Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Quousque tandem!

Repensar Euskadi

Por Carlos Etxeberri - Domingo, 15 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:14h

Galería Noticia

euskadi está sufriendo de manera importante las consecuencias de una economía que cada vez está más globalizada y, por lo tanto, cada vez más interdependiente, con lo que las decisiones que se toman a miles de kilómetros pueden afectar de manera muy negativa a nuestro tejido económico y social, sin que las instituciones vascas tengan más margen de maniobra que la resignación y el derecho al pataleo, probablemente por una falta de previsión para dar respuesta a un escenario en permanente mutación y continua incertidumbre.

Ya no cabe la puesta en marcha de políticas convencionales basadas en un modelo conocido, sino que es necesario migrar a actuaciones de mayor complejidad y que procuren la defensa del hecho diferencial como un elemento de valor añadido ante una globalidad que todo pretende uniformizar. Y para ello hay que tener una mente global para anticiparse y dar respuesta a lo que va a venir teniendo como marco un país que está siendo objeto de deseo por su gran atractivo industrial e innovador por parte del capital extranjero.

Los cierres de las plantas de ArcelorMittal en Zumarraga y Sestao, la puesta en venta de las plantas de Sidenor por parte del grupo brasileño Gerdau, el traslado de la producción de las lavadoras Candy de Bergara a China y la inminente clausura de la fábrica de Unipapel son casos en los que se demuestra hasta qué punto la situación de lo que está ocurriendo en el mundo con la caída de los precios de las materia primas, la crisis de China y el declive de los países emergentes, la parálisis de las economías occidentales, etc. nos está afectando de manera grave a nuestro tejido productivo con el importante impacto social que ello genera.

De la misma forma que la actual expansión de liquidez monetaria con unos tipos bajos está provocando que empresas con un gran desarrollo tecnológico y fuertemente internacionalizadas de este país hayan sido vendidas o hayan tenido que dar entrada en su capital a inversores extranjeros para poder desarrollar su proyecto y crecer debido a los problemas de capitalización que presentaban en sus balances como consecuencia de la crisis.

Ante la preocupación que existe entre los empresarios vascos sobre la ausencia de una estrategia a nivel de país para tratar de afrontar con la anticipación debida este tipo de situaciones, me ha llamado la atención el manifiesto que ha elaborado el Instituto Vasco de Competitividad, Orkestra, con motivo de su décimo aniversario, en el que se recogen los diez retos más relevantes a los que se enfrentará Euskadi en la próxima década.

De los diez retos, que son una especie de diagnósticos generales sin ahondar en la plasmación de propuestas de desarrollo, me han llamado la atención cuatro de ellos. En dos de ellos se muestra una gran preocupación por la necesidad de retener los centros de decisión de las empresas y su arraigo con el territorio y también la atracción de inversores, para lo que establece la necesidad de una readaptación del sistema financiero y fiscal vasco que pueda hacer frente a los retos sociales del gasto público y, al mismo tiempo, impulsar un territorio industrial avanzado con un incremento del grado de internacionalización de las empresas para atraer y retener talento. Todo ello reforzando el papel del Concierto Económico como “un instrumento imprescindible para la sostenibilidad del sistema fiscal vasco”.

Me consta la preocupación existente en el Gobierno Vasco para poner en marcha instrumentos financieros que favorezcan el arraigo de los centros de decisión de las empresas y la capitalización de nuestras empresas, así como la atracción de capital, debido a la gran debilidad que en este aspecto presenta este país por la desaparición de unos agentes que en el pasado hacían ese papel como eran las cajas de ahorro. La puesta en marcha de ese fondo no es que se considere necesario, sino que es cada vez más urgente por la coyuntura actual.

