Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Gipuzkoa Basket

Un escenario desolador

El Gipuzkoa Basket dice que "lo lógico" sería continuar en ACB, pero no ofrece ningún plan de futuro y deja muchas dudas sobre la sostenibilidad económica y deportiva de su proyecto

Néstor Rodríguez Ruben Plaza - Jueves, 9 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Nekane Arzallus, en su comparecencia de ayer junto con varios consejeros del Gipuzkoa Basket.

Nekane Arzallus, en su comparecencia de ayer junto con varios consejeros del Gipuzkoa Basket.

Galería Noticia

Nekane Arzallus, en su comparecencia de ayer junto con varios consejeros del Gipuzkoa Basket.

“Estamos hablando con Kutxabank e instituciones para reorganizar la deuda” “Mantener Illunbe nos cuesta 230.000 euros al año, es como tirar el dinero” “Con nuestros presupuestos es difícil estar fuera de los puestos de descenso”

donostia- El Gipuzkoa Basket dijo ayer, en su encuentro con los medios de comunicación, que “no va a subir nadie de la LEB salvo gran sorpresa”, así que “lo lógico sería seguir en la ACB”, un escenario a priori favorable, porque supondría continuar en la elite, pero que no parece tan positivo tras escuchar el discurso de Nekane Arzallus, que dibujó un panorama desolador: escasa autocrítica, una situación económica más que delicada y que depende de Kutxabank, Diputación y el Ayuntamiento, y un proyecto deportivo inexistente en estos momentos. Pese a comparecer justo un mes después del descenso, tiempo más que suficiente para tomar decisiones y dibujar una hoja de ruta reconocible, el club guipuzcoano dejó más dudas que certezas, anclado en los problemas de siempre y con pocas intenciones de cambiar el rumbo pese a sus tres descensos en cuatro años.

“Parece que no hay nadie con entidad para pagar las exigencias de la ACB. Creo que, salvo gran sorpresa, no va a subir nadie, así que el escenario lógico para nosotros sería la ACB”, consideró Nekane Arzallus. La fecha límite para que los equipos ascendidos confirmen que cumplen con las exigencias económicas es el día 15, así que el GBC sabrá esta próxima semana si será invitado a seguir de nuevo en la máxima categoría pese a su descenso. Sería la tercera vez en cuatro años que se reengancha a la ACB por renuncias ajenas. Sin embargo, en esta ocasión debe solventar sus problemas económicos, bastante serios a tenor de lo que explicó la presidenta.

kutxa, diputación e illunbeLos tres grandes frentes económicos abiertos por el Gipuzkoa Basket son el crédito con Kutxabank, la cantidad que se adeuda a Hacienda (cifrada en un millón de euros) y el coste que supone jugar en Illunbe: alrededor de 250.000 euros por temporada en concepto de mantenimiento.

“Estamos en conversaciones con las instituciones y con Kutxabank para aplicar medidas correctoras y reorganizar la deuda. La aportación de la Diputación en los tres últimos años se ha destinado a obligaciones tributarias sin llegar siquiera a cubrirlas en su totalidad”, indicó Arzallus, que pasó a referirse al crédito con Kutxabank, que el GBC pidió en su momento para poder afrontar el fondo de ascensos y descensos, cifrado en dos millones de euros y que le sería devuelto al club en caso de descenso. “El crédito no es viable en sus condiciones actuales, estamos hablando para cambiarlas. Desde 2006 hasta hoy hemos pagado 800.000 euros en intereses”, explicó la presidenta, que dejó entrever que del éxito o no de esta negociación depende en buena medida el futuro del GBC: “Es insostenible en las condiciones actuales”.

Además, el GBC se queja de los 250.000 euros que le cuesta cada temporada jugar en Illunbe, cifra que quiere negociar con el Ayuntamiento, cuya aportación anual de 230.000 euros apenas llega para hacer frente a ese gasto. “No sé si será posible eliminar el gasto de entrenar y jugar en Illunbe”, reconoció Arzallus, que tampoco dejó claro si el club contempla la opción de al menos entrenar en el Gasca para reducir ese gasto: “No sé, el Gasca tiene mucho movimiento de equipos, no seríamos los únicos que lo usamos, pero Illunbe no es un lugar adecuado para entrenar. Es frío, grande, el aire entra por todos lados. Es inviable, es como tirar el dinero”, lamentó la presidenta, que comparó su situación con la de los rivales en ACB, que no pagan por el uso del pabellón. Respecto a la opción de incluso jugar en el Gasca, el club solo la contemplaría en caso de descender a la LEB, ya que la ACB exige un aforo mínimo de 5.000 espectadores.

