Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Hondarribia vuelve por donde se fue

REMO | La ‘Ama Guadalupekoa’ navegó en la vuelta a la competición por el mismo cauce que en 2015: victoriosa y cautelosa ante el aliciente de ganar su tercera Corona consecutiva

Jabier Izquierdo - Martes, 21 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Hondarribia, al término de la regata del pasado domingo en Sevilla.

Hondarribia, al término de la regata del pasado domingo en Sevilla. (Lince)

Galería Noticia

Hondarribia, al término de la regata del pasado domingo en Sevilla.

donostia- El avión alzó el vuelo tarde. Sobre las nueve y media de la noche. Y en su interior, estaba él. Tras una dulce espera en el aeropuerto, se despidió de Sevilla con la primera bandera en la bodega y una paliza en la cintura. Su angustia estaba superada y una abundante hidratación ayudó a que su cuerpo recuperara bien. Fue el dos de babor de Hondarribia en el Guadalquivir y sus últimas paladas, con un brazo y sin apenas poder inclinarse, reflejó el sufrimiento de una victoria en la Liga San Miguel. Beñat Egiazu, a sus 22 años, encarna al joven canterano que se ha hecho un hueco en la Ama Guadalupekoa, la primera líder del año.

También de la casa, pero con algunos años más encima, guió a la trainera Ioseba Amunarriz. Y en la proa, en la otra punta del bote, un debutante que “tenía ganas de una nueva motivación”: Urko Redondo. Los tres analizan desde sus diferentes posiciones cómo pudo ser que Hondarribia volviera a la competición igual que se fue: en lo más alto.

Un golpe de calor le hizo pasar un mal rato a Egiazu. “Ya estoy mejor, noto paliza en la zona de la cintura, pero nada más”, reconocía ayer aliviado a este periódico. “Al salir del agua me encontraba algo deshidratado, hasta que comimos me costó recuperarme”. Una buena comilona de celebración en un restaurante sevillano seguro ayudó en la mejoría del hondarribiarra, que aún no se explica qué le pudo suceder: “Me hidraté bien y no sentí molestias en el calentamiento. El calor me afectó más que al resto;la próxima vez, eso sí, tomaré más precauciones”.

“Hubo un momento en el que el chaval no podía más, aún quedaba regata y me preocupó que se pudiera desmayar si seguía así, pero le echó carácter y quise tener ese detalle con él”, explica Amunarriz del detalle. Fue un gesto sencillo, de los que hacen equipo, y que, por cierto, gracias a un vídeo de la recogida de la bandera, que colgó en las redes la Liga San Miguel -siempre innovando con detalles audiovisuales para goce del aficionado-, se pudo ver. La txapela de campeón acabó en la cabeza de Egiazu, entregada por el patrón Amunarriz. “Sufrió mucho y se lo merecía”, comenta el detallista;“es un gesto de veterano que le agradezco y que sé que le sale natural”, responde el protagonista.

La unión es indudable en el bote, pero hay doce embarcaciones unidas en la competición y no por ello navegaron todas igual de rápidas por el Guadalquivir. “Las sensaciones de los tres primeros largos fueron muy buenas, anduvimos como queríamos”, destaca Egiazu.

Amunarriz y Redondo recuerdan la dureza: “Fue una regata con mucho calor, muy física, donde costaba sacar cada palada”. En definitiva, una regata “diferente”, como califica Amunarriz, donde el viento tuvo más incidencia de la prevista. Al menos, en opinión de Egiazu: “En los dos últimos largos el viento bajó y eso nos permitió remontar;si el viento hubiera ido a más, no les habríamos ganado”.

Astillero fue la sorpresa en el estreno, y la muestra de que “no somos máquinas y que las demás traineras también andan”, según el joven canterano. “Cuando en el calentamiento supimos de su tiempo, ya sentimos que era bueno. Después, ya en acción, en la segunda ciaboga entramos por delante en la tanda y escuchamos por megafonía que Astillero estaba a cuatro segundos, así que en el tercer largo, que era el nuestro, porque el viento había bajado, fuimos a por la bandera. Urdaibai subió en el último largo también, así que hasta la última palada tuvimos que apretar”, resume la regata Redondo.

Los primeros doce puntos ya están en el zurrón de laAma Guadalupekoa, pero la cautela suma muchos más en el bote. “Parece que hemos llegado bien, pero esta regata no quiere decir nada. El inicio de la temporada creo que estará más presente dentro de 15 días”, opina su patrón. De la misma cuerda es Redondo, que en la primera regata despejó la incógnita de Kaiku y Urdaibai: “Se ve que están en la pelea ambos, y habrá muchas regatas que habrá sorpresas. Esto es muy largo. Si no se puede ganar, debemos intentar hacer segundo;y si no se puede hacer segundo, hacer tercero”.

En lo que coinciden el trío guipuzcoano es en que la victoria le ha dado al bote “un plus de confianza y golpe de moral fuerte, una confirmación de que se están haciendo bien las cosas”.

Egiazu, eso sí, le otorga un valor especial al triunfo en Sevilla: “Cuantitativamente, te vas a jugar los mismos puntos el domingo que en la jornada siete, pero no es lo mismo hacer un quinto puesto ahora que en la séptima regata”. Y lo explica: “Ahora son dos semanas con esa sensación del puesto que has sacado. Te pueden entrar dudas... El ser primeros nos da la tranquilidad de saber que podemos estar arriba. Tener la seguridad de que haciendo la cosas bien, podemos luchar por cada bandera”.

“Mejor no podía debutar”Urko Redondo abandonó Orio el pasado otoño para recalar en Hondarribia. Una decisión, la de abandonar el club de su pueblo, tomada en busca de “una nueva motivación personal”, y con la ilusión de “contribuir a este proyecto poniendo mi granito de arena para que esta trainera aspire a su tercera Corona consecutiva”. “Posee una remada bien engrasada y me gustaba su proyecto por lo claro que tienen el cómo y de qué manera se ha de trabajar”, reconoce al hablar de su aterrizaje.

Ayer debutó como proel, relevando a un mítico en las tostas verdes como Txalo Carrión. “Fue una regata bonita, dominamos la tanda y me sentí a gusto. Con la victoria mejor no podía debutar”, explica.

Él no estuvo en la histórica campaña 2015 de Hondarribia, pero ve “un grupo amplio con ganas de remar y entrar. En la B incluso se ve, así que cada día hay que ganarse el puesto”.

¿Es este uno de los puntos más importantes que han llevado al bote bidasotarra a mantener el nivel tras el éxito? “Todos somos conscientes de que el triunfo te puede relajar, pero todos hacemos especial esfuerzo por no hacerlo. Seguimos entrenando y cuidándonos igual y la competencia sana también hace que el bote sea mejor, que queramos seguir ganando”, responde Egiazu.

“Mikel Orbañanos es el responsable de este éxito -asegura Amunarriz-. Trabaja por la unión del grupo, intenta que el bote sea igual de rápido que el año pasado. Él no es tanto de arengas sino de transmitir la confianza en los entrenamientos: en el día a día nos dice que sigamos esforzándonos, que hagamos bien las cosas y que apliquemos en la competición lo que él nos pide en los entrenos”. Y por lo visto en Sevilla, sus pupilos le siguen haciendo caso.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902