Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Colaboración

Pot pourri

Por Alberto Atxotegi - Lunes, 13 de Junio de 2016 - Actualizado a las 09:25h

Cuando uno deja de costado los restos del puchero del lunes durante días sucesivos acaba degenerándose y hasta cubriéndose de moho su contenido. Es una somera explicación del encabezado de estas líneas y acorde con la situación de los actuales cocidos para tratar de analizar las diversas variedades de alubia y sus consiguientes sacramentos.

CERVANTESCervantes me hizo soñar en mis años mozos con el girar de las aspas de sus molinos y los gigantes que acarreaban en su vuelo, pero el caso es que sus nuevos Quijotes carecen de Dulcineas para aventarme el pensamiento. Predominan las panzas golosas de poder y protagonismo, pero carentes de la gracia pícara de Sancho. Entre el estático Mariano de olla lenta y tente tieso y los becarios con perfil de jefes de planta del Corte Inglés que merodean a su alrededor cuchara en mano, el espectáculo, más culinario que político, resulta cada vez más tedioso. Y me pregunto como vasco periférico por qué nuestros medios le dan tanta cancha a ese cocidito madrileño, que a mi entender, si no ajeno del todo, debiera resultarnos, como mucho, colateral. Tiene un algo de vasallaje perverso en tratándose de identidades atrapadas manu militari por ellos, sus predecesores y sus posibles sucesores. También nuestros partidos preparan sus listas para que supuestamente se oigan nuestras voces en Madrid, pero ¿a qué vamos? ¿solo a que nos oigan? Cuando con violencia o sin ella, con plegarias o sin ellas y hasta con mayorías aplastantes hacen oídos sordos, va siendo hora de pensar que para lo único que sirven esas elecciones, en lo que nos concierne, es para que nos contabilicen a los irredentos de "su" norte que es nuestro sur. Ante la pertinaz sordera de nuestros tutores, se trata de emerger de una vez por todas, votando pueblo a pueblo y tomando las decisiones de abajo arriba. Y los eternos diletantes de arriba que espabilen, pues si las candidaturas partidistas no funcionan, habrá que pensar en otras independientes para enderezar la trainera y bogar sin descanso hasta nuestra propia ciaboga.

ShakespeareEn este mundo de mercaderes, también Shakespeare nos hizo soñar y reflexionar al acompasado ritmo de góndolas y dagas. El imperio colonial británico, al igual que el hispano arrasó civilizaciones a diestro y siniestro, hasta que tras muchas generaciones comprendió que debía entrar en razón y dar voz y voto a algunas de sus identidades internas como Escocia e Irlanda. Debo reconocer, sin embargo, que me desagrada la gente que ante cualquier problema europeo opta por tratar de situarse con un pié dentro y otro fuera de la cama común. Y aún me duele más con los ingleses, que dieron la cara y algo más por Europa ante el nazismo. Pero aparentemente la sábana de la cama europea nunca acaba de cubrirles del todo sus vergüenzas. En los inicios del Mercado Común y siendo la segunda potencia económica, dejaron que fueran otros los que asumieran la responsabilidad de organizarla. Propusieron simplemente una zona de libre cambio para diluir el espíritu federador de los demás. Se incorporaron por fin, arrastrando con ellos a Dinamarca, Irlanda y Suecia, pero guiados únicamente por la dimensión económica del proyecto, y cómo no, con la ambición inconfesa de representar el caballo troyano de Estados Unidos en nuestra puerta. Dieron la espalda a Schengen y al euro para proseguir con sus libras esterlinas, sus pesos, sus medidas y además, aunque solo sea en sus vehículos, circulando por la izquierda. Cameron propugna seguir dentro de la Unión Europea de cara al próximo referéndum, pues sabe que ésta acoge el 45% de sus exportaciones, y que el Brexit puede provocarle cientos de miles de empleos perdidos, la caída de su PIB, estimada en cerca de cuatro puntos y hasta una posible devaluación de su poderosa divisa. Incluso su mentor Obama se ha inmiscuido en la campaña para echarle una mano en su empeño. Teniendo en cuenta que la City londinense es un sucedáneo de Wall Street en Europa y que el acuerdo comercial USA-UE se cierne silencioso sobre nuestras ya agotadas espaldas, todo comienza a resultar más lógico y comprensible. To be or...

Víctor HugoVictor Hugo, que anduvo por estos lares, dijo de los vascos que no eran españoles ni franceses, sino única y sencillamente vascos. Pues bien, mientras los ciudadanos franceses completaban interminables colas en las gasolineras, Iparralde repostaba en Dantxarinea, Ibardin o Behobia y tomaba nota de los resultados a favor o en contra de la nueva institución EPCI que regirá sus destinos en un futuro próximo. 111 municipios por el "sí" (70%) y 47 por el "no" (30%). Esto representa pues un 70% de los municipios y un 66% de la población que han apostado por esta nueva estructura que delimitará Iparralde en su totalidad dentro de la gigantesca Akitania. El prefecto/gobernador de Pirineos Atlánticos exigía el 50% en ambos capítulos y se han superado con creces. Como casi siempre ocurre, algunos malos perdedores afirman desde el anonimato que piensan recurrir, pero si ya conocían las reglas del juego ¿a qué vienen ahora esas pataletas? Y si el "no" hubiera triunfado, ¿cabían recursos?

Como eibarrés no se me ocurre mejor colofón para clausurar estas líneas que felicitar al Eibar futbolero y a su nueva presidenta por la permanencia en primera, al tiempo de entonar un joropo para celebrar la victoria de nuestra compatriota Garbiñe Muguruza en Roland Garros, sin olvidar que la vida es nuestro mejor deporte y viceversa.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902