Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Una presa que se quedó a medias

Inaugurada en 1962, problemas geológicos y filtraciones impidieron que se pudiera llenar más de la mitad

Jueves, 9 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:13h

donostia- Ubicada en terrenos de Goizueta, el Consistorio de Donostia compró la finca de Artikutza en 1919 para garantizar el control del embalse, que ya abastecía a la ciudad, después de comprobar que los excrementos y ropas de dos enfermos de fiebres tifoideas arrojados en Artikutza extendieron la enfermedad en la ciudad y causaron hasta 40 muertos. A partir de ese momento se prohibió contaminar la zona y se construyeron tuberías y canales de agua. La población siguió creciendo y a finales de los años 40 se abordó la construcción de la presa principal de Enobieta que entró en funcionamiento en 1962.

En realidad, la infraestructura no llegó a completarse, por problemas geológicos que encontraron en el terreno, por lo que aunque estaba previsto que pudiera acoger más de tres hectómetros cúbicos de agua, nunca pudo llenarse más de la mitad. También se encontraron con filtraciones que disminuyeron su capacidad y en la actualidad acoge dos hectómetros cúbicos (muy lejos de los 44 que puede acoger el embalse de Añarbe).

El crecimiento de Donostia y las localidades cercanas hicieron que Artikutza no fuera suficiente y en 1975 se inauguró la presa de Añarbe, aunque gran parte del agua que almacena desde entonces procede de Artikutza. La mayor parte de los hogares de Donostialdea son abastecidos desde entonces por el canal bajo del Añarbe, pero hasta 1992 funcionó también el canal alto de Artikutza, que llenaba los depósitos de Oriaventa (desde donde llegaba el agua a Aiete, Miraconcha, Añorga o Igeldo) y Putzueta (que surtía a Altza, Bidebieta, Ulia, Intxaurrondo y Egia). Sin embargo, debido a las fuertes pérdidas de este canal, en 1992 se retiró del servicio y Artiku-tza se limitó a servir como un embalse de reserva que ayuda a regular el caudal de la cuenca.

Desde entonces también se han abandonado los canales que lo conectaban con Añarbe, por lo que en la actualidad el agua de Artiku-tza llega a Añarbe por su cauce natural (el río Añarbe). De todas formas, el 90% del agua que almacena el embalse principal procede de Artikutza, por lo que el derribo de la presa tendría consecuencias tanto en Añarbe como en toda la cuenca. - A.Z.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902