Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Obama pide en Hiroshima que la tragedia atómica no caiga en el olvido

El presidente de EEUU pudo conocer a dos de los supervivientes de la matanza que provocó la bomba atómica

Ramón Abarca - Sábado, 28 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Obama abraza a unos de los supervivientes de la bomba atómica lanzada por EEUU sobre Hiroshima.

Obama abraza a unos de los supervivientes de la bomba atómica lanzada por EEUU sobre Hiroshima. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Obama abraza a unos de los supervivientes de la bomba atómica lanzada por EEUU sobre Hiroshima.Obama, Shinzo Abe y Fumio Kishidaa, en el Parque de la Paz.

Hiroshima- Barack Obama hizo ayer historia al convertirse en el primer presidente de EEUU en visitar Hiroshima, la ciudad nipona víctima de la primera bomba atómica, donde pidió que la tragedia nunca se olvide. Obama pasó poco menos de una hora en el Parque de la Paz, construido en el epicentro de la explosión que arrasó la ciudad y acabó con 140.000 vidas el 6 de agosto de 1945, pero su visita estuvo cargada de un enorme simbolismo. Se trataba de un gesto muy esperado en Japón sobre todo entre los hibakusha, como se conoce a los supervivientes de la bomba atómica, siete de los cuales asistieron a la ceremonia, celebrada al caer la tarde.

Como estaba previsto, no hubo una disculpa pero el profundo y elaborado discurso de Obama, que estuvo repleto de referencias morales, reflexionó sobre la tragedia y rindió homenaje a las víctimas. “Era una mañana luminosa y sin nubes. La muerte cayó del cielo y el mundo cambió”, dijo el presidente al comenzar un discurso pronunciado al aire libre ante unas 70 personas y con la impresionante vista de las ruinas de la cúpula Gembaku, símbolo de la destrucción, como fondo.

Obama habló de “las voces de las víctimas” y destacó la necesidad de “mantener viva su memoria, porque alimenta nuestra imaginación, nos permite cambiar y nos da esperanzas sobre un futuro mejor”. Antes de su discurso, Obama hizo a una ofrenda floral ante un cenotafio de forma arqueada en memoria a las víctimas donde reza la inscripción “descansad en paz, no permitiremos que esto vuelva a ocurrir” y visitó brevemente el Museo de la Paz, donde se cuenta de manera explícita el efecto de la bomba sobre la ciudad y sus habitantes.

“Hemos conocido la agonía de la guerra. Permitidnos ahora encontrar juntos la valentía para difundir la paz y conseguir un mundo sin armas nucleares”, escribió el presidente en el libro de visitantes.

En todo momento Obama estuvo acompañado por el primer ministro nipón, Shinzo Abe, que aseguró en su discurso que “nunca deberá repetirse lo que sucedió en Hiroshima y Nagasaki”, ciudad que fue atacada tres días después también con una bomba atómica por EEUU y en la que fallecieron 74.000 personas.

La imagen era poderosa. Juntos en el lugar de la tragedia los líderes del único país que ha sido víctima de la bomba atómica y del único que ha llevado a cabo un ataque nuclear. El momento más emotivo del día fue cuando el presidente estadounidense se acercó a saludar a algunos de los supervivientes. Entre ellos, Sunao Tusboi, de 91 años y en cuyo rostro todavía son visibles las quemaduras que sufrió por la bomba, quien le dijo a Obama que su discurso “lleno de referencias a la felicidad y el bienestar” le había hecho “sentir más joven”, lo que hizo reír al presidente.

También pudo hablar con él Shigeaki Mori, de 79 años, que reconoció que se sintió superado por la situación por lo que Obama le dio un abrazo cariñoso. Mori, que consiguió sobrevivir a bombardeo siendo un niño, luchó durante años para que doce militares estadounidenses que fallecieron en prisión en Hiroshima durante el ataque fueran reconocidos como víctimas. A pesar de que el Parque de la Paz permaneció cerrado todo el día por razones de seguridad, la ciudad se volcó con la visita y miles de personas se concentraron a pesar del calor en los alrededores del recinto mientras que otras dieron la bienvenida a Obama a su paso. Ha sido una visita muy esperada por Japón, según reconoció Abe que aseguró que “estrecha aún más la relación de amistad entre antiguos enemigos”.

En EEUU, donde se sostiene que los ataques nucleares pusieron fin a la II Guerra Mundial, el viaje se ha vivido con cierta polémica por lo que Obama ha aprovechado para hacerla al final de su mandato y tras asistir a la cumbre de líderes del G7 celebrada en el parque natural de Ise-Shima, en el centro de Japón. Aunque es el primer presidente en el cargo en visitar Hiroshima, el demócrata Jimmy Carter lo hizo como expresidente en 1984, años después de dejar el cargo, mientras que el republicano Richard Nixon acudió en 1964, cuatro años antes de convertirse en presidente de los EEUU.

Pero no todos fueron tan benévolos con el presidente norteamericano. El periódico Chugoku Shimbun, el principal diario local que se edita en Hiroshima, pidió ayer al presidente Obama que escuche a las víctimas de la bomba atómica lanzada por el ejército de Estados Unidos en 1945, durante su visita a la ciudad nipona. En un editorial publicado en inglés, el Chugoku Shimbun, en circulación desde 1892 y con una tirada de más de 600.000 ejemplares diarios, urgió al mandatario de EEUU a escuchar el punto de vista de la población de Hiroshima, que sufrió el primer ataque nuclear de la historia.

“El pueblo de Hiroshima estará observando de cerca al presidente de Estados Unidos y escrutando si verdaderamente quiere avanzar en la abolición de las armas nucleares”, reza el texto que se extiende a lo largo de cuatro páginas.

Con motivo de la llegada de Obama, el diario publicó también los testimonios de varios supervivientes y fotografías de quienes habitaban en 1945 en la zona cero del ataque, un área que visitaría el líder estadounidense.

El Chugoku Shimbun, cuyas instalaciones se encontraban a un kilómetro de la zona cero del ataque, perdió a 114 trabajadores, el tercio de su plantilla, y no se imprimió de nuevo hasta la edición del 9 de agosto de 1945.

Japón, además de víctima, verdugoJapón no fue solo víctima en esa guerra, también uno de los más sangrientos verdugos. El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, aprovechó ayer la visita de Obama, a Hiroshima, para recordar la matanza de Nankín (China) por parte de tropas japonesas en 1937-38 y subrayar que los “infractores no deben evadir sus responsabilidades”. “Hiroshima merece atención, de la misma forma que Nankín. Las víctimas merecen compasión, pero los infractores no deben evadir sus responsabilidades”, dijo este viernes Wang en una intervención en el Ministerio de Exteriores de Pekín.

Así, China volvía a instar ayer a Japón a que asuma su responsabilidad por la matanza de la ciudad de Nankín, donde tropas japonesas asesinaron entre 1937 y 1938 a más de 300.000 personas, según Pekín.

Aunque desde 1945 Tokio ha pedido perdón en varias ocasiones por el “sufrimiento” provocado por sus políticas imperialistas y militaristas de los años 30 y 40, en China y Corea del Sur no se han considerado unas disculpas lo suficientemente sinceras, y Pekín denuncia con frecuencia los abusos de Japón durante la invasión de su territorio antes y durante la II Guerra Mundial.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902