Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Opinión

La última palabra está en Andalucía

Juan Mari Gastaca - Viernes, 17 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:14h

Las negociaciones posteriores al 20-D encallaron por el dique del referéndum catalán. Es un secreto a voces que nadie quiere airear para no levantar más polvareda, conscientes de que ese quiste independentista sigue encallado entre las bravatas de unos y los miedos de los demás. Ahora, las elecciones del 26-J cambian la ruleta y se disponen a esperar el veredicto desde Andalucía cuando llegue la hora de pergeñar la formación de gobierno o al menos, de aunar voluntades para evitar el ridículo -que no llegará- de otra polarización de bloques ideológicos sin mayoría suficiente.

Andalucía aúna todas claves para relevar a Cataluña como factor determinante del próximo Gobierno de España. Los resultados electorales que se registren esta vez en una comunidad castigada por el paro, en ese territorio marcado como otro de los tristes referentes de la corrupción institucional, vendrán cargados de más de una lectura política y, de paso, salpicarán con distinto decalaje a los cuatro partidos mayoritarios sin que sus candidatos salgan indemnes.

Mariano Rajoy, de momento, ha dispuesto en suelo andaluz el mayor número de apariciones en una misma comunidad. Es consciente de la carga política que entrañan los resultados del 26-J en esta plaza de la resistencia socialista por antonomasia pero también fuente inagotable de disgustos para los populares. Las urnas se volverán a abrir en un momento de especial tensión que se puede llevar por delante cualquier pronóstico tras anunciarse el procesamiento contra los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán, ilustres exafiliados del PSOE, por su supuesta implicación en el fraude de los ERE. Con sus reiteradas visitas durante la campaña, el candidato del PP quiere hurgar en la herida anímica que ha conmovido en exceso a la familia socialista, azorada desde hace demasiado tiempo por su dependencia parlamentaria y sometida a las exigencias de una oposición cada vez más beligerante.

El PP cree que la factura de los ERE le puede entregar la victoria en Andalucía ya que el 20-D perdió apenas por un diputado con el PSOE. Si así ocurriera, y en el conjunto de España Pedro Sánchez fuera víctima del anunciado sorpasso, ¿podrá levantar la voz Susana Díaz para incitar a la rebelión interna, o deberá morderse los labios y mirar con menos amargura un entendimiento con los populares para propugnar la abstención socialista en favor de Rajoy? La presidenta andaluza tendría muy difícil echarse a un lado en el caso de una derrota en su feudo y hostigar a Sánchez para que propicie cuanto antes un congreso extraordinario a la búsqueda de un nuevo secretario general.

Por el contrario, otra victoria siquiera por los pelos ante el PP en Andalucía y un resbalón histórico del PSOE en el resto del Estado ante Podemos llevaría a Susana Díaz a tomar el primer AVE a Madrid en la mañana del 27-J, alentada por los barones y la desmoralización de la tropa. Ante semejante decorado de hundimiento del Titanic, sería muy complicado para Sánchez dar un paso adelante porque su credibilidad como proyecto de futuro se habría difuminado para siempre y tampoco su defunción política provocaría momentos de llanto contenido en muchas Casas del Pueblo. Pero no sería conveniente dar por amortizado a Sánchez incluso cuando salga desahuciado en las urnas porque le asiste un ánimo imperturbable incluso ante el fracaso y es conocida su proverbial facilidad para sorprender con el último conejo de la chistera aunque en esta ocasión ya esté despellejado.

Y en medio del delirio socialista, Rajoy les estará esperando. Si para entonces están deprimidos por el mazazo de Pablo Iglesias, cobraría fuerza la hipótesis de que un PSOE en trance de recomposición interna cierre los ojos y abrace haciendo el menor ruido posible un acuerdo que defenderán por el interés de España mientras se relamen sus heridas durante un largo tiempo marginados en los duros bancos de la oposición. ¿Qué alternativa le queda a Susana Díaz si exhibe sin pudor dentro y fuera de Andalucía un odio visceral al entendimiento con Podemos y mucho más a su entronización como única oposición firme de la derecha? Quizá sea entonces cuando llegue el momento de plantearse seriamente si la presidenta andaluza es la solución de futuro para el desnortado socialismo español.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902