Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Tesoros de la Rioja Alavesa

LAS TIERRAS DEL VINO VASCO SE HAN CONVERTIDO EN UN RECLAMO PARA EL TURISMO TANTO
ESTATAL COMO EXTRANJERO. A TRAVÉS DE CUATRO PROPUESTAS DESCUBRIMOS EL SUR DE
| Euskadi

Viernes, 27 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:14h

Gonzalo Sáenz de Samaniego en su Wine Bar de Ostatu, Chari García ante sus vinos en Los Parajes, Juanan Gómez Antuñano en la parrilla de Villa Lucía y Marisa Martínez en el espacio degustación de Campillo.

Gonzalo Sáenz de Samaniego en su Wine Bar de Ostatu, Chari García ante sus vinos en Los Parajes, Juanan Gómez Antuñano en la parrilla de Villa Lucía y Marisa Martínez en el espacio degustación de Campillo. (Josema Azpeitia / Ondojan.com)

Galería Noticia

Gonzalo Sáenz de Samaniego en su Wine Bar de Ostatu, Chari García ante sus vinos en Los Parajes, Juanan Gómez Antuñano en la parrilla de Villa Lucía y Marisa Martínez en el espacio degustación de Campillo.

Las vistas que se contemplan desde la delantera del Wine Bar de las bodegas Ostatu, sito a pie de la carretera N-232, en la localidad de Samaniego, muestran claramente, según Gonzalo Sáenz de Samaniego, responsable de la misma, la especificidad de la Rioja Alavesa. Al fondo aparecen las tierras de la Rioja Alta, formadas en gran parte por sedimentos que ha ido arrastrando el río Ebro, más húmedas, más llanas, más bajas y claramente faltas de la estratégica protección que brinda, justo detrás nuestro, la Sierra de Cantabria. “Aunque hoy en día somos el 25% de la Denominación, aquí, en la Rioja Alavesa, es donde empezó todo”, comenta con un leve deje de amargura Sáenz de Samaniego, que ejerció de consejero de Agricultura durante dos legislaturas del Gobierno Ibarretxe y no puede evitar mirar de reojo a Artadi y al movimiento (sísmico en cierto modo) que esta bodega y su desanexión de la DO Rioja han originado en las tierras del sur de Araba. El bodeguero augura futuras bajas, y lo ve comprensible ante una situación en la que los productores alaveses pierden día a día peso específico en la Denominación.

Pero no estamos aquí para escribir una tesis doctoral sobre la conveniencia o no de la permanencia de este trozo de Araba en La Rioja, sino para acercar esta zona de nuestro país a nuestros lectores y recomendarles cuatro tesoros de la misma que destacamos hoy entre los cientos de bodegas, hoteles y restaurantes que encontraremos en la región vitivinícola vasca, no porque sean mejores que el resto, sino porque son algunas de las que hemos podido visitar recientemente y un simple artículo no da para más. Además, al seleccionar cuatro opciones, el lector o lectora que se aventure a traspasar el puerto de Herrera puede abarcarlas en el espacio de un fin de semana.

Comenzamos con el establecimiento comentado al inicio del artículo: el Wine Bar que Bodegas Ostatu de Samaniego ha abierto recientemente a pie de carretera. “Era una necesidad”, comenta Sáenz de Samaniego, “ya que cada vez contamos con más turismo enológico y hay un público cada vez más interesado en catar y comprar vinos directamente en la bodega. De hecho, el público extranjero en general y el francés en particular, muchas veces declina la posibilidad de visitar la bodega y pasa directamente a la cata y compra de vinos. Y aunque todavía no nos podemos permitir el destinar una persona solo para que se ocupe de la tienda-bar, nuestras oficinas se encuentran en el mismo espacio, con lo que siempre hay alguien dispuesto a atender y servir a las visitas que puedan llegar”.

El Wine Bar Ostatu es un agradable espacio en el que los actuales responsables de Ostatu, segunda generación de la bodega puesta en marcha por sus padres, han creado una zona expositiva en la que los clientes pueden observar todos la gama de vinos de la casa, así como paneles que explican sus características técnicas y organolépticas, y una zona de cata en la que se realizan las degustaciones. También puede visitarse la bodega, que cuenta con 37 hectáreas de viñedo propio, y si pillan a Gonzalo en un día relajado y con tiempo, hasta pueden tratar de convencerle para que les enseñe la vieja bodega original de la familia, sita a poco más de 200 metros, con calados que tienen siglos de antigüedad. Sin duda, otro tesoro.

Siguiendo con nuestras recomendaciones para un fin de semana a la riojana, la segunda bodega que hemos visitado recientemente, Campillo, en el exterior de Laguardia, supone un modelo radicalmente diferente a Ostatu. Por una parte, le dobla en viñedos y producción, con 80 hectáreas de viñedos propios, y por otra, cuenta con el paraguas que supone pertenecer al grupo Faustino, uno de los principales productores de la Rioja Alavesa. Julio Faustino Martínez inauguró esta bodega en 1990 y, adelantándose a su tiempo, la preparó para el enoturismo, dotándole de una estructura de gran vistosidad y unos balcones interiores que ofrecen unas espectaculares vistas sobre sus salas de crianza y su botellero con capacidad para dos millones de botellas.

Como no sólo de vino vive el hombre (ni la mujer, claro), nuestras dos últimas recomendaciones corresponden a sendos restaurantes también situados, al igual que Campillo, en Laguardia. La primera es el hotel-restaurante Los Parajes. La propietaria del mismo, Chari García, decidió hace seis años y en plena crisis echarse a la piscina, reformar completamente el viejo restaurante familiar, excavar sus bajos aprovechando las cuevas, bodegas y galerías subterráneas que había bajo el mismo, y convertirlo en un hotel con 18 habitaciones de lujo (a un precio medio de 150 euros) y un restaurante lleno de túneles, galerías, pasadizos… con gran encanto en el que es un placer perderse. La cocina, correcta y tradicional con toques personales, ofrece sugerencias de temporada, carnes y pescados, y elaboraciones tradicionales como los callos caseros, el pichón de caza o el solomillo al barro, entre otras.

Nuestra última recomendación es el restaurante que se encuentra en el Centro de Interpretación del Vino Villa Lucía, también en Laguardia. En este interesante espacio, el empresario Juanma Lavín ha creado un complejo dedicado al vino con bar, zonas expositivas y un excelente restaurante dirigido por el chef galdakaotarra Juanan Gómez Antuñano, formado en Echaurren y en el adyacente hotel Villa Laguardia (también dirigido por Lavín). Antuñano acaba de instalar una hermosa parrilla en el restaurante donde asa excelentes carnes de ternero riojano, chuletas de viejo, verduras y pescados, y ofrece una atractiva carta con divertidas ensaladas, espectaculares brochetas de añojo y unos postres que le transportan a uno al cielo riojano, sin olvidar especialidades regionales inevitables, aunque siempre bienvenidas como las agradecidas chuletillas de cordero al sarmiento, que también podríamos considerar un “tesoro” más de La Rioja. ‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902