Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Aztertuz

Las cloacas del ‘caso Nóos’

El juez Castro activa el ventilador que alimenta la fundada sospecha de una trama urdida como asunto de Estado para evitar el paso de la infanta Cristina por el banquillo

Juan Mari Gastaca - Sábado, 21 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Juan Mari Gastaca

Galería Noticia

Juan Mari Gastaca

No sería aconsejable que la infanta Cristina se siente en el banquillo”. Se oía decir en el ámbito de La Zarzuela en tiempos de Juan Carlos I entre el vetusto corifeo borbónico, temeroso con razón del efecto devastador del juicio por el caso Nóos, que ya avanzaba inmisericorde. Era --ahora ya mucho menos- toda una alarmante cuestión de Estado que por su envergadura alertó a esos resortes estratégicamente bien situados y siempre dispuestos a combatir a las fuerzas del mal para así preservar la institución monárquica.

En aquel entonces, infinitas voces -muchas cualificadas- que ahora callan convirtieron en auto de fe su convencimiento de que la hija del Rey de España nunca sería juzgada. Bien es cierto que se equivocaron como también es verdad que en su profecía errada se hacían acompañar de un presentimiento popular que ahora, con el paso del tiempo, se ha hecho realidad. La infanta Cristina comparte finalmente banquillo con el resto de acusados en una cadena de prevaricación y corrupción política, entre otros muchos presuntos delitos, por la testarudez profesional del juez Castro pero, sobre todo, porque han fallado los intentos a varias bandas para propiciar su exculpación.

Ha bastado la desarticulación del entramado mafioso de Manos Limpias y Ausbanc -por cierto, ¿nadie hasta ahora había reparado en estas prácticas sicilianas?- para que fluya una abominable red de tráfico de influencias que, entre sus pestilencias, salpica a quienes tramaron cómo evitar el mal trago del procesamiento de quien aún figura en la línea sucesoria de la Corona española. Y es aquí, en las enrevesadas cloacas que favorecen el juego sucio, donde confluyeron los intereses más bastardos para procurar, aunque sin conseguirlo, que fuera cierto siquiera por enésima vez aquel presentimiento callejero tan acendrado de que no todos somos iguales ante la ley. No se consiguió, pero ha quedado la huella del intento en una fotografía un tanto descolorida y poco favorable para quienes lo procuraron.

Le honra una vez más al juez Castro deshacerse de las ataduras para contar su verdad. Así lo creen millones de ciudadanos y es muy posible que hasta las magistradas del caso Nóos. Ante semejante dosis de credibilidad social adquiere verosimilitud la idea que el prestigioso abogado Miquel Roca dispusiera un buen día de un propio de su bufete para encontrar la manera de abortar el sufrimiento monárquico con la imputación de la infanta Cristina, su cliente. Tampoco sería de extrañar que Roca, hábil y docto él, lo negara sin demasiado esfuerzo porque le asiste la falta de pruebas. En cambio, el pueblo mayoritariamente le señalaría con el dedo. Le ocurre lo mismo al presidente de La Caixa, voluntarioso convencido en la búsqueda de un acuerdo con los camorristas de Manos Limpias para que su cualificada empleada dejara de visitar los juzgados. Ninguna de las coartadas ha prosperado. ¿Estarán pagando ahora este fraudulento sindicato y la tapadera de Ausbanc con la cárcel haber impedido que triunfara un auténtico asunto de Estado?


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902