Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
giro de Italia

Nibali, siempre Nibali

El siciliano, valiente y ambicioso al extremo, conquista el Giro de Italia, donde Chaves, desfondado, cede el rosa y Valverde se enrosca en el podio

César Ortuzar - Domingo, 29 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:12h

A falta del cierre de hoy en Turín, Vincenzo Nibali se enfunda la maglia rosa que le acredita como ganador del Giro de Italia.

A falta del cierre de hoy en Turín, Vincenzo Nibali se enfunda la maglia rosa que le acredita como ganador del Giro de Italia. (Foto: Efe)

Galería Noticia

A falta del cierre de hoy en Turín, Vincenzo Nibali se enfunda la maglia rosa que le acredita como ganador del Giro de Italia.

donostia- En medio de la euforia, de un puño al cielo, de la alegría que reventó en Sant’Anna di Vinadio, cuando se supo rosa por el pinganillo, conquistador del Giro, Vincenzo Nibali recibió el abrazo de los padres de Esteban Chaves. La madre vestía de rosa, el color con el que su hijo afrontó el día. Su madre iba a juego. La familia unida. En la salud y en la enfermedad. Amor de madre. En la victoria y en la derrota. Nibali atendió con ternura a los padres de Chaves. Les consoló. En esa conversación, corta, se concentró toda la energía y el sentimiento del Giro, una carrera arrebatadora, capaz de conmocionar los sentidos, de tumbarlos por la emotividad. Stendhal y su síndrome florentino se pasearon por los Alpes, las montañas imponentes donde se enmarcó la magnífica obra de Vincenzo Nibali que pintó su Capilla Sixtina, un fresco maravilloso al aire libre. El siciliano es un hombre del renacimiento. Un iluminado. Volvió de entre los muertos en un final sin parangón que le entronizó en el templo rosa. No hay centinelas hay esposas ni grilletes que detengan la ambición del italiano, que posee el carácter de los gigantes, el perfume de los grandes campeones y el empuje salvaje del orgullo. Nibali es un tipo único, un ciclista a toque de corneta, indomable, que corre con las tripas. Desde las entrañas. Ese afán por el triunfo, su inconformismo. “Ataqué sin miedo a perder, sin miedo a ganar tampoco”, dijo Nibali, le tiñó de rosa en otra etapa para los incunables.

En esas líneas de la historia, en el libreto de la Lombarda, se coloreó Nibali y palideció Esteban Chaves, desconchado, desvencijado el último día de competición antes del desfile por Turín. Nibali, desatado, crucificó al colombiano en la Lombarda, donde salió del rebufo de Scarponi, su zapatero. Le puso las botas de siete leguas a casi 2.000 metros de altitud y el italiano camino a zancadas de rabia, el viento del valle dándole palmadas, ululándole que no parara. Susurrándole frenesí. Chaves, taciturno, se encerró en la habitación del pánico con Valverde. Kruijswijk, con una costilla fisurada, comenzó su penitencia. El podio, cruel el Giro, también le abandonó al holandés.

Nibali abrió un hueco. El abismo para Chaves, con el rostro estropeado por el esfuerzo. Ninguna máscara podía camuflarle el dolor al colombiano, atravesado, la batería en la reserva. La maglia rosa estaba en la maleta de viaje de Nibali, ligero de equipaje, el molinillo ventilando, la mandíbula tensa, el compás preciso. El Astana había dispuesto el efecto dominó para catapultar a Nibali. El relevo de Scarponi lo tomó Tanel Kangert, el segundo sherpa de Nibali, que tamborileó los dedos a la espera de que asomara su líder, que corría sin sombra. El estonio, que fue partícipe de la fuga que dio el triunfo del día a Taaramae, dedicada a Zakarin, y la maglia azzurra, la del mejor escalador del Giro, a un fantástico Mikel Nieve, sacrificó su fuerzas por un bien mayor. Un último servicio por la causa.

nibali no dudaEl Giro se contaba en segundos, en el vuelo rapaz de Nibali y en el plomo de Chaves, una náufrago abrazado a Valverde. El siciliano coronó la Lombarda y se fue en picado. Halcón peregrino. Un descenso a velocidad terminal. Ni un pestañeo, ni una duda. Chaves, ahogado. El colombiano, que había recibido unas migas de ayuda de Urán, no pudo seguir el rastro de su compatriota y de Valverde. Nibali estaba devorando el Giro a dentelladas. El Tiburón de Messina haciendo presa en la leyenda. Poseído por el espíritu de los testarudos, de los que nunca están dispuestos a ceder, de los que siempre están presentes para alistarse al barco de los imposibles, Nibali continuó pedaleando para enfilar el pasillo de pasión que le embocaba hacia su segundo Giro. Convencido, resucitado, el siciliano despiezó la esperanza de Chaves, que tuvo que agarrarse a la dignidad en plena crisis al igual que Kruijswijk, vencido por Valverde.

Nibali, que de no existir habría que inventarlo, había volcado el Giro. De nuevo patas arriba todo el mobiliario. La sacudida derribó a Chaves, que sabía que la maglia rosa ya no era suya, que abrigaba el celeste de Nibali, su bandera de Italia cruzándole la pechera. Garibaldi entre tifosis, en éxtasis. El paso de Vincenzo entre la cuneta que lo venera, era el de un general con el alma de guerrillero. La figura de Chaves, masticando la impotencia, no entraba en el retrovisor del Nibali. Demasiado lejos. A Nibali no le seguía ni con un catalejo Chaves, que suspiraba porque Valverde no le adelantara en el cajón. El siciliano, enlazado el Giro de Italia, estrangulándolo de fuerte que lo agarraba, corría hacia la historia y la memoria, hacia las conversaciones de tasca que contarán una y mil veces sus hazañas, su bravura, su irrefrenable deseo de victoria, su negación ante la derrota. No sabe Nibali vivir de rodillas, por eso le gusta poner a la gente en pie. ¡Bravo! Grandioso, como el Giro.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902