Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Bertako Gaia

Más que un centro ocupacional

Para finales de año, Cáritas abrirá en el polígono Kataide de Arrasate un centro que compaginará actividades ocupacionales con la formación para el empleo, y que tendrá capacidad para unas 80 personas en situación de vulnerabilidad social

Anabel Domínguez - Miércoles, 15 de Junio de 2016 - Actualizado a las 08:55h

La mauritana Mariam Hamady, la Hermana Mercedaria, Sor Ana Mari Plazaola, la voluntaria Marije Etxebarria, y el responsable de Cáritas en Debagoiena, Xabier Jorrin.

Galería Noticia

La mauritana Mariam Hamady, la Hermana Mercedaria, Sor Ana Mari Plazaola, la voluntaria Marije Etxebarria, y el responsable de Cáritas en Debagoiena, Xabier Jorrin.

Tender puentes entre el trabajo y la vida. Con este objetivo Cáritas Diocesana se ha puesto manos a la obra para alumbrar un nuevo proyecto en Debagoiena que, de algún modo, centralizará en Arrasate la gran parte de los servicios que ofrece en la comarca. La organización caritativa tiene como misión amparar a quien lo necesita, pero su socorro se dirige cada vez más a ayudar a sus beneficiarios a valerse por sí mismos. Y de ahí que entre sus cometidos juegue un papel destacado el proporcionar formación y empleo a aquellas personas que se encuentran en riesgo de exclusión social y con una situación económica precaria.
Así que Cáritas se ha embarcado en la tarea de acondicionar un centro ocupacional que tendrá su ubicación en el polígono industrial Kataide, donde ha adquirido uno de los tres pabellones que antiguamente acogieron la actividad de la marca de ropa deportiva Astore.
Hasta Arrasate se mudará el taller ocupacional de montaje manual de piezas que desde hace años funciona en Altos Hornos, en Bergara, y que, en estos momentos, cuenta con 35 usuarios, además del comedor social que está en marcha en el mismo barrio bergararra. También se trasladarán las actividades de recuperación y clasificación de ropa y juguetes que tienen su sede en el clausurado colegio arrasatearra de La Merced, que ocupan a más de una treintena de personas.
Este nuevo proyecto de Cáritas surge para "dar respuesta a una realidad", remarca Xabier Jorrin, responsable de la organización humanitaria en la zona de Debagoiena. Se trata de favorecer la inserción sociolaboral a los colectivos desfavorecidos -perciben una beca ocupacional en contraprestación al trabajo que realizan-, poniendo especial énfasis en la formación y adquisición de ciertas habilidades, complementadas con el desarrollo de una actividad.
"Estamos detectando qué necesidades hay en la comarca y qué posibles salidas en determinados gremios podría tener el perfil de usuarios de este taller prelaboral", explica Jorrin.
principalmente inmigrantes El futuro centro ocupacional, que operará en una nave industrial enclavada en el polígono Kataide del barrio de Musakola, dispondrá de mil metros cuadrados de planta y dos alturas, que actualmente están siendo sometidos a un lavado de cara que tiene como propósito adecuar el equipamiento a su nuevo cometido.
Este servicio, que Cáritas espera estrenar "para finales de año", no será un centro de trabajo al uso donde los operarios se dedican solo a montar piezas. Todo lo contrario. La organización caritativa quiere reforzar la vertiente formativa en este "ilusionante" proyecto y, para ello, se impartirán cursos con contenidos prácticos, que podrían ser de castellano, cocina, informática...
Este nuevo proyecto formativo y de inclusión social tendrá capacidad para 80 personas, algunas correspondientes a los empleados de las actividades que se llevan a cabo en Bergara y Arrasate, y otros de nueva incorporación. Prácticamente todos ellos son inmigrantes -el colectivo que actualmente más atiende Cáritas-, que no perciben ninguna ayuda oficial y carecen de ingresos y recursos.
Las instalaciones de Kataide permitirán no solo dar cobertura a un mayor número de usuarios, sino que, al mismo tiempo, su generosa superficie hará posible dotarlas de servicios complementarios como el citado comedor, lavandería, duchas..., destinados a personas en situación de vulnerabilidad social.
llamamiento al voluntariado El voluntariado será una pieza clave. A este respecto, Cáritas hace un llamamiento a la ciudadanía a sumarse como voluntario en esta iniciativa. "Cualquier persona será bien recibida. Cada uno en la medida de lo que pueda aportar", añade el trabajador de la organización humanitaria en la zona de Debagoiena, Xabier Jorrin.
La arrasatearra Marije Etxebarria hace ya un tiempo que se subió al tren del voluntariado. Los jueves por la tarde acude al colegio de la Merced para aportar su granito de arena en una experiencia que califica de "enriquecedora".
En las aulas cedidas por las Hermanas Mercedarias, de lunes a viernes un equipo de veinte voluntarios colabora, codo con codo, con las personas que Cáritas tiene ocupadas en las actividades de recuperación de ropa usada (la recogida se realiza en La Merced) y juguetes, estos últimos suministrados por la red sin ánimo de lucro Koopera, auspiciada por Cáritas. Una vez clasificados y en calidad de prendas y artículos reciclados, la entidad caritativa los pone a la venta "en sus empresas de segunda mano, a precios sociales", detalla Jorrin.
Las huertas para autoabastecimiento y venta de los excedentes, ubicadas en Oñati, talleres de costura, cocina... son otras de las iniciativas llevadas a la práctica en la comarca. A todo ello hay que añadir el servicio de intermediación y bolsa de empleo doméstico para cuidar a enfermos y ancianos, en el que trabajan más de 200 personas, sobre todo, en Arrasate y Bergara.
245.000 euros repartidos en 2015 Por su parte, el servicio de acogida, un sello de identidad de Cáritas, seguirá siendo gestionado por las respectivas parroquias de cada municipio de la comarca. El año pasado, la organización humanitaria de la Iglesia repartió en Debagoiena la cantidad de 245.051 euros, procedentes de donativos, entre los más desfavorecidos (231.305 euros en 2014). Por ejemplo, 76.850 euros se destinaron para ayudas de supervivencia;64.820 para facilitar el pago de los gastos generados en la vivienda;7.545 euros para comedores escolares;4.910 para transporte y 24.150 para empleo y formación. En 2015, además, 1.248 personas solicitaron ayuda a Cáritas. 477 acudieron a título individual (433 inmigrantes y 44 nacionales), y 749 en familia.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902