Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Olatu Talka

Fin de fiesta a cubierto

La lluvia no pudo con la última jornada de Olatu Talka, aunque el festival slow que estaba previsto que se celebrara en el paseo de La Concha se tuvo que refugiar en el túnel del Antiguo.

Un reportaje de Marta Esnaola. Fotografías Iker Azurmendi - Lunes, 23 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:11h

La actuación de arpa y baile de Easo Musika Eskola tuvo una muy buena aceptación del público.

Galería Noticia

La actuación de arpa y baile de Easo Musika Eskola tuvo una muy buena aceptación del público.El túnel acogió diversos talleres, como el de los huertos urbanos.Basura que miembros de Kantauri Garbia recogieron cerca del Náutico.Muchos ciudadanos optaron por comer en los 'food trucks'que participaron en el festival slow.El cuento musical del Conservatorio Francisco Escudero llamó la atención de muchos espectadores.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

La lluvia no pudo vencer ayer a la cultura en la última jornada de Olatu Talka que, a pesar del mal tiempo y de que se tuviesen que suspender varias actividades, consiguió sacar a los ciudadanos a las calles. El evento principal fue el slow festival, que en un principio se iba a celebrar en el paseo de La Concha pero que por las adversas condiciones climatológicas se trasladó al túnel del Antiguo, a cubierto, y ofreció al público distintas alternativas de comida, talleres, puestos de artesanía y espectáculos de música, entre otras actividades.

A las 13.30 horas, el festival dio comienzo, en un momento que coincidió con que la lluvia había parado. El hecho de no tener que llevar paraguas animó a los primeros ciudadanos a acudir al festival, pero tuvieron que esperar hasta que empezara el primer espectáculo, debido a que la actuación de los castellers se suspendió (también el yoga y el ajedrez), algo que mucha gente aprovechó para comer. “He venido para ver a una amiga que actúa a las 15.30 horas, pero como sabíamos que había food trucks, aprovechamos para comer aquí”, señaló María, con un bocata en la mano. Hacia las 14.00 horas, muchos de los presentes decidieron picar algo en los distintos puestos de comida que se colocaron: bocadillos, crepes, diversos pintxos y talos eran algunos de los manjares que se podían degustar.

El túnel acogió actividades para todos los gustos. Los más activos pudieron participar en los talleres que tuvieron lugar en el festival, donde se podía aprender a coser, sobre masajes o tener más información sobre los huertos urbanos, además de poder comprarlos. También se podían visitar distintos puestos de artesanía, como uno que exhibía productos hechos con arena. “Hay muchas cosas muy sorprendentes;me han gustado mucho los huertos, ya que soy aficionada a la jardinería, aunque no me esperaba encontrar nada así en este festival”, señaló Marisol Aguerre, que acudió al lugar “para aprovechar el día”. “Hay que acudir a eventos como este, hacen que cada fin de semana sea diferente”, recalcó la donostiarra. Al antiguotarra Miguel, el festival le sorprendió de camino a casa. “Pensaba que la fiesta había finalizado ayer, pero me ha gustado encontrarme con más propuestas, dan vida a la ciudad”, aseguró.

músicaPero las actividades que atrajeron a un mayor número de personas fueron las actuaciones musicales, que dejaron al público sin habla más de una vez. Un espectáculo de piano y canto lírico fue el que rompió el hielo a las 14.00 horas, cuando los espectadores pudieron escuchar canciones tradicionales vascas y otras reconocibles por el público como la banda sonora de la película La misión. “Poder comer mientras escucho este tipo de canciones es un placer, y algo que no se puede escuchar muchas veces”, recalcó César, con una ración de bacalao adquirida en un food truck en la mano. Otro de los actos más multitudinarios fue el cuento musical ofrecido por los alumnos de flauta del Conservatorio Francisco Escudero, que interpretaron varios temas mientras se proyectaban unas imágenes en una pantalla improvisada del túnel. También fue un gran éxito la actuación de arpa y baile de Easo Musika Eskola, que llenaron de frescura el lugar. “Todos los años hacen algo muy bonito, y esta vez se han superado, han cuidado mucho también la estética”, señaló la joven Paula Ezpeleta desde el público. La fiesta terminó con una sesión de Tai Ju, un recital de poesía y piano y una narración de cuentos de la mano de Emanhar.

El festival slow no fue el único evento del día. Debido al mal tiempo, se tuvo que suspender el mercado solidario de la plaza Easo, así como el encuentro de danza de Zurriola que se iba a desarrollar en Alderdi Eder y el juego Detectives del solar K que se preveía celebrar en Gros. Pero la fiesta no decayó, y muchas otras actividades se celebraron sin ningún problema.

Por ejemplo, Kantauri Garbia llevó a cabo la propuesta Itsas zaborra out, que consistió en extraer y clasificar la basura que los buzos recogieron en las cercanías del Náutico. Por la tarde, en la plaza de la Constitución hubo un concierto de zarzuela del Conservatorio Francisco Escudero, que tuvo una buenísima acogida. A pesar del mal tiempo, la fiesta continuó durante todo el día a cubierto e hizo disfrutar a todos los ciudadanos que quisieron acercarse a la cultura.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902