Al “insostenible” crédito con Kutxabank y a la deuda de un millón con Hacienda hay que unir lo que se debe de la actual campaña a los jugadores, que han acudido al fondo de garantía salarial de la ACB: “La deuda total con los jugadores no llega a los 300.000 euros. Les recomendamos en su día que acudiesen al fondo, ellos tienen derecho a cobrar de ahí”. Por cierto que la cifra que se utilice para pagar a los jugadores debe ser repuesta por el club antes del 15 de julio si quiere pasar la auditoría a la que se debería someter si la ACB le invita a continuar en la categoría.

ni proyecto ni ilusiónUna vez más, pareció que el GBC aspira a ser rescatado por los demás, especialmente las instituciones, dando una preocupante sensación de inmovilidad. Porque, aparte de pedir esa renegociación con Kutxa, Diputación y Ayuntamiento, no ofreció trazas de ningún proyecto deportivo y económico de futuro. “Reducir los gastos financieros y de utilización del pabellón nos permitiría dedicar más recursos al área deportiva y poder ser así más competitivos”, indicó el director general, Germán Cea. Ese pareció el único plan de futuro del club, que contempla la opción de jugar en la LEB incluso recibiendo una invitación por parte de la ACB para continuar. Situación que dependerá del marco económico. “Sí nos hemos planteado bajar a la LEB, es una posibilidad. Actuaremos responsablemente en función de la situación económica”, dijo la presidenta al ser preguntada por si cabía la posibilidad incluso de que el club se acogiera a un concurso o preconcurso de acreedores. Lo cierto es que, teniendo en cuenta el crédito de Kutxabank, la deuda con Hacienda, los retrasos con los jugadores y lo que cuesta jugar en Illunbe, la impresión es que la ACB empieza a ser difícil de sostener para el Gipuzkoa Basket, con más gastos que ingresos en la máxima categoría durante los últimos años.

Con un delicado panorama económico, al que parece difícil darle la vuelta incluso con el beneplácito de Ayuntamiento, Diputación y Kutxabank, el discurso de futuro de Nekane Arzallus resultó muy poco ilusionante. Al ser preguntada por si el destino del GBC este próximo curso es quedar “en el puesto 17 o 18”, se encogió de hombros: “Con los presupuestos que manejamos es difícil competir en la ACB. Difícilmente vas a poder competir para estar fuera de los puestos de descenso. Intentaremos salir con un presupuesto adecuado, pero no es fácil”. Resulta poco probable que el GBC logre aumentar el presupuesto teniendo en cuenta que el dinero de la Diputación deberá ir destinado a pagar la deuda con Hacienda y que se antoja difícil que aumenten los ingresos tanto en abonos como en aportaciones privadas, aunque Arzallus dijo que Reta “va a seguir” como patrocinador. “Vamos a ver qué situación tenemos, qué ayudamos podemos tener, cómo solventar los problemas que tenemos. Las conversaciones van en buena línea. Espero tener la semana que viene un marco en el que desenvolvernos”.

La dirigente del Gipuzkoa Basket también dijo que no tiene intención de hacer cambios en la estructura del club -uno de los debates más habituales entre los aficionados- pese a los tres descensos en cuatro años: “Tengo plena confianza en los que estamos. Ha habido errores pero también aciertos”. Aunque en otro momento de su comparecencia ante los medios también dijo que “hay cosas que hay que cambiar”, una vez más sin especificar cuáles.

la afición, “desanimada”El GBC cifró en 2.500 los socios con los que cuenta actualmente, a los que habría que unir “los socios corporativos”. En total, el número de abonados es de “3.000 y pico, casi 4.000”, según dijo Germán Cea, que contrasta con las pobrísimas entradas a Illunbe, desveladas por este periódico después de que el club haya inflado de forma sistemática la asistencia a las gradas. La pérdida de aficionados se cuenta por miles en los últimos cursos.

“La gente está desanimada porque le hemos dado poco en cuatro años. ¿Cómo ilusionarles? Tenemos que darles más. Al principio costará, pero si somos capaces de tener un equipo que compita, la gente volverá a Illunbe. Estoy convencida. La gente necesita diversión. Este último año ha sido decepcionante”.

posibles ascensos


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Información relacionada

  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902