Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Tribuna abierta

¿Volarlo?

Por Iñaki Anasagasti - Domingo, 29 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Imagen

Galería Noticia

Imagen

Parece algo anómalo que el Mausoleo del Valle de los Caídos siga siendo parada turística, contrasta con aquellas imágenes de la Cancillería del Reich con el símbolo de la esvástica nazi por los aires

La diferencia entre un concejal y un diputado, entre otras muchas, es que el concejal o alcalde puede decirle a su hijo que logró poner un banco en aquel paseo, o sembró un árbol en tal sitio, u organizó un maratón en el pueblo con asistencia de tres corredores etíopes. Frente a eso, un diputado o un senador puede jactarse de haber introducido una coma en una ley, denunciar un abuso o estar más o menos afortunado en un debate. Bueno, sí, exagero un poco. Por eso cuando lo que se hace desde el parlamento tiene cierto éxito, uno se alegra doblemente.

Ha sido noticia el que por primera vez una resolución judicial reconoce los fusilamientos del franquismo y autoriza la extracción de los restos de dos republicanos asesinados y enterrados en la cripta de la Basílica del Valle de los Caídos. De esta noticia me enteré por Silvia Navarro que es presidenta de una Asociación de Familiares de Republicanos del Valle de los Caídos. Me lo decía en dos líneas el 10 de mayo: ”Por fin tenemos una sentencia favorable a la exhumación de dos de nuestros familiares enterrados en el Valle. Como ve, hemos hecho buen uso de los fondos que nos hizo llegar Ud. a través de aquel programa de televisión. Gracias”.

Pues sí. En mayo de 2014, Risto Mejide me invitó a su programa Viajando con Chester. El entrevistador te hacía una entrevista y al final preguntaba dónde querías que fuese el dinero que el público pujaba y pagaba por el sillón en el que estábamos sentados;en mi caso, un Chester forrado con el Guernica de Picasso. Me dieron ganas de llevármelo, pero le dije que lo que se recaudara fuera a la Asociación de Familiares de Republicanos del Valle, entre ellos de muchos vascos enterrados sin permiso familiar alguno. Y la gotita hizo un poco de océano.

Un día, viendo ese buen programa de ETB, Todos los apellidos vascos, me enteré de que el tío abuelo del presentador Iñaki López estaba enterrado en el Valle sin que la familia lo supiera. El hombre se enteró ese día y se quedó con la boca abierta. Como le vi impresionado por el dato le llamé y escribí para que nos ayudara y recibiera y entrevistara en su exitoso programa de La Sexta a esta Asociación que tan altruistamente está haciendo el buen trabajo que he descrito. Hasta hoy. Ni caso. Ni contestar. No sé. Hay ciertas personas que pasan Pancorbo y se emborrachan con tan efímeros triunfos. Una pena. Al parecer es más interesante entrevistar a Revilla que hacer este buen servicio público.

La resolución judicial confirma un antes y un después en el caso de los dos sindicalistas de CNT a exhumar en el Valle de los Caídos. “Lo es desde el momento en que la Justicia reconoce un derecho a una familia, a dos personas inhumadas en la mayor fosa común de España”, acaba de comentar la profesora de Historia de la Universidad de Barcelona Queralt Solé. Paco Etxeberria, en referencia a los vascos, dice que los más de mil restos trasladados desde el País Vasco proceden en su mayoría de combatientes en esta zona cuyas identidades se desconocen”. También dice que “la sentencia se ha producido en la jurisdicción civil, no en la penal”.

El caso es que la realidad es la que es. Un monumento funerario construido por el dictador a su mayor honor y gloria, con la sangre, el sudor y las lágrimas de miles de represaliados y que ahí sigue, entre otras razones, por la pusilanimidad de Ramón Jauregui, quien siendo ministro de la Presidencia del último gobierno de Zapatero quiso llegar a un acuerdo con el PP en relación con este inmenso mamotreto y con la exhumación discreta de los restos del dictador, el único no caído enterrado en el Valle de los Caídos. Hay que ser ingenuo o muy tonto para creer que los descendientes del franquismo podían acordar nada en relación con esto. Y lo podíamos haber sacado adelante los demás partidos. Pero no quiso. Luego se extraña de que el ciudadano no haya visto en el PSOE el partido de aquellos fusilados que gritaban en su último momento “¡Viva la República!”.

El PNV siempre ha solicitado que se haga un parque temático de la memoria, pero con el dictador fuera o, como dije un poco irresponsablemente, que se vuele. Por decirlo y escribirlo en este periódico me gané una querella de un millón de pesetas, que afortunadamente mi partido pagó y que posteriormente recuperó gracias a que el Supremo sobreseyó el caso. Me pasó algo parecido con la AVT.

