Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Colaboración

La asistencia sanitaria y la universidad en un contexto bilingüe

Por Karlos Ibarguren y Aitor Montes - Sábado, 28 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 07:41h

El País Vasco es una sociedad bilingüe que ha hecho una apuesta firme y clara por el bilingüismo como uno de los pilares de la convivencia. En este contexto, el sistema de salud juega un papel esencial en el proceso de normalización lingüística y de vertebración social, dada su magnitud, su volumen y complejidad (Osakidetza es la empresa más grande de Euskadi), su prestigio (es el ente público mejor valorado) y la importancia de su actividad, que no es otra que garantizar el derecho a la salud, pilar indispensable de nuestro bienestar. Sin embargo, no se han realizado grandes avances en este ámbito, y existen discrepancias y desacuerdos sobre la situación del euskera en la sanidad.

Osakidetza ha desarrollado los Planes de Euskera como herramienta para mejorar la calidad asistencial y proteger los derechos lingüísticos de los ciudadanos. El II Plan de Euskera tiene como referencia el marco legal, en concreto el Decreto 67/2003. Aunque reconocen las peculiaridades del ámbito sanitario, esto es, la trascendencia de la atención médica, y establecen la comunicación como parámetro fundamental de la calidad asistencial, en realidad separan el idioma (el euskera) de la práctica clínica. La elaboración y gestión del Plan de Euskera, durante muchos años, se ha delegado en un Servicio de Euskera limitado y dependiente de la dirección de RRHH, en lugar de depender de la dirección de asistencia sanitaria o de la dirección general, sin la adecuada colaboración o implicación de los profesionales sanitarios. Se ha limitado a aumentar el porcentaje de trabajadores con perfiles lingüísticos. Desgraciadamente, hoy día no está garantizada la atención en su idioma a ningún paciente que la quiera recibir en euskara, ni siquiera a los colectivos más vulnerables como menores, ancianos o personas con problemas de salud mental. O expresándolo a la inversa, solo se garantiza a las personas que lo soliciten en castellano. Este plan, elaborado sin la participación de los agentes sociales ni las personas que trabajan diariamente en Osakidetza, ha negado recursos para aprender y formarse en euskera y ha desmotivado a personas conscientes de la importancia del idioma en la calidad y la seguridad clínica.

Uno de los paradigmas actuales es la medicina basada en la evidencia, definida como el uso consciente, explícito y juicioso de la mejor evidencia actual disponible, adaptada a las preferencias y valores del paciente. Es un reto cada vez más difícil para los profesionales de la salud. Por una parte, es prácticamente imposible mantener el conocimiento médico al día, o precisar cual es realmente la evidencia disponible. Citando a Popper, nuestro conocimiento es finito, pero nuestra ignorancia es infinita. No se puede estar seguro de las consecuencias de nuestras intervenciones, solo estrechar los márgenes de la indertidumbre. En este sentido, los meta-análisis y guías clínicas constituyen un apoyo imprescindible para la actividad sanitaria, pero la experiencia clínica y los valores de los pacientes también lo son. Por otra parte, no es tan sencillo pasar de la evidencia a la implementación, de la teoría a la práctica. El modelo basado en la evidencia no es la solución para todas las cuestiones clínicas ni todos los retos sanitarios. Implementar un servicio bilingüe es una intervención compleja con múltiples variables y componentes, que exige evaluar las interacciones dinámicas entre las organizaciones y los profesionales implicados, así como estas influyen en los cambios culturales y de comportamiento de los mismos.

La evidencia médica disponible establece que la asistencia de calidad es la que se ofrece en el idioma del paciente. El sistema vasco de salud se enfrenta por tanto al reto de ofrecer un servicio bilingüe de calidad en una sociedad bilingüe, siguiendo el modelo de atención centrada en el paciente y la asistencia sanitaria integrada. Teniendo en cuenta la necesidad de optimizar unos recursos en una realidad de cambio constante, debemos saber cómo hacerlo de forma eficaz, eficiente y aceptable. Sería conveniente conocer las propuestas y programas de implementación en otros contextos bilingües o plurilingües como el estadounidense, canadiense o galés, referencias en el ámbito internacional, en el que el País Vasco no se tiene en cuenta ni es citado, porque, esencialmente, no se ha hecho nada digno de consideración.

No hay que olvidar que Osakidetza no es un ente aislado. La sanidad se nutre de profesionales que proceden de la universidad. Necesitamos un cambio de cultura global, imbricado desde el inicio en la formación, con el fin de disponer de trabajadores cualificados que sepan no solo adaptarse sino gestionar el cambio mediante el liderazgo y la implicación activa con los valores de nuestra sociedad. Incorporar en el proceso formativo la importancia del idioma en la atención sociosanitaria es esencial. Esto exige un trabajo conjunto entre la universidad vasca y el Servicio Vasco de Salud, desde una perspectiva multidisciplinar, que nos ofrezca la posibilidad de ofrecer un servicio sanitario de calidad en un contexto bilingüe. Más allá de la mera emulación, mediante el trabajo colaborativo ser una referencia a nivel internacional.


Médico de emergencias, presidente de la OEE y médico de familia respectivamente


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902