Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Quousque tandem!

El ejemplo de Sidenor

Por Carlos Etxeberri - Domingo, 22 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Galería Noticia

Aunque parezca mentira todavía quedan personas en este país que creen en su futuro y en el desarrollo de su industria, actúan con determinación para que no desaparezcan sus empresas o sean vendidas a capital extranjero, con todo lo que ello significa de pérdida de los centros de decisión, y son capaces de endeudarse y buscar capital de debajo de las piedras para que la actividad de un sector aparentemente maduro como el siderúrgico tenga futuro y con ello el mantenimiento de 2.200 puestos de trabajo que Sidenor tiene en el Estado, de los que 1.500 se encuentran repartidos en sus cinco plantas distribuidas en los tres territorios de la CAV.

En contra de lo que está sucediendo últimamente en Euskadi con la entrada en el capital de empresas vascas de grandes compañías extranjeras por problemas de capitalización o su venta a fondos de capital riesgo por falta de continuidad en la dirección familiar, por no citar el cierre de plantas productivas como el caso de la multinacional ArcelorMittal, el hecho de que una empresa como Sidenor vuelva a manos vascas, diez años después de su venta a la brasileña Gerdau, debe ser motivo de satisfacción porque valores como el compromiso, la responsabilidad social, la defensa del empleo, etc., que creíamos desaparecidos, todavía perviven.

Realmente estamos poco acostumbrados a operaciones MBO (Management Buy Out) como la liderada por consejero delegado de Gerdau España -la recuperada Sidenor-, José Antonio Jainaga y su equipo directivo, que han adquirido a la multinacional brasileña las siete plantas que tiene en el Estado, mediante la captación de recursos financieros apalancados con deuda exterior, que suponen el 75% de los 155 millones de euros ampliables hasta los 200 millones en los próximos cinco años en función de la marcha de la empresa, y el resto, fondos de inversión extranjeros. La operación ha supuesto una demostración de ingeniería financiera de gran relieve en el que han intervenido la consultora donostiarra Norgestión y el banco británico de negocios Bank and Clients, que ha participado por la credibilidad que ofrece el proyecto y la presencia de Jainaga.

El 50% del capital de la nueva Sidenor estará controlado por el equipo directivo liderado por José Antonio Jainaga, con lo que se garantiza la continuidad de la empresa y su sostenibilidad en el futuro, teniendo en cuenta el gran conocimiento que de la misma tiene, así como del mercado del acero especial en Europa, donde la compañía posee una cuota del 6%, cuando el fabricante que más tiene llega al 8%. El precio de venta parece razonable si tenemos en cuenta que el valor en libros de Sidenor era en octubre de alrededor de unos 175 millones de euros, a los hay que sumar una deuda de unos 60 millones.

Algunos se preguntarán qué es lo que ha hecho el CEO de Sidenor, José Antonio Jainaga, para convencer a unos inversores para pongan capital en la compra de una empresa fabricante de acero especial, con lo que ello significa de compromiso de permanencia a largo plazo, en un momento en que las materias primas están a la baja. La respuesta está en la gran liquidez monetaria que existe en los mercados y las pocas oportunidades rentables que se ofrecen en este momento.

Una cosa tan simple y, a la vez, tan importante como un plan de negocio que desde una situación de sostenibilidad financiera y un plan de gestión de mantenimiento de la empresa a partir del gran conocimiento que ofrece la larga trayectoria de Jainaga al frente de Sidenor en un contexto de cambio de tendencia al alza en los precios del acero especial en los próximos años -lo que significará un aumento importante de los márgenes de beneficio-, han podido ser los causantes de esta demostración de confianza que ha generado el proyecto.

Sin olvidar la importante posición estratégica que Sidenor tiene en el sector de la automoción que en este momento vive una época floreciente en Europa, donde destina el 80% de su producción de acero especial que totaliza el millón de toneladas al año, a lo que hay que sumar el centro de I+D de Basauri, uno de los más grandes del sector en Europa y referente en el desarrollo de nuevas tecnologías en la producción de aceros especiales, lo que le coloca como un fabricante tecnológicamente muy avanzado.

A pesar de la gran noticia que supone la continuidad de Sidenor y la recuperación de su centro de decisión en Euskadi, con todo lo que ello supone en este momento para la industria vasca, la operación de compra por parte de los directivos deja algunas interrogantes sobre el comportamiento de algunos agentes en un proceso que a toda luces parece beneficioso para el país.

En este sentido, llama la atención la ausencia en esta operación de instrumentos financieros promovidos por el Gobierno Vasco y las tres diputaciones como es el fondo de inversión Ekarpen, que acaba de participar con seis millones de euros en la ampliación de capital de Kaiku Corporación Alimentaria por un importe de 16 millones, y que ha formado parte también en el desarrollo de otros proyectos de importantes empresas vascas.

Todavía sorprende más cuando el Parlamento Vasco instó en julio de 2014 al Gobierno Vasco, dentro del Plan de Industrialización 2014-2016, que para evitar el traslado de los centros de decisión de empresas importantes fuera de Euskadi utilizase el fondo Ekarpen y la Sociedad de Gestión de Capital Riesgo para “tomar una participación activa en condiciones de mercado en la empresa correspondiente cuando las circunstancias lo aconsejen”.

Otro hecho relevante que se aprecia en la compra de Sidenor es la ausencia absoluta de entidades bancarias que tienen su sede tanto en Euskadi como en el Estado, lo que pone en cuestión la vocación de apoyo que están demostrando a la industria, hasta el punto de que sus promotores han tenido que recurrir a fondos de capital extranjero para asegurar -paradójicamente-, el anclaje de la empresa en Euskadi y el mantenimiento de los centros de decisión aquí y, de esta forma, evitar su desmantelamiento, tal y como pretendían alguno de los ofertantes que se interesaban por la acería vasca. La compra de Sidenor demuestra una vez más la imperiosa necesidad que existe de poner en marcha un fondo vasco de inversión público-privado que pueda responder a las necesidades de financiación que tienen nuestras empresas en su desarrollo, así como la puesta en marcha de nuevos proyectos empresariales. Cuanto antes mejor.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902