El caso es que aprobada la Ley de la Memoria Histórica parece algo anómalo que ese mausoleo siga siendo una parada turística. Se va a El Escorial y se hace una paradita en el Valle, se sacan fotos y se cuenta luego en casa. Todo, como se ve, inocente y amable. Hace años, una de las muchas iniciativas para acabar con esto partió de un senador de IU y el trámite fue el siguiente:

El senador recordó que el monumento es propiedad del Estado y que la sociedad tiene por tanto derecho a opinar qué hacer con él. Mientras no se actúa, nos aseguró que “los grupos de ultraderecha campan a sus anchas” y se celebran “muchos días” misas en las que se recuerda “al hermano Francisco”. “No es un benedictino, es el generalísimo Franco”, dijo, para preguntarnos a los senadores: “¿Se imaginan que en la catedral de Colonia se recordase en una misa al hermano Adolf?”.

Por parte del PSOE, Enrique Cascallana defendió una enmienda de su grupo a la moción, aceptada, y por la que se incluía entre los objetivos de la reforma del monumento el de rehabilitar y honrar a todos los muertos en la guerra y por el franquismo y el de fomentar la reconciliación. En una línea similar se expresó el senador de CiU Josep Maldonado, quien lamentó que sea necesario darle un “toque de atención” al gobierno por no haber transformado ya el Valle de los Caídos.

Cuando me tocó el turno, desde el escaño, se me ocurrió ironizar con la voladura del Valle. Dije así: “Nos ha gustado la intervención del señor Nuet, incluso el tono. ¡Parecía usted un benedictino! Yo hubiera sido mucho más radical en un tema como este. En fin, es mejor tratar este tipo de cosas con cierta calma, sobre todo porque es evidente que es una magnífica fotografía de lo que ha sido la transición política española, que no fue una ruptura, sino una mala reforma. No es muy comprensible que, 40 años después del fallecimiento del dictador, estemos hablando del Valle de los Caídos y sobre todo de que estén presentes allí los restos del propio dictador. No es muy presentable que 35 años después, como me comentó el senador Bofill, se tuvieran que manifestar en la Puerta del Sol reivindicando que el juicio al presidente de la Generalitat Lluís Companys sea anulado. Es algo absolutamente incompresible. No es muy comprensible que la Junta de Andalucía aprobara un tipo de bonificación a personas, sobre todo mujeres, que fueron perseguidas y que les cortaron el pelo al cero. Y no es muy comprensible el hecho de que los nietos del dictador se paseen por la televisión y se les rían sus gracias. No, no es muy comprensible y por eso nosotros nunca hemos creído en eso de la modélica transición política española, porque esto es un fiel reflejo de que no fue tan modélica gracias a las tragaderas de algunos. En fin, nosotros estamos más con lo que decía nuestro amigo José Antonio Labordeta, recientemente fallecido: que había que lograr que, con el tiempo, aquellos caballeros mutilados tan respetados, frente a aquellos -perdone, presidente la expresión, lo decía Labordeta- putos rojos separatistas renqueantes, tuvieran el estatus que tenían que tener. Y, sin embargo, en 35 años todavía hay cosas pendientes, como este anacronismo del Valle, sobre todo porque es un símbolo del franquismo hecho con el sudor y la sangre de los propios republicanos. Al dirigente de mi partido Juan de Ajuriaguerra, le querían obligar a ir al Valle de los Caídos a trabajar con aquella famosa y maldita fórmula de la redención de penas por el trabajo, pero se negó y acabó su estancia carcelaria después de haber sido condenado a muerte, en Canarias en 1943. Finalizo, señor presidente;yo soy más radical en todo esto. Fíjese, recuerdo aquella película de El Puente sobre el río Kwai, cuyo coronel acaba volando el puente sobre el río Kwai, que habían construido;o esas imágenes de la Cancillería del Reich siendo volada con el símbolo de la esvástica nazi por los aires. Pero igual, si se vuela, el hermano Francisco se despierta y tampoco conviene. Por tanto, vamos a apoyar esta moción, que es más sensata”.

Al poco, fui al Valle de los Caídos un domingo. Quien me había presentado la querella, y que allí estaba, me dijo que era intolerable lo de la voladura. Le dije que se trataba de una ironía parlamentaria y que lo intolerable era que a un asesino se le tuviera en el altar mayor de aquella Basílica y se le rindiera culto.

Así están las cosas 40 años después de la muerte del general, en su cama y torturado por su yerno. España sigue siendo diferente.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902