Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Colaboración

Fabricantes de mentiras

Por Iosu Perales - Sábado, 21 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:12h

La letra de una canción dice: “El era un fabricante de mentiras/ Tenía las historias de cartón/ Su vida era una fábula de lata/ Sus ojos eran luces de neón/ Y nunca tengas fe/ Que sus mentiras pueden traer dolor”. Quitando lo de sus ojos eran luces de neón, diría que el autor pensó en Eduardo Inda. Como será lo de este señor que cuando toma la palabra en un plató, miles de televisores enmudecen y permanecen en silencio hasta que deja de hablar, quiero decir de difamar, de insultar, de manipular, lo que ustedes prefieran.

Supongo que en La Sexta han detectado este curioso y sano comportamiento de miles de televidentes, pero por alguna razón lo mantienen como tertuliano incombustible, tal vez blindado por alguien que está detrás. Lo cierto es que despierta perplejidad el hecho de que le mantengan en antena a pesar de que en sus intervenciones viola todos los códigos deontológicos del periodismo. Por bastante menos la misma cadena echó a Alfonso Rojo.

Sin duda es un caso reincidente. Ya en el 9 de marzo de 2011, cuando fue anunciado su cese como director del diario deportivo Marca, un aluvión de reacciones en las redes sociales festejaron con júbilo su destitución. Su exceso de amarillismo y sensacionalismo era una fuente de conflicto permanente. Más de 34.000 personas firmaron entonces pidiendo su cese. Lo cierto es que un vistazo en internet desvela que Inda tiene una larga trayectoria de denuncias por calumnias e injurias a deportistas, empresarios, políticos y cualquier otra persona que no sea de su agrado. Cuando escribo este artículo son ya decenas de miles de personas las que piden “La destitución, dimisión, cese o no contratación de Eduardo Inda como colaborador, tertuliano y entrevistador de la cadena de televisión La Sexta, por su impresentable, indecente y antidemocrático comportamiento, basado en la falta de educación, la falta de respeto, el insulto, la calumnia, la injuria, la mentira y la intolerancia”. Y las firmas siguen en change.org.

Creo que los rechazos que provoca Inda son los más amplios contra un periodista en el Estado español. Lo que tiene que ver con un asunto muy debatido: libertad de expresión no es libertad de difamar. Ni periodismo es sinónimo de fabricar noticias sin base objetiva y con la finalidad de hacer daño. El caso Inda invita a pensar como puede ser manipulada la información. No es malo aprender a desconfiar. Hay quienes opinan que trabaja para algún servicio de inteligencia, no lo sé y además me da igual. Más bien creo que la carrera del sensacionalismo conduce con frecuencia a la mentira y la impostura.

Desde luego, la manipulación existe en los medios de comunicación. Afortunadamente la inmensa mayoría de periodistas son mujeres y hombres que hacen bien su trabajo, informan y opinan libremente con argumentos. Pero es verdad que una minoría forma parte de una escuela de la manipulación a la que puede pertenecer por méritos propios Eduardo Inda. Sus continuas alusiones a que Podemos se financia con dinero de Venezuela y de Irán, han sido desmentidas por la realidad y los jueces no han encontrado, como Inda pretende, nada de nada de financiación irregular. Recientemente, ante la acusación de que Pablo Iglesias había recibido dinero del chavismo a través de un paraíso fiscal, el propio banco aludido, el Euro Pacific Bank, hizo público un comunicado asegurando que Pablo Iglesias nunca ha tenido una cuenta en esta entidad ni tampoco ha recibido pago alguno del gobierno venezolano. Inda ha sido acusado, incluso por colegas de profesión, de haber fabricado una prueba falsa.

Seguramente durante la campaña electoral veremos cosas peores. Inda es de los obsesivos, de los capaces de todo. Y todo es todo. Fíjense en este caso a modo de ejemplo: en el sonado caso de Timisoara en Rumanía. En enero de 1990 se mostraron en televisión atroces fosas comunes que resultaron ser un montaje en el que cadáveres alineados bajo los sudarios no eran víctimas de las masacres del régimen, sino cuerpos desenterrados de cementerios de los pobres. Se dice que es el engaño más grande desde que se inventó la televisión, por eso lo cito.

En el caso que nos ocupa no es que La Sexta, como cadena, manipule, pero es difícil pensar que no tenga responsabilidad alguna en el hecho de que un tertuliano exhiba documentos falsificados en su plató. Y que lo haga con totalidad impunidad, si bien otros tertulianos dignifican la profesión al acusarle en el mismo plató de verter basura.

Está visto que hay prácticas periodísticas perversas o, al menos, sospechosas que contradicen los principios universales de verdad, objetividad e imparcialidad de la labor informativa. Un género que se presta suele ser el periodismo de investigación que se basa en filtraciones de documentos (textos, audios o videos). Desde luego que en la mayoría de los casos, vuelvo a decirlo, quienes investigan hacen un buen servicio a la sociedad y a la democracia, como es el caso de los papeles de Panamá. Pero el género da, lamentablemente, cobertura para manipular y con frecuencia lo que se cuenta no es el resultado de una investigación real sino de la voluntad deliberada de quien anuncia una exclusiva pensada para hacer daño como toda estrategia política. En el caso de Inda contra Podemos ninguna de sus exclusivas ha tenido recorrido. Pero poco le importa al seudoperiodista este detalle: él va a lo que va, calumnia que algo queda.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902