacidad y frivolidad de lanzar frases huecas y felices como la sonrisa, el corazón, la fábrica de amoro el asalto a los cielos pero no sustenta una fuerza cohesionada, rigurosa y experimentada para asumir una tarea de gobierno muy compleja, más allá de que les guste controlar a los jueces o al servicio de espionaje.

¿Con qué fórmula logrará Pedro Sánchez ser presidente?

-La fórmula la darán los resultados. La mejor fórmula es que Pedro Sánchez tenga un buen resultado para poder bajarle los humos a Podemos y, desde esa posición, abrir un diálogo en el que nadie se sienta postre o plato principal con un conjunto de fuerzas de izquierdas, progresistas y reformistas. Todo hará falta. Tiene que ser una negociación con mucha inteligencia para evitar susceptibilidades, cosa que quizá igual no acertamos del todo en el proceso anterior al centrarse mucho con Ciudadanos.

¿Negociarían con PNV y EH Bildu?

-Al hablar no hay que poner líneas rojas. El diálogo debe estar abierto a todas las fuerzas democráticas, que entiendo que son todas las que concurren. Otra cosa es que el diálogo no prospere, pero sentarnos es un gesto necesario que teníamos que haber hecho en el anterior proceso. Es posible entenderse razonablemente con el PNV para aquellas cuestiones que interesan al común de los ciudadanos: las pensiones, la precariedad laboral, la reforma de varias leyes, temas estatutarios, la consolidación del proceso de paz y convivencia, política penitenciaria… Cuando los socialistas han gobernado en La Moncloa, a Euskadi le ha ido bien.

Le veo dispuesto a hablar con EH Bildu, a diferencia de lo que hizo el PSOE tras el 20-D.

-El diálogo no admite líneas rojas. Otra cosa es que no se traduzca en nada. En política, el diálogo es necesario aunque sea para manifestar discrepancias. Incluso con el PP, para cantarles las 40, aunque habrá que llegar a acuerdos constitucionales y, si son sensatos, en leyes sectoriales como Educación o Pacto de Toledo. También hay que hablar con ERC, como se hizo al final. ¿No se habla en una mesa del Parlamento pero sí en Barcelona, como con el presidente de la Generalitat?

Si PP y Ciudadanos es el acuerdo con más escaños, ¿les dejarían hacer?

-Pedro lo ha repetido, el PSOE ni participará en una Gran Coalición ni hará por activa o por pasiva nada que sea apoyar al PP, sea el que sea su candidato. Está muy claro en el PSOE. Lo hemos practicado estos seis meses y lo volvemos a decir. Otra cosa es que a alguien no le interese creérselo. Con el PP se podrá dialogar y llegar a acuerdos puntuales en leyes, pero no de gobierno o programáticos.

¿Cómo explica el vídeo en el que Pedro Sánchez hace como que se limpia la mano después de dársela a dos personas negras?

-Hay grupos muy nerviosos, especialmente el PP, y no dudan en jugar sucio. Lo han hecho durante cuatro años con la corrupción, con la democracia, un montón de políticas sociales provocando el sufrimiento de millones de familias y es una gente que es así, me refiero a los dirigentes. Es gente con las manos sucias. No soy de los que, como Pedro, me hubiera retractado de lo que dijo sobre Rajoy: como personaje político es indigno e indecente. No me retractaría. Como persona será una bellísima persona en su casa y para quien le quiera.

¿Son estas la primera vuelta de las autonómicas?

-No, cada elección es diferente. La motivación, los liderazgos y los objetivos son diferentes. Alguien podrá hacer la lectura de tendencias, pero no son definitorias de lo que vaya a pasar. Hay un largo verano y más.

PP y PSE, ambos, están en caída en la CAV. ¿Le lleva a alguna reflexión sobre el constitucionalismo en la CAV?

-Sin duda, claro que me lleva, también a nuestra magnífica candidata, Idoia Mendia. Hay que saber hacer una propuesta política que como PSE que sea muy sólida y enraice con nuestra identidad en Euskadi durante muchos años: partido con experiencia de gobierno, de progreso, que apuesta por la gobernabilidad, que ha defendido los derechos sociales y las libertades desde siempre, con cultura de pacto para hablar con el PNV y otras fuerzas… Así goberné San Sebastián 20 años, pactando con todos menos HB. Claro que me preocupa. No podemos estar felices y contentos diciendo que vamos muy bien. Idoia Mendia es consciente y se están celebrando reuniones y trabajos para orientar la campaña autonómica en cuanto pasen las generales.

¿Corre el PSE el riesgo de quedar diluido entre ser muleta del PNV y que Podemos le quite el espacio de izquierdas?

-Para evitarlo hay que decir que Podemos defiende en Gipuzkoa cosas superadas. Rechazo al TAV, posición de Bildu;rechazo al plan integral de tratamiento de la basura, igual que Bildu;rechazo a las inversiones con gran rentabilidad social para extender el Topo -no hablo de metro sino de Topo de toda la vida-, unir barrios y el campus universitario;también defienden el derecho a decidir… ¿Podemos qué aporta? Los derechos sociales y otros planteamientos se la sudan. El PSE tiene que plantear iniciativas novedosas en torno al empleo, al seguimiento de multinacionales en Euskadi para que no se vayan… Tienen un discurso muy florido para conectar con la gente, pero con poca base y rigor.

¿La negociación por La Moncloa coincidirá con la campaña vasca?

-Sería una mala señal. Quiero tener la esperanza de que la negociación, primero programática y luego para formar gobierno, no dejará pasar todo el verano. Correríamos el riesgo de algunos jueguen a las terceras elecciones. Los partidos hemos aprendido a que no hay que esperar a ver quién es el más valiente para arrancarse. Hay que ponerse hoz y coz para lograr el gobierno con mayor grado de cohesión posible, con planes de urgencia para revertir las políticas antisociales del PP. Con esa mentalidad hay que ir a las elecciones y al Congreso el día siguiente.

las claves

“La derecha tiene un suelo electoral bastante fijo. Tantos años de dictadura han dejado huella y eso está ahí”

“Fernández Díaz no tiene otra cosa que hacer más que irse, porque llueve sobre mojado;lo más sorprendente es que la grabación sea en su despacho”

“El diálogo debe estar abierto a todas las fuerzas democráticas, que entiendo que son todas las que concurren”

“No soy de los que, como Pedro, me hubiera retractado de lo que dijo sobre Rajoy: como personaje político es indigno e indecente”


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902