Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Con la venia

En la normalidad

Por Pablo Muñoz - Domingo, 22 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:12h

no era fácil predecir cuál sería la evolución de la política vasca una vez desaparecida ETA de la escena. A casi cinco años del final de la lucha armada, los esfuerzos de la izquierda abertzale histórica por adecuarse a la situación dieron paso a la creación de Sortu como estructura estable de partido y a la coalición EH Bildu como presencia institucional. No está siendo fácil esta homologación, teniendo en cuenta por una parte las minoritarias pero activas discrepancias internas y por otra el rechazo irracional e interesado de buena parte de las instancias políticas y mediáticas.

Pues bien, a pesar de estas dificultades, el escenario político vasco va logrando espacios de normalidad cada vez más estables, y en estos días ha llegado a resultados notables que vaticinan un futuro de equilibrio institucional. Se están logrando acuerdos de calado impensables hace unos meses, referidos en este caso a la política municipal.

La aprobación de la Ley Municipal en el Parlamento de Gasteiz ha resuelto una incomprensible excepcionalidad que situaba a la CAV en el último lugar entre las comunidades del Estado, desprovista de una legislación que amparase el ejercicio público de los ayuntamientos. El acuerdo entre PNV y EH Bildu ha logrado por fin el cierre del diseño institucional vasco, dotando a los ayuntamientos de las herramientas legales necesarias para desempeñar su función, teniendo en cuenta que la vecindad es previa a la ciudadanía.

Si la oposición (PSE, PP y UPyD), en su papel, manifestó su disconformidad más o menos crispada, más o menos fundada, con la ley aprobada, también esa oposición debe tener en cuenta que entre los dos partidos que la acordaron suman más del 80% de la responsabilidad de gestión de los ayuntamientos.

La Ley Municipal aprobada, entre otras ventajas, incluye como principal novedad que los ayuntamientos tengan voz y voto en el Consejo Vasco de Finanzas, cuando los temas tratados les afecten en el reparto de los recursos competenciales de la CAV. Tendrán también la garantía de que el Gobierno vasco financie un porcentaje del coste de las Ayudas de Emergencia Social que no se cubra con la dotación inicial, equilibrando así los distintos niveles institucionales.

Independientemente de la gran autonomía local que protege esta ley, es de destacar que su aprobación ha dejado clara la disposición de EH Bildu como actual expresión de la izquierda abertzale a participar con normalidad en la dinámica institucional de diálogo y acuerdos.

A la misma conclusión de normalidad hay que llegar con la aprobación de la nueva ejecutiva de Eudel, en la que por primera vez participa plenamente la izquierda abertzale ocupando a través de EH Bildu cuatro plazas, incluida una de las dos vicepresidencias. Es de destacar el dato de que la nueva ejecutiva ha sido elegida por unanimidad, sin discrepancias entre el resto de partidos integrantes de la Asociación de Municipios Vascos, lo que añade un plus de normalidad, teniendo en cuenta que desde 1982 la izquierda abertzale marcó distancia con la entidad en la que participó solo esporádicamente y siempre desde la discrepancia.

Los acuerdos para la aprobación de la Ley Municipal y la integración plena en Eudel indican un giro sustancial en la actividad política de las actuales expresiones de la izquierda abertzale, ya sea en EH Bildu como actor institucional, ya sea en Sortu como aparato político. Una nueva dinámica de participación que debería disipar desconfianzas y aportar una justa valoración a la práctica política normal de lo que hasta hace pocos años se identificaba más como un movimiento de resistencia.

El paso dado por EH Bildu significa su plena integración en la asociación de municipios vascos. Se trata de una decisión histórica, dada la absoluta resistencia de la izquierda abertzale a aceptar y participar en iniciativas ajenas, menos aún si tuvieran origen en las instituciones dependientes del orden establecido. Desde su posición de movimiento resistente, sus dirigentes rara vez se han avenido a colaborar con entidades oficiales de carácter municipal. Se entiende así que participase intensamente en la creación en 1999 de Udalbiltza tras el Pacto de Lizarra. Udalbiltza, sin duda, estaba destinada a suplantar a Eudel pero la ruptura de la tregua por parte de ETA dinamitó esa iniciativa. Udalbiltza era un ente ideal que agruparía a los ayuntamientos de toda Euskal Herria, que en una interpretación maximalista podría ser el embrión de la construcción nacional. No pudo ser, ni ETA lo permitió.

La izquierda abertzale, sin embargo, ha venido manteniendo a trancas y barrancas su Udalbiltza Kursaal, como una reliquia casi inoperante de aquel sueño de Lizarra que hoy no pasa de testimonial porque ahora participa activamente en Eudel. Merece apoyo y comprensión este tránsito, complicado pero decidido, de la izquierda abertzale hacia la normalidad.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902