Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Colaboración

Un examen “digno”

Por Juan Ignacio Pérez Iglesias - Jueves, 16 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Alrededor de un 30% de los estudiantes que este año se han presentado a la Prueba de Acceso a la Universidad en el País Vasco se ha examinado de la asignatura Matemáticas aplicadas a las Ciencias Sociales. Muchos de esos estudiantes piensan que este año el examen ha sido muy difícil, más difícil que en años anteriores, porque era más largo y porque, según ellos, obedecía a un modelo diferente. Sostienen que no se han respetado las reglas del juego e, incluso, han solicitado la retirada del examen apoyando una iniciativa al efecto en la web change.org. Con no menos ímpetu, algunos de ellos se concentraron el pasado viernes en San Sebastián tras una pancarta en la que se podía leer Azterketa duin batengatik. MATH ERROR.

Es comprensible que muchos alumnos estén enfadados por haberse encontrado con un examen más difícil de lo esperado, sentimiento especialmente comprensible en aquéllos -más de la mitad- que eligieron la citada asignatura para la fase específica.

Aclararé que los aspirantes a universitarios, si así lo desean, pueden presentarse a dos asignaturas adicionales -específicas- mediante las que aspiran a obtener dos puntos más por cada una de ellas;son asignaturas que dependen de la carrera que quieran cursar.

En las muy demandadas, la nota obtenida en las asignaturas específicas puede resultar determinante, sobre todo si hay muchos estudiantes de otras comunidades autónomas que solicitan cursar esa carrera en nuestra universidad. Nuestros alumnos temen que, si en esas otras comunidades el examen de las asignaturas específicas es más fácil, pasarán por delante y ellos quizás no sean aceptados, por lo que tendrían que desplazarse a otras comunidades o esperar otro año para acceder aquí.

Es, por otra parte, evidente que el azar puede jugar un papel importante en el resultado de una prueba;los exámenes son unas veces más fáciles y otras más difíciles y la facilidad o dificultad puede tener su origen en factores diversos. Pero el resultado es mejor cuanto mejor se conoce la materia objeto de estudio. De hecho, cuanto mejor se prepara un examen, menos espacio se deja al efecto del azar, esto es, menos importante es que el examen sea fácil o difícil.

Quien se presenta a un examen sabe que eso es así y, de hecho, acepta con naturalidad, cuando no con alborozo, que ciertos exámenes sean fáciles. Algunos de los de este año, sin ir más lejos, han sido, a decir de los correctores, más fáciles que en años anteriores. Siguiendo la lógica de quienes exigen la retirada de la prueba objeto de polémica, los estudiantes de otras comunidades autónomas quizás deberían protestar porque nuestros chicos y chicas lo van a tener más fácil en esas asignaturas. Pero de los exámenes fáciles nadie se acuerda, al menos a efectos de dignidad o indignidad.

Un número no desdeñable de quienes han hecho el examen y muchas otras personas -seguramente allegadas- creen que la dificultad ha de ser motivo para la retirada de un examen. Y creen también que el simple hecho de haberlo preparado de acuerdo con unas pautas aprendidas, porque han funcionado en otras ocasiones, debería garantizar la buena nota, como si de esa forma se hubiesen ganado el derecho a esa buena nota. Los estudiantes que protestan no reclaman a los centros que los han preparado el no haberlo hecho de forma que pudieran superar un examen que se ajusta al temario. No. En vez de eso, reclaman a la universidad un “examen digno”, el “azterketa duin” de la pancarta de la que hablaba al principio.

Según esa sustitución, el esfuerzo personal, la autoexigencia o la responsabilidad ya no serían las bases sobre las que edificar un proyecto de vida. Ya no se trataría de asumir la responsabilidad de nuestros actos y de alcanzar un objetivo tras esforzarse en ello. Se trataría de que los responsables -sean éstos quienes sean- dispongan las cosas de tal forma que el esfuerzo a realizar no sea mayor que el que se está dispuesto a hacer.

En este contexto, la dignidad que invocan los estudiantes de la pancarta sobrepasa con creces el puro eufemismo. Porque, claro, resultaría demasiado grosero que en la pancarta figurase la expresión “azterketa erraz” (“examen fácil”);ya puestos, ¿por qué no pedir un “sobresaliente general”?

Si se desconoce el contexto, la mayoría de vascohablantes que leyeran “Azterketa duin batengatik” entenderían algo que en castellano sería “A causa de un examen digno”. Y el caso es que no deja de resultar irónico que quienes se quisieron movilizar “a favor de un examen digno” lo hicieron, en realidad, “a causa de un examen digno”. Aunque ellos no lo sabían.



COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902