Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Arrêtez ici, s’ il vous plaît

La Policía francesa vuelve a desplegar controles en los pasos de Irun con motivo de la Eurocopa de fútbol, lo que provoca largas retenciones y pérdida de clientes en los comercios y negocios de hostelería.

Un reportaje de Aitor Anuncibay. Fotografía Ruben Plaza - Martes, 7 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Un hombre atraviesa el puente peatonal de Santiago a pesar de que el paso está prohibido por los gendarmes desde ayer

(ng)

Galería Noticia

Un hombre atraviesa el puente peatonal de Santiago a pesar de que el paso está prohibido por los gendarmes desde ayerControl de la Policía francesa en el puente de Santiago de Irun, ayer al mediodía.Una pareja se encuentra con el puente de Santiago de Irun cerrado, desde ayer, al paso de peatones.

el puente Avenida de Irun cumple en 2016 su centenario y lo celebra como hace 100 años: con el paso cortado. Si en aquella época la razón de su momentáneo cierre fue la I Guerra Mundial, ahora son las medidas de seguridad tomadas por el Gobierno francés para evitar atentados durante la Eurocopa. Desde ayer, la Policía gala mantiene controles permanentes en todos los pasos de la muga en Irun y ha prohibido totalmente el paso por el puente Avenida, que tiene un uso peatonal. Los dispositivos de seguridad se prolongarán, al menos, hasta el último día del campeonato futbolístico, que finaliza el 10 de julio. No obstante, la celebración del Tour durante ese mismo mes puede extender los controles por más tiempo.

Las consecuencias del despliegue policial se evidencian como ya lo hicieron meses atrás, entonces motivados por los atentados de París: largas retenciones que afectan directamente al tráfico en la AP-8 y, en ciertas horas, a las carreteras que circundan Irun, como la GI-636 o que se introducen en el propio núcleo urbano, como la avenida de Iparralde.

Durante la jornada de ayer, tres agentes vigilaban el paso de vehículos tanto en el puente de Santiago como en el de Behobia, lugares donde la semana pasada ya se colocaron sendas garitas provisionales.

Mientras tanto, en el peaje de Biriatu también es constante la presencia de policías, si bien en este punto resulta habitual la presencia de agentes, particularmente de la división aduanera.

playaAnte esta circunstancia, nadie duda de que con la llegada de las jornadas playeras y el periodo vacacional será inevitable que en determinadas horas los tres pasos se colapsen. En esos momentos les tocará armarse de paciencia a todos aquellos que quieran acceder a territorio galo. Y no se antoja placentero el tiempo que los ocupantes de los vehículos tarden en dejar atrás el control. Al lógico flujo de tráfico de los habitantes de Irun y Hendaia (el 25% de su población es de origen guipuzcoano), se sumará el de camiones, coches extranjeros y personas que vayan, por ejemplo, a la playa hendayesa o a la zona de Las Landas.

Por tanto, durante esos días se vivirá un revivalde épocas previas a la entrada de España en la Unión Europea, cuando era necesario mostrar el DNI en las casetas aduaneras.

Este panorama repercute en la economía de los comercios irundarras de la muga, cuyos negocios se orientan hacia el consumidor francés.

En el barrio de Behobia perciben directamente los perjuicios de los controles policiales, que socavaron sus cuentas tras los actos terroristas de la capital francesa perpetrados en noviembre.

Alfonso Bravo, propietario de Souvenirs Mary, situado en plena zona comercial de Behobia, ya ha evaluado los daños que le han supuesto las medidas desplegadas por el Ministerio de Interior francés. “Calculo que mi volumen de negocio ha descendido un 30% desde que comenzaron los controles tras los atentados de París. Nos afecta mucho”, señala este vendedor.

En su opinión, el dispositivo policial “genera miedo, incertidumbre y desconcierto” entre la clientela gala, que descarta desplazarse hasta Behobia para comprar tabaco, alcohol o productos de alimentación.

Además, “las colas que generan provocan que se detengan mucho menos”, describe este comerciante, quien suma a este inestable panorama las movilizaciones contra la reforma laboral que sacuden el Hexágono, con especial repercusión en los medios de transporte.

impotenciaLa perspectiva, además de poco halagüeña, causa impotencia entre los comerciantes y hosteleros porque “no pueden hacer nada”. “Desde los gobiernos francés y español no hay una comunicación clara. El consumidor está muy desinformado y se sorprenden cuando se encuentran con los controles”, asegura este hombre.

Los establecimientos de hostelería de alrededor también sufren la constante presencia en el puente de los agentes galos, en dirección a Francia. Es el caso de Joseba Elosua, que regenta el bar Faisán. “Los controles se notan. Tenemos algo menos de clientes y muchos creen que pueden tener problemas con el alcohol si les paran, aunque hayan bebido poco”, expone este hostelero.

Su colega de profesión, Mikel Aranberri, quien regenta el restaurante Mikel del puente de Santiago, también ha salido perjudicado con la instalación permanente de agentes en ese punto. “La mitad de mis clientes son franceses y vienen menos a cenar porque tienen miedo del alcohol”, reconoce Aranberri.

A pocos metros de ese local, en el Hotel Aitana también lamentan la coyuntura, que les afecta doblemente, ya que cuentan con una cafetería. “Se generan grandes retenciones y la gente tiende a no parar. Pero no podemos hacer nada”, protesta María Jesús Bengoetxea, responsable de ese negocio hotelero.

Por su parte, un comerciante de la zona de Santiago que prefiere no identificarse ironiza con las medidas policiales. “Los terroristas son tontos y al ver a los policías no se dan la vuelta. Es como si durante los Juegos Olímpicos de Brasil ponen controles de Policía para que los mosquitos no extiendan el zika”, bromea este vendedor.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902