Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Otro verano de despachos

el gipuzkoa basket, en una situación económica cada vez más delicada, de nuevo debe estar pendiente de renuncias ajenas para saber si puede continuar en la liga acb

Un reportaje de Néstor Rodríguez. Fotografía Iker Azurmendi - Miércoles, 25 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:11h

David Doblas lanza una camiseta al público al término del último partido en Illunbe.

Galería Noticia

David Doblas lanza una camiseta al público al término del último partido en Illunbe.

la historia se repite. Por tercera vez en cuatro años, el Gipuzkoa Basket ha perdido la categoría en la cancha, pero las altas exigencias económicas que deben asumir los equipos que suben de la LEB Oro a la ACB -alrededor de siete millones de euros entre el canon de entrada, el fondo de ascensos y descensos y otros conceptos- han permitido al club guipuzcoano mantenerse tanto en 2013 como en 2015 debido a las renuncias ajenas. Que vuelva a suceder es una posibilidad, aunque este verano hay más factores a tener en cuenta: por un lado, el ascenso pactado del Ourense y, por otro, la posibilidad de que este año se anule el canon de ascenso, cifrado en 3,7 millones. Además, habrá que ver la propia situación económica del GBC, más difícil que en anteriores veranos.

tres renunciasComo colista, el GBC necesita que renuncien hasta tres equipos: el Ourense, el Palencia (fue el campeón de la LEB Oro y, por tanto, logró el ascenso directo a la ACB), y el ganador de la final que están disputando el Melilla y el Huesca, con ventaja para los melillenses por 2-0. El Palencia ya ha dicho públicamente que si no cambian las condiciones económicas no podrá subir, mientras que se desconoce aún lo que pasaría con el Melilla y el Huesca, aunque al parecer los primeros sí tendrían opciones de afrontar el desembolso económico en caso de acabar ganando la final.

En cuanto al Ourense, tiene la plaza garantizada tras el acuerdo que alcanzó el pasado verano con la ACB... siempre y cuando ponga el dinero, cosa que ahora mismo no está garantizado. Según publicaron ayer en la prensa gallega, el 3 de junio hay un Pleno en el Ayuntamiento en el que deben aprobar la ayuda al equipo. Si finalmente hay aportación institucional, el Ourense subirá y el GBC se irá a la LEB Oro. El 15 de junio es la fecha límite para que los equipos de LEB pongan el dinero estipulado en la ACB.

el canon, en el aireLas dificultades de Ourense, Palencia y Melilla o Huesca serían mucho menores si finalmente se suprime el canon de ascenso a la ACB, cifrado en 3,7 millones. El Tribunal de Competencia emitió un dictamen favorable a la anulación del canon, aunque la ACB se reunió hace poco y los clubes acordaron que se mantendrá. Por tanto, es una cuestión que a día de hoy está en el aire, aunque parece complicado que este verano se anule el canon. Quizás sea un asunto que acabe en los juzgados y otro año acabe suprimiéndose.

autocrítica y planEn este sentido, se prevé de nuevo una postemporada de despachos, algo que se ha convertido en una triste rutina, ya que a día de hoy la realidad es que el GBC no sabe en qué categoría jugará el año que viene. Para el 15 de junio la duda debería estar resuelta, pero no siempre ha sido así y, además, en caso de que renuncien los tres equipos que suben de la LEB Oro, el GBC se tendría que someter a una auditoría por parte de la ACB, lo que alargaría el proceso unos cuantos días más. Sin embargo, en esta ocasión el club guipuzcoano, tras una campaña tan mala en la que ha tocado fondo en todos los sentidos, debe primero hacer autocrítica, explicar cuál es su situación y dar a conocer una hoja de ruta: es decir, si aspira a seguir en la ACB pese a los continuos descensos sufridos últimamente o si prefiere bajar un escalón y comenzar así en la LEB una reconstrucción que se antoja necesaria.

situación económicaEn este sentido, habrá que ver cómo está la economía del Gipuzkoa Basket. Después de que Jaume Ponsarnau desvelara que el año pasado le llegaron a deber hasta seis mensualidades -lo que se puede extender al resto de la plantilla, técnicos y trabajadores-, se empezó a sospechar que la situación económica era bastante peor que los “pequeños problemas de tesorería” a los que ha solido hacer referencia habitualmente Nekane Arzallus.

Esta temporada, que comenzó con el decidido apoyo de la Diputación y la entrada de un patrocinador como Grupo Reta, debía ser la de la recuperación tanto deportiva como económica, pero la realidad ha sido bien distinta en los dos ámbitos. Además de protagonizar en la cancha la peor temporada de su historia, el club ha aumentado sus deudas debido al gasto extra que ha tenido que hacer a lo largo del curso -hasta seis fichajes entre diciembre y abril- y al escaso dinero que ha recaudado en abonos y taquilla, ya que es, con diferencia el club de ACB que menos aficionados ha llevado a su pabellón. La situación económica del GBC es, ahora mismo, una incógnita.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902