Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Retabet.es GBC

Fin de curso, ¿y de ciclo?

el retabet.es gbc se despide de la acb ganando 78-73 al estudiantes, que también baja, gracias a un parcial final de 15-0

Néstor Rodríguez Iker Azurmendi - Lunes, 23 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Pedro Llompart, en una acción ofensiva defendido por los estudiantiles Juancho Hernangómez y Kendall.

Galería Noticia

Pedro Llompart, en una acción ofensiva defendido por los estudiantiles Juancho Hernangómez y Kendall.

donostia- El Retabet.es GBC puso punto final ayer al curso -y también a su andadura en la Liga ACB salvo que los despachos vuelvan a evitarlo- con una insípida victoria frente al Estudiantes (78-73) que no le impide acabar como colista su peor campaña de la historia, pero que provoca que sea precisamente el conjunto madrileño el que lo acompañe en el descenso. El beneficiado fue el Manresa, al que el GBC también derrotó hace ocho días en su propia cancha. Así que nada cabe reprocharle al equipo entrenado por Porfi Fisac, que ha ganado a los otros dos equipos implicados en evitar la LEB. Las temporadas no se salvan en un día, como bien sabe un Gipuzkoa Basket que ha tocado fondo en una temporada pésima en todos los sentidos. Ni siquiera ganar ayer permite acabar con una sonrisa, aunque hay que reconocer el mérito a los jugadores, capaces de hacer un esfuerzo por finalizar con un par de triunfos más.

Las últimas citas en Illunbe han servido para confirmar que esto no es solo la despedida de la ACB -teniendo en cuenta que, en principio, el Ourense tiene la plaza garantizada en la máxima categoría- sino el final de un ciclo en el Gipuzkoa Basket. O debería serlo. Porque después de tres descensos en cuatro temporadas algo debe cambiar para que Gipuzkoa recupere la ilusión en su equipo. El choque de ayer fue simbólico en ese sentido: parecía que el GBC jugaba a domicilio teniendo en cuenta el empuje y los ánimos de los alrededor de 1.000 aficionados del Estudiantes que se dieron cita en el pabellón. Mientras, los escasamente mil y pico seguidores del conjunto guipuzcoano en las gradas asistieron con indiferencia al partido, salvo cuando al final su equipo se puso por delante y ganó, celebrando con tibieza la séptima victoria del año. Porque, sinceramente, no había mucho que celebrar. Tras tantas y tantas derrotas, y las consiguientes salvaciones en los despachos, el territorio ha dado la espalda a un proyecto que ha tocado fondo, que necesita una regeneración, hacer las cosas de otra manera. Dejar de buscar excusas de todo tipo, de quejarse de que no tiene dinero e incluso de mentir. Porque lo de inflar las asistencias al pabellón de forma tan exagerada ha sido el resumen perfecto de la gestión de un club cada vez más encerrado en sí mimo, que se cree su discurso y que tacha de su lista a los que simplemente opinan de forma distinta.

Volver a la LEB después de nueve cursos en la ACB, ocho de ellos de forma consecutiva, es el destino lógico y merecido para un club que no tiene nivel para estar en la máxima categoría. Seguir así en la elite, aunque las renuncias ajenas se lo permitan, no tiene sentido. Su gestión deportiva ha sido un fracaso absoluto. Pueden hablar de que partían con uno de los presupuestos más modestos de la Liga, que es cierto, pero deberían haber estado a la altura, como mínimo del Manresa, pelear hasta el final por la permanencia. Pero la realidad es que el GBC se ha quedado a tres victorias de la salvación. Y eso tras haber realizado hasta catorce fichajes, seis de ellos una vez iniciada la temporada, incluido un cambio de técnico. El club ha fichado hasta cuatro bases y cuatro ala-pívots. Además de bajar con su peor balance de victorias en nueve años en la ACB, el Gipuzkoa Basket ha generado más deuda. Tremendo. Todo por una nefasta planificación deportiva, por fichar mal, por no hacer autocrítica y por reaccionar tarde ante los dificultades. El club necesita un lavado de cara.

El descenso es un fracaso para todos, incluidos ahí los dirigentes, Porfi Fisac y los jugadores. El técnico sufre su segundo descenso en otras tantas temporadas en la ACB con el GBC. Cierto es que esta vez arrastraba la mochila del 0-8 de su predecesor en el cargo, Jaume Ponsarnau, pero también lo es que nunca ha tenido al equipo cerca del objetivo. Su llegada fue un revulsivo efímero, que duró apenas mes y medio, pero luego el equipo se fue poco a poco hundiendo hasta el punto de ganar solo dos partidos entre mediados de enero y mediados de mayo. Las dos últimas victorias son un ligero maquillaje a un balance muy malo. Tampoco los jugadores han estado a la altura. Algunos no daban más de sí y su presencia en plantilla solo cabe achacarla a quienes los han fichado (Wear, Milbourne, Lawrence...), pero se esperaba más de otros. Caso del capitán, un David Doblas que ha hecho su peor temporada desde que está en Donostia, y bien que se ha notado. A Llompart le costó mucho ponerse a punto y el equipo lo acusó durante muchas semana. El otro pilar de la plantilla, Txemi Urtasun, personifica tanto el mal rendimiento durante meses como la mala suerte, ya que su lesión en la 27ª jornada en Sevilla fue un golpe imposible de superar. Lo que mal empieza mal acaba, y el GBC hizo fatal los deberes en verano.

a remolqueEl partido de ayer vino marcado por la necesidad del Estudiantes, apoyado por cerca de 1.000 aficionados. El Retabet.es GBC, por su parte, se presentaba al partido sin presión, con la ambición de ganar simplemente por dar una alegría a sus sufridos aficionados que tantas derrotas han visto últimamente. Soluade fue la inesperada baja de última hora, mientras que Olaizola, al parecer ya recuperado de su lesión, estuvo en el banquillo, aunque finalmente no jugó. El asunto de las altas y las bajas ha sido una caja de sorpresas continua durante las últimas semanas debido a la ausencia de partes médicos. La imagen de dejadez que ha transmitido el club en todos sus ámbitos ha sido significativa. Incluso un jugador, Taquan Dean, rescindió su contrato por una supuesta lesión en la muñeca de la que nunca hubo parte médico.

El caso es que el Retabet.es GBC afrontaba el choque en cuadro y el desenlace lógico era la derrota, tanto por eso como porque el Estudiantes necesitaba ganar para salvarse y, en esos casos, suele imponerse la motivación de los que se juegan la vida. El encuentro parecía seguir por los cauces previstos, con el GBC a remolque de un Estudiantes que, pese a estar jugando mal y de sus errores, llegó a los últimos cuatro minutos con la situación bastante controlada (63-73). Llegó ahí, sin embargo, una reacción fulminante por parte del equipo guipuzcoano, con una canasta de Agbelese y un triple de Jordi Grimau, el mejor ayer junto a Llompart, que pusieron la incertidumbre (68-73) a dos minutos y quince segundos del final. El Estudiantes se convirtió en un manojo de nervios y el GBC remontó con una canasta de Landry, y un mate y un 2+1 de Vrkic (75-73). Tres tiros libres de Llompart decidieron la contienda ante la desolación de jugadores y aficionados visitantes, incrédulos ante el 15-0 de parcial. Que sirvió para que el GBC al menos despida con una pequeña alegría un curso muy malo, que debe suponer un punto de inflexión, una regeneración económica y deportiva para volver a ilusionar a una afición ahora mismo totalmente desencantada.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902