Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Opinión

Más sustos al rey, no

Por Juan Mari Gastaca - Domingo, 19 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:15h

Juan Mari Gastaca

Galería Noticia

Juan Mari Gastaca

Sigilosamente se escucha decir a quienes dicen que saben cuatro cosas de las interioridades de La Zarzuela que el rey Felipe VI tardó en digerir el sofoco que le supuso la negativa de Mariano Rajoy a emprender el proceso de su investidura. A tal extremo llegó la sorpresa del monarca que no dudó apenas un segundo en transmitírsela al presidente del Congreso, Patxi López, cuando le recibió en audiencia tras cerrar la primera ronda con los líderes de los partidos representados en el Parlamento español. ¿Y ahora qué hacemos?, se preguntaron incrédulos dos de los tres principales representantes del Estado, sentados uno frente al otro. En verdad que la escena era inédita y evidenciaba toda una inquietante laguna en el ordenamiento legislativo. La solución de urgencia vino del lado socialista y en los mentideros bien informados de la Corte hay quienes se la atribuyen a López desde la responsabilidad de su cargo institucional. Pedro Sánchez entendió el calado de la apelación que se le transmitía. Así, no dudó en asumir de inmediato la doble responsabilidad que se veía reflejada en una mezcla explosiva de atrevimiento político sin disponer de los votos suficientes como luego quedó retratado, y un servicio a la causa tras el vacío que representaba la sorprendente renuncia del candidato del PP, el partido ganador.

El alineamiento en dos bloques antagónicos, las bravatas de Ciudadanos contra Rajoy, los efectos colaterales del previsible sorpasso y la perniciosa fotografía del desencuentro que propició el debate de los cuatro magníficos (¿) ensombrecen el panorama de una investidura como imagina el PP para su candidato justo cuando se inicie el mes vacacional de agosto. Volverían a sonar lógicamente los tambores lejanos de unas terceras elecciones, pero hay que descartar ese cáliz en esta ocasión porque sería inaguantable política y económicamente por mucho que el verano altere por sí solo el orden de las preocupaciones sociales y coja cuerpo la distendida ocupación del sol y la playa, sobre todo de Madrid hacia abajo. Sería otro sapo que difícilmente podría engullir la salud institucional y que dejaría en una incómoda situación de nuevo al rey.

Todo indica que esta vez Rajoy, como ganador en la noche del 26-J, aceptaría el reto de procurar su investidura porque es muy posible que encuentre un escenario algo más despejado que en las elecciones anteriores, posiblemente por el desistimiento de sus rivales, enfrascados unos en cuidar sus heridas, otros en procurar acuerdos imposibles y el resto, lamiendo de nuevo su condición de dispuesto al rescate de quien le llame. Pero si el panorama se embrutece al imponerse hasta el infinito la hostilidad al diálogo y el enfrentamiento al acuerdo, no hay que pensar ni por asomo en la vía intermedia del candidato independiente que siempre fluye por algún rincón. España no es Italia. Y el rey no está para esos desafectos.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902