Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
roland garros

Muguruza

nacida en la localidad venezolana guatire en 1993 y formada deportivamente en barcelona, la carrera deportiva de garbiñe camina a pasos agigantados hacia el olimpo del tenis

Lunes, 6 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Garbiñe Muguruza posa en las calles de París con su copa de ganadora de Roland Garros.

Garbiñe Muguruza posa en las calles de París con su copa de ganadora de Roland Garros. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Garbiñe Muguruza posa en las calles de París con su copa de ganadora de Roland Garros.

"En poco tiempo me han pasado muchas cosas", afirma Garbiñe Muguruza que, en apenas cuatro años ha conquistado Roland Garros ante la estadounidense Serena Williams y se proyecta como la joven con un futuro más prometedor del circuito.

Su trayectoria lleva la marca de los grandes campeones. A sus 22 años ha estrenado en París su palmarés de títulos sobre tierra batida, algo que nadie había hecho desde el brasileño Gustavo Kuerte, en 1997.

Toda una gesta para la jugadora nacida en Guatire el 8 de octubre de 1993, hija de un vasco emigrado a ese país y de una venezolana, que hace unos años optó por competir bajo la bandera española.

En 2012, Muguruza era una completa desconocida en el mundo del tenis, pero fue invitada por los organizadores del torneo de Miami. A los 18 años y como 208 del mundo, estaba llamada a ser una figurante en la pista dura de Florida.

Pero la joven tenista dio la campanada al eliminar a la rusa Vera Zvonareva, 9 del mundo, y a la italiana Flavia Pannetta, 26. Al año siguiente, en el mismo torneo, sus víctimas fueron Anastasia Pavlyuchenkova y la danesa Caroline Wozniaki.

Su esbelta figura, sus largos brazos, la fuerza de sus golpes llamaron la atención de los especialistas. La guatireña era una campeona en potencia.

En enero de 2014 ganó en Hobart, en Australia, el primer título de su joven carrera. Pero el gran salto lo dio sobre la tierra batida de París unos meses más tarde. En la segunda ronda, Muguruza se enfrentaba a la estadounidense Serena Williams, defensora del título, número 1 del mundo. Y su ídolo desde siempre.

El inicioEn un 6-2, 6-2 sacudió el torneo. Terremoto en la tierra batida batido por una tenista que se movía con soltura entre las grandes. Maria Sharapova tuvo que sudar para eliminarla en cuartos de final. Lo mejor estaba por llegar.

Al año siguiente volvió a tropezar en los cuartos de Roland Garros, pero en el siguiente Grand Slam, sobre la hierba de Wimbledon, se metió en la final. En el camino quedaron, entre otras, la polaca Agnieszka Radwanska. Nerviosa, un poco apocopada por el peso de su gesta, perdió contra Williams, 6-4, 6-4, pero no era más que el primer test frente a una gran cita.

Ya nadie dudaba de que Garbiñe Muguruza estaba llamada a ser una de las mejores en el volátil circuito femenino, candidata a retomar, tarde o temprano, el relevo de Williams, de 34 años.

En ese momento tomó la decisión de separarse de su entrenador de toda la vida, el irundarra Alejo Mancisidor. Sin él, logró en Pekín el segundo torneo de su carrera y, a finales de año, contrató al francés Sam Sumyk. El bretón contaba en su hoja de servicios haber mejorado a cuanta tenista había llevado. Meilen Tu, que es su pareja, Elena Likhovtseva, Vera Zvonareva y, sobre todo, la bielorrusa Victoria Azarenka, con quien, en cinco años, conquistó los Abiertos de Australia de 2012 y 2013, llegó a las finales del de Estados Unidos en esos mismos años y ocupó, durante 51 semanas, el número 1 del mundo.

De la mano de Sumyk, Muguruza ha solidificado su tenis, duro y potente, pero sobre todo ha asentado su personalidad, más fría y calculadora, más fuerte sobre la pista.

La tenista es la tercera hija de José Antonio Muguruza, un eibartarra con orígenes en Azkoitia que se marchó a Venezuela, donde hizo fortuna en el sector del metal y se casó con Scarlett Blanco. Garbiñe tiene dos hermanos, Igor y Asier, 11 y 10 años mayores.

Con 6 años se trasladaron a Barcelona pero no olvida su país natal: “Leo lo que pasa en Venezuela. Es difícil lo que está pasando. Ninguna noticia es bonita de las que leo, nada de lo que pasa es agradable”, afirmaba en los inicios de este Roland Garros.- Efe


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902