Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

El apocalipsis tendrá que esperar

Un año después de las elecciones ninguno de los augurios catastrofistas se ha cumplido
La normalidad política y social se impone en una Navarra que ni se hunde ni ha desaparecido

Ibai Fernandez Iban Aguinaga - Lunes, 30 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:11h

El presidente de UPN, Javier Esparza.

El presidente de UPN, Javier Esparza. (IBAN AGUINAGA)

Galería Noticia

El presidente de UPN, Javier Esparza.

Pamplona- Ironizaba esta semana el periodista Javier Lorente en los micrófonos de Onda Cero con que todavía no se habían visto refugiados cruzando el Ebro hacia el sur. Lo hacía a cuenta de las palabras de Yolanda Barcina en la última campaña electoral, en las que auguraba un “éxodo de 200.000 personas” si UPN perdía el poder. Evidentemente aquello no se ha producido. Como tampoco vivimos un periodo “similar al de la Alemania previa a Hitler”, otra de las perlas que dejó las expresidenta antes de poner rumbo a Madrid.

Ha pasado un año de las últimas elecciones forales y autonómicas, y la sociedad navarra vive el día a día desde la normalidad política y social, sin que se haya producido el apocalipsis que UPN y su entorno político, social y mediático auguraron durante la campaña electoral y los días posteriores. Un discurso del miedo que no tuvo el efecto esperado en las urnas, pero en el que algunos insisten todavía como arma de oposición, mostrando una imagen catastrófica que la propia realidad se encarga de desmentir. Navarra no ha desaparecido convertida “en una diputación de Euskal Herria”. La Ertzaintza no ha sustituido a la Policía Foral, que pese a los augurios del ministro del Interior mantiene una relación cordial con el resto de cuerpos de seguridad. El euskera no es “obligatorio para acceder a la Función Pública”. El nuevo ayuntamiento de Pamplona no ha “prohibido” los encierros ni se ha “cargado” la procesión de San Fermín. De la misma forma que la reforma fiscal no ha provocado la “probable fuga del 60% de las empresas de Navarra” que predijo el todavía hoy presidente de la Cámara de Comercio, ni la inversión empresarial extranjera ha “tachado” a la Comunidad Foral como consecuencia de las políticas “revolucionarias, comunistas y populistas” que vaticinó el presidente de UPN, Javier Esparza. La economía crece y el empleo se reduce en coherencia con el entorno. Y hasta el Parlamento sigue funcionando sin que se haya convertido en el “gaztetxe autogestionario cualquiera” que veía ya en sanfermines Roberto Jiménez.

De hecho, navarra vive con naturalidad este nuevo tiempo político. El relevo institucional ha propiciado novedades en algunos ámbitos, excesivas para quienes se oponen y también insuficientes para quienes confiaban en un cambio de mayor calado. Una realidad que sigue dando pie a la visceralidad de las palabras, grandilocuentes en muchos casos en busca del titular, y que se traduce en una confrontación dialéctica entre los que ven la botella medio llena y los que la ven medio vacía. Entre el Gobierno y la oposición parlamentaria, lo que no deja de ser otro signo de normalidad democrática.

Porque más allá del grado y profundidad de cambio que se ha producido en estos doce meses, Navarra sigue funcionando en medio de una difícil realidad económica que sigue limitando el margen de actuación institucional. El nuevo Gobierno hace lo que puede con lo que tiene. Con sus aciertos y sus errores, fijando sus propias prioridades desde la percepción de una Navarra más progresista, plural y diversa. Ni la arcadia feliz ni el apocalipsis. Solo otra forma de hacer las cosas. Tan simple como eso. Tanto como eso.

Las frases

“El resultado electoral en Navarra puede derivar en Venezuela o la Alemania de Hitler” Yolanda Barcina, Expresidenta del Gobierno

“Traerán el desempleo y el caos. Tienen un pacto vergonzante para que Navarra desaparezca” Javier Esparza, Presidente de UPN

“La reforma fiscal va a llevar a Navarra a un estancamiento y a la vuelta de la recesión” Julio Pomés, Think tank civismo

“Quieren cambiar nuestras tradiciones, cargarse la procesión y quitar el encierro” Enrique Maya, Exalcalde de Pamplona

“Navarra podría vivir un éxodo de 200.000 personas por miedo, amenazas y extorsiones” Yolanda Barcina, Expresidenta del Gobierno

“El Gobierno impone el euskera y trata como ciudadano de segunda a quien no lo habla” Javier García, Parlamentario del PP

“Van a cambiar la Policía Foral por la Ertzaintza y para ser funcionario el euskera será obligatorio” Javier Esparza, Presidente

de UPN

“Es probable que un 60% de las empresas dejen Navarra por la reforma fiscal” Javier Taberna, Presidente de la Cámara de Comercio

“Nos jugamos el modelo institucional de Navarra, que sea una diputación de Euskal Herria” Yolanda Barcina, Expresidenta del Gobierno

“Van a arruinar Navarra, aumentar el paro y provocar una fractura social sin precedentes” Ana Beltrán, Portavoz del PPN

“Los inversores van a tachar a Navarra por sus políticas revolucionarias, comunistas y populistas” Javier Esparza, Presidente de UPN

“Unidos por el rencor han hecho del Parlamento un gaztetxe autogestionario cualquiera” Roberto Jiménez, Ex secretario general del PSN


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902