En estos diez retos destacan también la necesidad de un cambio del sistema educativo dirigido a formar personas capacitadas para el futuro industrial y social de Euskadi, en donde la capacidad y velocidad de transformación de la información en conocimiento y aprendizaje son claves para una transformación territorial. También la innovación en el sector público tanto en sus estructuras organizativas como en sus relaciones con otros agentes se considera un aspecto relevante a tener en cuenta a la hora de hacer más competitivo un territorio. No puede ser que los parlamentarios vascos tarden entre 18 y 20 meses en aprobar una ley desde que entra en la Cámara vasca, o que la norma foral de incentivo a la participación de los trabajadores en las empresas no estará aprobada por las Juntas Generales de Gipuzkoa hasta el próximo mes de octubre, a pesar de que tiene carácter retroactivo desde el 1 de enero de este año.

Que Euskadi ha descendido en competitividad es un hecho tan claro como que en los últimos cuatro años en la CAV se han perdido un total de 176 empresas, mientras que Madrid ha ganado en ese periodo de tiempo 1.543 sociedades. En este sentido, el servicio de estudios del BBVA prevé el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de la CAV en un 2,4% para este año y un 2,5% para el siguiente, cuando la media estatal para ambos ejercicios será del 2,7%.

Todo esto obliga a tener que llevar a cabo otras políticas innovadoras con visión de futuro y espíritu de anticipación para llevar a cambio con sólidas bases la transformación de este país en un mundo cada vez más global y competitivo y, por ello, más incierto. En este sentido, la puesta en marcha de nuevos modelos de organización empresarial que contemplen la participación de los trabajadores en la propiedad de las compañías se presenta como una herramienta importante en la que la Diputación Foral de Gipuzkoa se ha convertido en pionera al poner la Hacienda al servicio de un instrumento que va a suponer un elemento importante en el mantenimiento de los centros de decisión en el territorio.

El paso dado por la Diputación Foral de Gipuzkoa, en donde se establece una deducción fiscal del 15% con un máximo de 1.500 euros anuales en el caso de los hombres y 2.000 euros en el de las mujeres, a la par que se rebaja en cinco años hasta los 60 años el límite de edad por parte del vendedor, puede servir de ejemplo a otros territorios como el caso de Navarra, que ha mostrado cierto interés por la iniciativa.

La colaboración público-privada debe ser el eje donde se debe asentar el nuevo modelo de Euskadi, no porque no haya dado excelentes resultados en el pasado, sino porque es una herramienta que sigue siendo de gran utilidad en este momento a la hora de prever el futuro y desarrollar nuevas iniciativas empresariales. La iniciativa promovida por BIC Gipuzkoa y Elkargi es un magnífico ejemplo de ello, ya que parte del impulso de toda la cadena de valor del emprendimiento desde la disposición de líneas de financiación específicas hasta el acompañamiento y la formación especializada y capacitación de los directivos de empresas de nueva creación. Es un intento de anticiparse y crear el futuro económico y empresarial del territorio.

Un ejemplo de innovación que también correspondería aplicar a la política exterior que se está realizando desde el Gobierno Vasco, en donde la presencia en el extranjero desde el máximo nivel de representación de la institución y desde un punto de vista empresarial se ha centrado en sendos viajes a Estados Unidos y México, teniendo en cuenta que los desplazamientos a Bruselas hay que considerarlos como domésticos, al margen de la labor de lobby que habría que realizar.

La política exterior es una herramienta que ha sido infrautilizada no solo para atraer inversiones a Euskadi, sino también para reforzar la presencia de nuestras empresas en el exterior y para ello hace falta un mayor nivel de gobernanza y la utilización de la diplomacia corporativa en perfecta alianza con las empresas vascas, que son las mejores embajadoras que tenemos en el exterior. Singapur, salvando las distancias en lo político y económico, puede ser un buen espejo en el que mirarse para proyectar un modelo propio en el mundo.

Que Euskadi ha descendido en competitividad es tan claro como que en la CAV se han perdido 176 empresas en cuatro años

La política exterior es una herramienta que ha sido infrautilizada para atraer inversiones a Euskadi


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902