Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Eduardo Maura Cabeza de lista de Unidos podemos al congreso por Bizkaia

“Los rivales no son el PNV o el PSOE, son los problemas de la gente”

Ideólogo de Podemos en suelo vasco, Maura disecciona la campaña de un partido con unas grandes expectativas en la CAV y el Estado que las urnas deberán refrendar

Entrevista de Imanol Fradua Fotografía de Pablo Viñas - Sábado, 11 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Eduardo Maura

Galería Noticia

Eduardo Maura

Bilbao- La sede provisional de Podemos en Bilbao bulle de actividad en el arranque de campaña. Ideólogo de la estrategia en la CAV, Maura percibe in situ el ánimo de los simpatizantes aunque es sabedor de que las urnas pondrán a cada uno en su sitio.

Venimos de una legislatura fallida. ¿Podemos cerró la puerta al acuerdo con el PSOE y C’s o fue al revés?

-La situación que dejó el 20-D no tenía precedentes y había que ensayar nuevas fórmulas. Entre la imposibilidad de elegir entre PP y Podemos, el PSOE optó por la calle de en medio con Ciudadanos. Ese acuerdo era insuficiente y no tuvo el apoyo de ninguna fuerza, con sonoros noes de PNV, ERC, DiL... Era un pacto insatisfactorio. Eso ha marcado una parte de la legislatura fallida de la que venimos, pero forma parte del pasado, y me gustaría que no volviéramos a encontrarnos en una situación similar. Si en algo ha sido útil, es el aprendizaje de los errores cometidos.

Estamos inmersos en una campaña atípica. ¿Cómo la encaran?

-Habiendo hecho dos cosas: una es que dedicar parte fundamental del mes de mayo a ir a las plazas, explicar nuestra gestión, propuestas de gobierno y actividad parlamentaria. Por otro lado, hemos ensayado algo diferente. Con ello me refiero a la coalición con IU, que se suma a los acuerdos con otras fuerzas como En Marea, En Comú, Compromís y Equo.

¿Resultaba necesario concurrir con IU en Unidos Podemos?

-Lo era por la sencilla razón de que existe todavía una herramienta de los partidos de siempre, la Ley Electoral, que nos perjudicó en diciembre. Pero sobre todo porque sirve para reactivar fuerzas y capacidades que son fundamentales. Las cosas no van a ser como antes. El 20-D nos dejó un resultado electoral según el cual nunca va a haber una mayoría absoluta o pacto tradicional como los que ha habido durante tres décadas, ni muletas que ayudan a la gobernabilidad. Ese mapa político sin precedentes es fundamental para entender el 26-J.

¿Por qué no resultó posible esa misma confluencia en diciembre?

-Las coaliciones no son solo cuestión de voluntad, sino del momento de cada proyecto político. Esta vez hemos encontrado condiciones adecuadas para echarnos una mano. Una coalición nunca es una fusión, no significa que tengamos el mismo proyecto político. Lo que significa es que estamos en condiciones de encontrar un suelo común para echarnos una mano y orientar toda nuestra energía a lo que nos preocupa. Y los rivales políticos no se llaman PSOE o PNV, los rivales son los problemas de la gente, los que aquejan a las mayorías sociales de Euskadi y el Estado.

¿Cuáles son esos problemas?

-Desigualdad, falta de oportunidades, una crisis económica mal gestionada, la necesidad de un gobierno fuerte que vaya a negociar a Bruselas para que los recortes no tengan lugar o si tienen, desde luego, no sean en sanidad o educación sino en gastos superfluos... Por eso teníamos que hacer algo: Podemos, IU, Equo y las fuerzas envueltas en este movimiento hemos estado a la altura.

Unidos Podemos en escalada, frente a un PSOE a la baja. ¿Cree que el ‘sorpasso’ va a ser una realidad?

-Conceptos como sorpasso o pinzaforman parte de la época en la que había dos partidos. Creo que el mapa tan multipartidista al que nos dirigimos, a largo plazo y de manera estructural, probablemente no permita hablar más de estas cosas.

Pero quieren ser primera fuerza...

-Queremos cambiar el gobierno, sus políticas, porque la gente sufre y las mayorías sociales de este país se han apretado mucho el cinturón y quienes nos gobernaban no lo han hecho, porque la mala praxis es parte del paisaje. Y todo eso debe de ser cambiado. Es lo que nos importa.

¿Puede ser Pedro Sánchez un aliado, o eso lo determinarán las posiciones que salgan de las urnas?

-Se trata de quién lidera negociaciones de cambio para cambiar políticas como las del PP. Cuando ha habido situaciones en las que nosotros hemos llevado el peso de las negociaciones, caso de los ayuntamientos de Madrid y Barcelona u otros del cambio, hemos llegado a acuerdos interesantes con efectos positivos en la ciudadanía. Creo que podría repetirse otra vez. Lo que importa no es tanto el interés privado de quién gana, sino que hagamos las cosas de otra manera. Pedro Sánchez no solo puede, sino que debe de ser un aliado.

¿La época de las mayorías absolutas ha quedado en el olvido?

- No estamos en una época de mayorías absolutas, ni en una con bisagras de gobierno. Ahora hay que llegar a grandes acuerdos. Y por supuesto que el PSOE sigue siendo necesario para dar alas al cambio. El problema es que tiene que decidirse y me consta que muchísimos de sus votantes lo desean, igual que muchísimos votantes de Podemos. La clave es llegar a ese gran acuerdo que necesitamos.

