Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Alí, mucho más que un mito del deporte

La muerte del boxeador hace recordar su reivindicación por los derechos de los afroamericanos en eeuu, su negativa a ir a vietnam y la lucha final contra el párkinson

Domingo, 5 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:14h

Mohamed Alí tumba en el quinto asalto a Richard Dunn en un combate celebrado en Múnich.

Mohamed Alí tumba en el quinto asalto a Richard Dunn en un combate celebrado en Múnich. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Mohamed Alí tumba en el quinto asalto a Richard Dunn en un combate celebrado en Múnich.Mohamed Alí luchó desde 1984 contra el párkinson.
“Alí sacudió el mundo. Y el mundo es mejor gracias a él. Todos somos mejores por ello” “Ha muerto un gran hombre y hemos perdido a una leyenda y un héroe” “Fue más que un boxeador: fue campeón mundial en favor de la igualdad y la paz” “Cassius Clay es el nombre de un esclavo. Yo soy Mohamed Alí, un hombre libre”

El tres veces campeón del mundo de boxeo Mohamed Alí, que falleció ayer en un hospital de Phoenix a los 74 años, era algo más que una leyenda del deporte mundial por su compromiso político y social.

Su imagen, como la de John F. Kennedy, Marilyn Monroe, Elvis Presley o Los Beatles, estará por siempre asociada a la de una época: los años sesenta y setenta.

Alí, conocido también por Cassius Clay en los inicios de su carrera, fue tres veces campeón del mundo de los pesos pesados y campeón olímpico de los semipesados en 1960. Disputó 61 combates como profesional, con 56 victorias y 5 derrotas.

Clay nació en Louisville, Kentucky, Estados Unidos, el 17 de enero de 1942. Según sus biógrafos, su llegada al boxeo se produjo cuando tenía doce años, cuando entró de la mano de un policía y entrenador aficionado, Joe Martin, en un gimnasio poco después de que le robaran la bicicleta.

No tenía más que 18 años cuando en los Juegos Olímpicos de Roma ganó la medalla de oro de los semipesados y decidió su paso al profesionalismo. En aquellos tiempos, el boxeo estaba, en parte, tutelado por la mafia y liderado por los boxeadores Floyd Patterson y Sonny Liston.

El 25 de febrero de 1964 ganó el título mundial de los pesos pesados, después de un combate frente a Liston en el que hizo alarde de sus dos mejores virtudes pugilísticas, un rítmico juego de piernas y un golpe demoledor.

Ese año cobró aún mayor notoriedad al anunciar su conversión al Islam y el abandono de su nombre originar por el de Mohamed Alí. El púgil militaba en el movimiento Nación del Islam de Malcolm X, que proponía la liberación de los guetos negros y el fin de la segregación. Estados Unidos se sintió fascinado ante este campeón rebelde que acumulaba títulos sin cesar.

Los dos años siguientes continuó tumbando rivales. Noqueó a Patterson, a Chuvalo, a Cooper, a Brian London, a Mildenberger, a Williams y a Jerry Quarry, el orgullo de la América blanca, en el Madison Square Garden de Nueva York.

En 1967 hizo un nuevo gesto espectacular. Se negó a incorporarse al Ejército y marchar a la guerra de Vietnam. Le condenaron a cinco años por insumisión, fue suspendido tres años y le despojaron de su título.

El 26 de octubre de 1970 regresó victorioso al cuadrilátero, venciendo a Jerry Quarry, y nuevamente se dispuso a alcanzar la cima.

Barack Obama

Presidente de EEUU

floyd mayweather

Boxeador

Ban Ki-moon

Secretario general de la ONU

Mohamed alí

Exboxeador

Cuando su carrera pareció sucumbir con dos señaladas derrotas, contra Joe Frazier, el 8 de marzo de 1971, y Ken Norton, el 31 de marzo de 1973, aceptó un combate ante George Foreman en Kinshasa, Zaire, el 30 de octubre de 1974. La pelea fue seguida en todo el mundo, y fue tema de una película años después, Cuando fuimos reyes.

Desde octubre de 1974 a febrero de 1976 puso cinco veces en juego su corona y sucesivamente derrotó a Chuck Wepner, Ron Lyle, Joe Burgner, Joe Frazier y Jean Pierre Coopman. Precisamente, Frazier fue su rival en otro de sus combates más memorables, en 1975, publicitado como The Thrilla in Manilay precedido por los ataques verbales de Alí a su oponente. El de Louisville acabó haciéndose con la victoria, pero el duelo fue tan duro que afirmó que su adversario era “el mejor boxeador del mundo, después de mí”.

Finalmente, Alí perdió el título el 15 de febrero de 1978 ante Leo Spinks. La negativa de este a enfrentarse al aspirante oficial, Ken Norton, le permitió luchar de nuevo por el cetro mundial y el 15 de septiembre lo reconquistó por tercera vez ante Spinks, en el Superdome de Nueva Orleans. Poco después anunció su retirada.

Alí ganó más dinero que todos los pesos pesados anteriores juntos. En quince peleas que disputó entre 1971 y 1978 se embolsó, por ejemplo, más de 43 millones de dólares. Y como llegó, así se fue el dinero. Generosas contribuciones, fiestas legendarias, caprichos por doquier o negocios ruinosos fueron el final de parte de su fortuna.

Excepcionalmente, el 2 de octubre de 1980 volvió al ring para enfrentarse a Larry Holmes por el título del Consejo Mundial de Boxeo, un combate que perdió por abandono en el décimo asalto. Colgó los guantes definitivamente después de perder el 11 de diciembre de 1981 un combate a diez asaltos contra Trevor Berbick, en Nassau (Bahamas).

enfermedadPoco después, el 9 de septiembre de 1984, se le diagnosticó que padecía párkinson, una enfermedad degenerativa del sistema nervioso, que, según el director de la Clínica de Enfermedades Motrices de la Universidad de Columbia, doctor Stanley Fanh, tenía como causa inmediata el boxeo.

Desde entonces luchó contra la progresión del mal. Su imagen se ha hecho si acaso más célebre entre el público en este tiempo. Todavía se recuerda su emotiva presentación en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Atlanta donde no solo mostró las huellas que el párkinson estaba dejando en su cuerpo, sino que, entre aplausos y vítores, reclamó su momento en la historia del deporte.

En noviembre de 1999 asistió en Viena a la entrega de uno de los premios que le reconocían como uno de los mejores deportistas del siglo XX, tras ser elegido por un jurado internacional. Pese su abnegada voluntad, era evidente su avanzado deterioro físico.

A comienzos de 2002 recibió en Los Ángeles la estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y pidió que no la pusiesen en el suelo sino en la pared.

A finales de octubre de 2005 su hija Laila dijo que su padre seguía perdiendo la batalla contra el párkinson y que en los últimos tiempos el mal había progresado notoriamente.

Su vida fue llevada al cine en 2001 por Will Smith en la película Alí, dirigida por Michael Mann.

Ha estado casado en cuatro ocasiones, la última con Lonnie, y ha tenido ocho hijos, además de adoptar a otro. Laila Alí, la menor de sus hijos, se dedicó al boxeo como profesional (1999-2007) y en 2002 se hizo con la triple corona mundial de los supermedios (IBA, IWBF y WIBA). - Efe


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902