Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Opinión

Las lenguas de Francia

Mikel Mancisidor - Lunes, 13 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:12h

en una conocida película de Hollywood la dama de compañía de Isabel de Francia le dice a su reina, medio navarra que era, tras una noche de pasión con un confidente extranjero, que sólo los franceses saben utilizar bien su lengua. El gesto pícaro y travieso de la dama y la reacción falsamente escandalizada de la reina hace entender el doble sentido de la frase. Algunos en Francia siguen pensando lo mismo, si bien de forma más aburrida y recatadamente literal.

Y es que la forma en que Francia trata la cuestión de la diversidad lingüística en su país sorprende. Allí parecen en muchas ocasiones no tener sensibilidad con respecto a la promoción e incluso la supervivencia de lenguas como el occitano, el corso, el bretón, el catalán o el euskera.

¿Cómo entender esta falta de interés en un país que puede presumir, con razón, de una enorme potencia cultural en muchos otros ámbitos?

En los últimos años hemos visto cómo se daban algunos pequeños pasos en la buena dirección. Pero cada uno de ellos, como en el famoso baile, ha sido seguido de otro pasito para atrás.

En 2008, por ejemplo, se incluyó en la constitución francesa un artículo que reconoce que “las lenguas regionales forman parte del patrimonio de Francia”. Parecía un avance, sin embargo el Consejo Constitucional ha interpretado que “este artículo no constituye ningún derecho o libertad”. ¿Qué efectos tiene entonces?

Hace sólo unas semanas el ECRI (Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia) ha concluido que en relación a las normas contra la discriminación en Francia “sigue habiendo una laguna persistente en relación a la lengua”.

Francia se ha negado desde el principio a ratificar la Carta Europea de Lenguas Regionales o Minoritarias. El año pasado el Presidente Hollande escribió al viceconsejero Patxi Baztarrika, como presidente de la Red Europea para la Promoción de la Diversidad Lingüística, comprometiéndose a apoyar su ratificación. Poco después el gobierno presentó un proyecto de ley de modificación constitucional para hacerlo posible, pero ya ha sido rechazado por el Senado por 179 votos frente a 155. La posición del país sigue paralizada por una visión republicana muy restrictiva: la negativa a reconocer el derecho de muchos franceses a emplear su lengua materna en el ámbito público. La lectura de las actas del debate en el Senado muestra la profundidad del desaguisado.

La mayoría de los senadores apoya la idea trasnochada y peregrina de que reconocer los derechos lingüísticos en el ámbito público a ciertos grupos hace peligrar los principios de igualdad, unidad e indivisibilidad de la República. La confusión es importante, aunque alguna senadora reclame aquello tan viejo de que “ce qui n’est pas clair n’est pas français”. A fuerza de querer hacer de la lengua elemento clave de los valores republicanos, se convierte en medio de imposición, discriminación y negación de derechos para otros franceses.

Francia debe avanzar hacia una lectura más actual y realista de sus valores republicanos para hacerlos compatibles con otros valores universales: los de los derechos humanos, especialmente los derechos de los grupos culturales y lingüísticos preexistentes a la propia república.

Un diputado socialista al hablar de esta cuestión tuvo que recordar a sus señorías en plena Asamblea Nacional que Robespierre había muerto ya hacía algún tiempo. Estaban en París, deberían haberse enterado. Desde que rodó aquella cabeza ha llovido bastante y nos ha dado tiempo a los demás a aprender mucho unos de otros. A esos 179 guardianes de las monolingües esencias jacobinas también les toca aprender a respetar. Aunque les suene a chino, o peor aún, a occitano, corso, bretón, catalán o euskera.

La forma en que Francia trata la cuestión de la diversidad lingüística en su país sorprende


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902