Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Estudian fusionar el Koldo Mitxelena y la Central en una misma biblioteca

Las instituciones exploran ubicar ambos centros en el edificio del KM, que perdería sus salas de exposiciones

Juan G. Andrés Iker Azurmendi - Viernes, 20 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Dos lectores, ayer, en una de las estancias del centro cultural Koldo Mitxelena.

Dos lectores, ayer, en una de las estancias del centro cultural Koldo Mitxelena.

Galería Noticia

Dos lectores, ayer, en una de las estancias del centro cultural Koldo Mitxelena.

Donostia- Es únicamente una idea, una suerte de “página en blanco” que podría quedarse en una simple declaración de intenciones, pero la Diputación de Gipuzkoa y el Ayuntamiento de Donostia han abierto un proceso para “explorar la convergencia” entre Koldo Mitxelena Kulturunea, de titularidad foral, y la Biblioteca Central de Alderdi Eder, municipal. El anuncio lo realizaron ayer en rueda de prensa el diputado de Cultura, Denis Itxaso, y la concejal de ese mismo área, Miren Azkarate, quienes insistieron en que la idea “no es ahorrar en recursos económicos ni humanos”, sino “mejorar y ampliar” los servicios. Por eso, advierten, no habrá recortes de personal.

De momento, no hay plazos para esta eventual fusión que aspira a evitar la duplicidad de servicios y ofertas. Eso sí. En caso de prosperar, sería necesario liberar las salas de exposiciones del KM y concentrar en el edificio de la calle Urdaneta los “puntos fuertes” de ambas bibliotecas. Además, el cambio conllevaría el vaciado del sótano que ocupa la Biblioteca Central en Alderdi Eder, que pasaría a tener un nuevo uso a determinar por el Ayuntamiento. Cabe recordar que recientemente se decidió que las oficinas de Donostia Turismo se ubiquen en la primera planta de la casa consistorial, por lo que el sótano podría pasar a completar estas dependencias.

Sabedoras de estar ante “un camino complejo”, las instituciones contratarán como asesor externo al especialista catalán Jordi Permanyer, que ha desarrollado una experiencia similar en su comunidad. Tras estudiar la situación actual y los puntos fuertes y débiles del proceso, elaborará “una propuesta, una metodología y un cronograma idóneos”.

Si prospera la operación, la Biblioteca Central de Alderdi Eder será vaciada y el sótano será dedicado a otro uso que debe decidir el Ayuntamiento

En los 20 años transcurridos desde la apertura del Koldo Mitxelena, afirmó Itxaso, el ecosistema cultural y la situación de las bibliotecas ha cambiado, por la especialización, la digitalización y la aparición de nuevos centros como la biblioteca Carlos Santa María del campus de la UPV o Ubik en Tabakalera. Este último espacio, además, cuenta con nuevas salas de exposiciones que permitirían dejar libres las que el KM tiene en la planta baja y en la ganbara, a fin de reutilizarlas para “ampliar los servicios de esa futura biblioteca integral”.

“puntos fuertes”Azkarate dudó de la conveniencia de mantener dos bibliotecas centrales situadas a diez minutos de distancia a pie y apostó por utilizar la “confluencia para crear sinergias”. Unidas en el mismo espacio, cada entidad potenciaría sus “puntos fuertes”, la lectura pública en el caso de la biblioteca municipal y el cuidado del patrimonio bibliográfico en el caso de la foral. “El Koldo Mitxelena podría liberar los recursos que ahora emplea en la lectura pública para dedicarlos a poner en valor su fondo patrimonial y ofrecer servicios como, por ejemplo, propuestas de formación o actividades transversales”, aseguró Itxaso.

Comoquiera que todas las posibilidades están abiertas, las instituciones no han pensado aún el nombre de una posible infraestructura que Itxaso definió como “biblioteca del siglo XXI”, concebida para ofrecer una “ganancia neta” a la ciudadanía. Así, el proceso de convergencia permitiría “optimizar” los recursos y, entre otras cosas, no duplicar las adquisiciones de novedades, lo cual repercutiría en “una mayor capacidad de adquisición y amplitud del fondo” bibliográfico. Itxaso recordó que por efecto de la crisis, los presupuestos para sumar nuevos materiales a las estanterías de las bibliotecas han mermado, de modo que una alianza entre el Koldo Mitxelena y la Central les permitiría “recuperar músculo”. “Si en lugar de calentar y mantener dos edificios, nos dedicamos solo a uno, quizá podamos emplear recursos en ampliar o crear servicios nuevos e incluso en reformular el tema de los horarios. O en vez de un servicio de catalogación para cada biblioteca, podríamos tener uno solo pero con mayor potencia”, especularon ambos representantes públicos.

El diputado de Cultura insistió en que este proceso de reflexión “no busca la suma de fondos” de las dos bibliotecas, sino crear “un proyecto nuevo” que aporte “valor añadido”. “Nos gustaría pensar que Donostia y Gipuzkoa tienen la oportunidad de contar con una biblioteca integral que se convierta en una gran casa de la literatura y el pensamiento”, aseguró Azkarate, consciente de que tras estudiar las diferentes posibilidades, “podría suceder que no se encontrara el modo de seguir adelante”. En ese caso, ambas bibliotecas seguirían funcionando como en la actualidad.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Información relacionada

  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902