Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
sociedad

El ‘Rey del Río’ recupera su trono en las aguas del Oria

La repoblación de salmones en los cauces fluviales guipuzcoanos da sus frutos y los ejemplares vuelven cada año en mayor medida a las zonas que habitaron

Un reportaje de Alicia Zulueta. Fotografía Iker Azurmendi - Domingo, 22 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:12h

La piscifactoría situada en la zona de Ibarla de Irun cría los salmones que la Diputación suelta en los ríos guipuzcoanos para su repoblación.

La piscifactoría situada en la zona de Ibarla de Irun cría los salmones que la Diputación suelta en los ríos guipuzcoanos para su repoblación.

Galería Noticia

La piscifactoría situada en la zona de Ibarla de Irun cría los salmones que la Diputación suelta en los ríos guipuzcoanos para su repoblación.

es bien conocido el salmón del Bidasoa, que nunca dejó ese hábitat. Pero su hermano, el del Oria, desapareció debido a la contaminación que soportaba este río. La Diputación de Gipuzkoa inició su repoblación hace más de 10 años, y que culminó el año pasado con el mayor número de entradas de esta especie registradas en este río, con 112 ejemplares. De hecho, este pasado sábado 21, el ente foral reforzó el asentamiento de la especie con la suelta de 2.000 alevines -crías- de salmón atlántico (Salmo salar) a su paso por Tolosa.

El Rey del Río es un pez espectacular por su tamaño y robustez, pero también por su ciclo vital. Nace en un río y, tras pasar un periodo de crecimiento, migra al mar donde puede alojarse durante uno o varios años hasta que regresa al cauce fluvial donde nació para reproducirse.

Este animal también es un termómetro de la calidad de los ríos. Su presencia, y una población estable, indican que la zona “es de gran calidad, tanto la calidad del agua, como el hábitat”, indican fuentes del Departamento de Desarrollo Rural de la Diputación de Gipuzkoa.

Por otra parte, la existencia de este salmónido también indica la franqueabilidad del arroyo, es decir, si existen obstáculos para su migración.


Contaminación y muchas presas


Todas estas condiciones eran adversas en los ríos guipuzcoanos, en los que reinaba la contaminación, lo que impedía que los salmones pudieran vivir, salvo en el Bidasoa. A esto se le añadía la existencia de un elevado número de presas que obstaculizaban la migración ascendente de los salmones, que trataban de llegar a las zonas de reproducción.

Desde 1994, el ente foral ha tratado de eliminar estos obstáculos o de colocar sistemas en las presas que permitan la accesibilidad de los peces migradores. Además, en la actualidad participa en el proyecto Life Irekibai, cuyo objetivo es mejorar la conectividad de los ríos y los hábitats compartidos entre Navarra y Gipuzkoa.

Este cometido se centra principalmente en el Leitzaran, pero también se va a trabajar en la parte media y baja de la cuenca del Oria.

Por otra parte, desde hace más de diez años, la Diputación viene reforzando de forma sistemática las poblaciones de este característico pez en aguas guipuzcoanas. Según estas fuentes, el “mayor esfuerzo” se lo ha llevado el río Urumea, donde se han soltado cada año unos 20.000 alevines de esta especie con una talla de 6 centímetros, y cerca de 3.000 esguines -salmones jóvenes- de 14 centímetros.

Pero éste no es el único arroyo en el que se realizan sueltas. El Oria, el Leitzaran, el Oiartzun y el Altzolaras (cuenca del Urola) también reciben este refuerzo de peces que se suman a los de origen natural. De hecho, estas acciones han supuesto que crezca el número de salmones que retornan a los ríos guipuzcoanos. “En concreto, el porcentaje medio de salmones que entran en los ríos, provenientes de las sueltas, es del 30%”, apuntan las mismas fuentes.

En la actualidad, se recaban datos de entradas continuas de este pez en la cuenca del Bidasoa, único lugar en el que se permite su pesca, pero también se encuentran en el Oiartzun, el Urumea y el Oria. En los últimos años, se ha registrado la presencia de 267 en el río Urumea, 132 de un invierno de mar, es decir, que han pasado un año en agua salada, y 135 de dos inviernos de mar.

El año pasado fue el segundo mejor en cuanto a penetración de salmones en el Urumea, habiéndose alcanzado el máximo en 2014, cuando entraron 299.

En el Oria, en 2015 se registró la entrada de 112 salmones, 12 de un invierno de mar y 100 de dos inviernos, siendo el año que más ejemplares se contabilizaron.

el oria

112

En 2015, se registró la entrada al río Oria de 112 salmones, siendo el año que más ejemplares se contabilizaron. De ellos, 12 venían de un invierno de mar, y 100 de dos inviernos.

2.000 alevines. Para continuar con la repoblación de esta especie, la Diputación soltó 2.000 alevines de salmón en el Oria el pasado sábado.

el urumea

267

En el caso del Urumea, el año pasado se registró la presencia de 267 salmones, 132 de un invierno de mar, y 135 de dos inviernos de mar. Además, fue el segundo mejor año en cuanto a entradas de salmón, por detrás de 2014, cuando entraron 299.


El “mayor esfuerzo”. La Diputación ha centrado su esfuerzo en este río, soltando cada año 20.000 alevines y 3.000 esguines.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902