¿El ‘gobierno a la valenciana’ por el que apostaron tras el 20-D puede ser una fórmula idónea a futuro?

-Es posible y es una fórmula interesante. En todo caso, aunque no fuera a la valenciana, estamos en época de llegar a grandes acuerdos visto lo que nos jugamos. Por un lado está revertir las políticas del PP, que han sido perjudiciales para la inmensa mayoría;y por el otro tener un gobierno de cambio que puede ir a Bruselas a negociar mejores condiciones pudiendo poner el peso de la cuarta fuerza de la zona euro para que esos recortes, que no lo olvidemos afectarían a la ciudadanía vasca, no tengan lugar. O si tienen lugar, que sean en gastos superfluos y no en derechos básicos.

Se enfrenta a un PP que parece que no pierde la primera plaza.

-Pero el PP está sufriendo muchísimo en lugares donde tenía fuerza como Galicia, Madrid, Valencia... Toda hegemonía se resquebraja en algún momento y creo que en este caso es absolutamente justo porque se debe a acciones de gobierno y motivos de corrupción que son innegables. Pero para una parte importantísima de nuestra población, y esto vale para el Estado y Euskadi, la situación no es sostenible. Y no desean que siga un gobierno que no solo es de corrupción, sino de recortes, opacidad...

Apela a Bruselas, donde se toman decisiones estratégicas.

-En sociedades complejas, multilaterales e interconectadas, la ciudadanía se juega una parte fundamental de su futuro lejos de aquí. El más importante es Bruselas, y hoy por hoy necesitamos un gobierno de cambio que vaya a Bruselas a negociar mejores condiciones para la ciudadanía vasca. Hoy no solo existen Vitoria y Madrid, tenemos una cantidad de agentes y niveles de gobierno que hacen que necesitemos de toda la fuerza de la cuarta economía del euro para conseguir mejores condiciones de vida para Euskadi. Ese gobierno tiene que ser de cambio, para que vaya a negociar que los recortes no tengan lugar en derechos básicos.

Hay muchos temas vascos que se tratan en Madrid. ¿Qué aportará Podemos a esa agenda vasca?

-Diría que el papel que desempeña Podemos Euskadi es el de un actor vasco que además tiene dimensión estatal. Tenemos sensibilidad para nuestras instituciones propias, el autogobierno o el derecho a decidir. Y lo tenemos con la absoluta convicción y la responsabilidad de saber que son cosas que pesan muchísimo en la vida de nuestra gente. No es lo mismo llevar cuestiones vascas a Madrid o Bruselas con un peso que con otro. Nuestra aportación va a ser en clave constructiva y de apertura democrática.

Se les critica por no definirse claramente en el derecho a decidir...

-El derecho a decidir es parte del ADN de Podemos y Podemos Euskadi, es parte de un proyecto plurinacional que ha puesto sobre la mesa siendo una cuestión que antes era tabú. Vivimos en un Estado compuesto por muchísimas personas que tienen identificaciones nacionales diferentes. Algo que forma parte de cientos de miles de personas no estaba encima de la mesa política hasta hace bien poco. El derecho a decidir es un principio político democrático que significa, fundamentalmente, que los ciudadanos tenemos derecho a participar de las decisiones fundamentales que afectan a nuestro futuro.

¿Cuál es su posición sobre el ejercicio del derecho a decidir?

-Es nítida. Euskadi será lo que los ciudadanos decidan;aunque al mismo tiempo debemos plantear procesos de apertura democrática a largo plazo en nuestras instituciones para preguntar sobre otras cuestiones. Derecho a decidir también es que, tras un proceso de deliberación público, podamos votar que queremos un sistema público de pensiones universal, que es independiente de quién gobierne y que no se va a tocar porque es un proyecto de sociedad.

Euskadi estará en periodo electoral hasta octubre. ¿El 26-J son unas primarias de los comicios de otoño?

-En Euskadi hemos tenido cuatro elecciones en apenas 18 meses. Eso no tiene precedentes. ¿Qué consecuencias tendrá esta condensación electoral? Es imposible de prever, pero van a ser unas elecciones vascas diferentes e imprevisibles.

¿Qué males aquejan a Euskadi?

-Pese al animal mitológico también conocido como agenda vasca hay montones de cuestiones que son cruciales para la ciudadanía vasca y que no están en esa agenda vasca. Estoy pensando en los 10.000 de Urkullu, por ejemplo. ¿Donde están esos 10.000 jóvenes que se han preparado profesionalmente pero no ejercen en Euskadi, no patentan, no producen ni generan riqueza? Tenemos que hacer algo para que eso cambie. Tenemos un problema principal: se llama crisis de expectativas de ascenso social y de oportunidades. Faltan oportunidades para la gente joven y para los no tan jóvenes que en sectores claves, como la industria, se encuentran con más de cincuenta años y situaciones laborales límite. Arcelor o Eaton son ejemplos palmarios. Lo importante es que haya un plan con voluntad política e imaginación al servicio de la recuperación de un tejido económico que es el más rico que el Estado, pero que no está exento de problemas. Esto solo se puede hacer con voluntad política y con grandes acuerdos.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902