Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Kanpolibrean;por Xabier Iraola

Fuera de onda

la lucha contra el cambio climático es una de las prioridades de la ue y el consumidor nos irá pidiendo una mayor inclinación hacia la sostenibilidad

Por Xabier Iraola - Domingo, 19 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:16h

Galería Noticia

soy uno de los millones de personas que se tragaron el debate a cuatro entre los candidatos a presidente del Gobierno español y lo mío tiene delito, pues tenía bien claro que en aquel debate poco, o nada, se iba a hablar de cosas que realmente me interesan, o sea, Euskadi y la agricultura.

Euskadi, desde que felizmente ETA paró la maquinaria, no cuenta apenas nada en el debate político estatal y, por mucho que se empeñen los nacionalistas en presentarse a todos los sitios con “la agenda vasca” bajo el brazo, mucho me temo que los focos mediáticos apuntan en otra dirección. Por eso mismo, me llamó sobremanera la atención el desliz de Pablo Iglesias, desliz en cuanto que era un halago para un gobierno peneuvista del que despotrica un día sí y al otro también, cuando al hablar de políticas sociales afirmó que ellos quieren instaurar en España la renta básica que ya funciona en Euskadi.

La agricultura, lamentablemente, una vez más estuvo totalmente ausente del debate y, si bien Pedro Sánchez mencionó de rondón la cuestión de las ayudas, tengo que destacar que la actividad agraria como actividad económica y el desarrollo rural, más aún teniendo en cuenta el enorme problema de despoblamiento que tienen amplias zonas de la meseta, brillaron por su ausencia y, ¿qué quieren que les diga?, personalmente no me extrañó nada ni la ausencia de Euskadi del debate ni la del sector primario pero, no por ello, quería dejar pasar la ocasión sin destacarlo, negro sobre blanco.

Contrasta este olvido, al menos el agrario, con la efervescencia que observo en Bruselas, corazón comunitario, donde no salen de una para entrar en otra y así, además de la dramática cuestión de los refugiados, la seguridad ciudadana amenazada por los yihadistas y ahora las imprevisibles consecuencias del Brexit, leo en la prensa especializada que hay dirigentes políticos de turno, acompañados de los sempiternos tecnócratas que perduran a lo largo y ancho de varias legislaturas, que ya han empezado a cansar la cabeza en la enésima reforma de la anterior y continua reforma de la Política Agraria Común (PAC).

Llevamos un año de la última reforma y cuando todavía hay productores que no han visto un céntimo de la recién estrenada PAC 2015-2020, ya están los incansables de Bruselas dándole vueltas al magín y, aún con la eufemística expresión de reforma intermedia, mucho me temo que estamos en vísperas de una nueva reforma.

La triple motivación sobre la que parece ser trabajan estos insistencialistas de la reforma perenne son el ajuste presupuestario acorde al Marco Financiero 2014-2020, la simplificación de la burocracia y, finalmente, quizás con fuerzas renovadas tras el Protocolo de París, frenar el efecto invernadero.

La cuestión presupuestaria, qué quieren que les diga, me aburre soberanamente por lo que ni opino. La cuestión burocrática, si bien es importante, mucho me temo que querrán simplificarla para los administradores cuando lo verdaderamente urgente es simplificarla para los administrados, o sea, para los baserritarras y por ello, es la cuestión del cambio climático donde quisiera decir un par de cosas.

La lucha contra el cambio climático es, tras París con más ahínco, una de las prioridades de la UE y poco a poco, pero imparablemente, ha pasado a ser una cuestión transversal que afectará al conjunto de las políticas sectoriales, públicas y privadas por lo que, impepinablemente, ésta será una cuestión vital para el futuro de la política agraria europea y que afectará directamente a las directrices que, tarde o temprano, entran hasta el interior de nuestras cuadras e invernaderos, además, sin llamar a la puerta y sin esperar a nuestro permiso.

Según parece, la idea es que en el futuro la concesión de las ayudas de la PAC esté vinculada a la labor de los distintos sectores agrícolas, ganaderos y forestales en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y en la absorción de los mismos, como sumidero de estos gases a través de plantas y árboles. Pero, más allá de la siempre delicada cuestión de las ayudas directas, quisiera plantear la necesidad de contar con una estrategia público-privada, consensuada entre administradores y administrados, para direccionar nuestro sector hacia ese objetivo y para, de paso, responder a la creciente sensibilidad social para con la cuestión y las demandas de los consumidores que, cada vez más, tendrán en cuenta estas cuestiones en el momento de decidir su opción de compra .

Las diferentes administraciones exigirán a los productores, cooperativas y empresas que asuman compromisos crecientes en esa línea, que vayan incorporando certificaciones que les garanticen el cumplimiento de dichos objetivos y en la misma senda, paralelamente, el consumidor nos irá planteando una mayor inclinación hacia la sostenibilidad (km 0, producción ecológica, integrada, productos ganaderos de animales criados solo a base de hierba, reducción de la huella de carbono, hídrica, etc.). No es ninguna novedad lo que les planteo, se está dando en otros países y tarde o temprano, nos llegará.

La pregunta que me hago es: ¿está nuestro sector, productores, cooperativas y empresas , en esta “onda pesquera” y abriéndose a estos nichos o estamos en una estrategia limitada a la cuestión del precio? Ya me dirán.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902