Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Los dos españoles llegan a Malasia en buen estado

"Ha habido momentos difíciles, de frustración y de impotencia absoluta"

Llegan hoy a la población de Kota Kinabalu, en el este de Malasia, después de permanecer nueve días a la deriva en el mar

EFE - Viernes, 13 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 16:35h

Los españoles Marta Miguel y David Hernández en el Hospital Gleneagles de Kota Kinabalu (Malasia), donde son atendidos tras ser rescatados después de pasar diez días en alta mar

Los españoles Marta Miguel y David Hernández en el Hospital Gleneagles de Kota Kinabalu (Malasia), donde son atendidos tras ser rescatados después de pasar diez días en alta mar (EFE)

Galería Noticia

Los españoles Marta Miguel y David Hernández en el Hospital Gleneagles de Kota Kinabalu (Malasia), donde son atendidos tras ser rescatados después de pasar diez días en alta mar

Malasia. Los españoles Marta Miguel y David Hernández se encuentran en buen estado de salud y ánimo tras llegar hoy a la población de Kota Kinabalu, en el este de Malasia, después de permanecer nueve días a la deriva en el mar.

"Estamos a tope", señaló la pareja a Efe desde una habitación del hospital donde han pasado un reconocimiento médico y tras reencontrarse con algunos de sus familiares que han viajado a la capital del estado malasio de Sabah, en el noreste de la isla de Borneo.

La pareja española junto al chino Tommy Lam y la malasia Armella Ali Hassan regresaban el 2 de mayo pasado de una excursión a la isla de Balambangan, en Sabah, cuando su embarcación volcó y acabó a la deriva.

"Fueron varias las oportunidades que tuvimos de ser rescatados, pero siempre se nos escaparon. Hasta que al noveno día -el 10 de mayo- nos recataron los pescadores vietnamitas", rememora Miguel.

Los vietnamitas faenaban de manera ilegal en aguas de Malasia, por lo que no avisaron inmediatamente a las autoridades malasias ni al operativo que los buscaba, en el que participaban nueve buques, tres aviones, un helicóptero y un equipo de buceadores.

La Marina malasia tuvo que interceptar a otros pescadores vietnamitas para enterarse del rescate y poder enviar dos navíos, el Bistari y el Baung, a recoger a los cuatro náufragos.

El Bistari recogió al grupo el jueves por la tarde en Malasia y los llevó a una base naval, desde donde a primeras horas de hoy partieron en un hidroavión Bombardier CL415 hasta Kota Kinabalu.

Familiares y las autoridades locales recibieron a pie de pista a los rescatados.

Hernández, con barba poblada y camiseta roja, bajó las escaleras de la aeronave con una amplia sonrisa y entre sollozos se abrazó a su madre.

"Me van a matar a sustos", comentó a Efe la madre más tarde, cuando los dos madrileños se encontraban bien atendidos en el hospital Gleneagle.

Ambos decían en el centro hospitalario que se sentían bien, a pesar de las fuertes quemaduras producidas por el sol que mostraban en la piel.

"Ha habido momentos difíciles, de frustración y de impotencia absoluta, pero miedo de (pensar) se ha acabado: no", señaló Hernández.

"Siempre hemos tenido esperanza. En ningún momento hemos pensado que era el final", apuntó Miguel desde la camilla.

La madrileña, que está muy agradecida a las autoridades malasias y españolas, considera sus salvadores a los pescadores vietnamitas que encontraron, porque les han cuidado cuando se estaba en "el peor estado".

Durante dos días, los vietnamitas alimentaron y dieron de beber a los cuatro náufragos, además de atender sus heridas y ayudarles a lavarse.

"Sabíamos que antes o después ellos nos iban a dejar (...) en Vietnam. Eso significaba estar con ellos diez días. Ya nos habíamos hecho un poco hasta la idea" de que tardarían en regresar a Malasia, relató la española.

Marta Miguel y David Hernández habían llegado a Malasia en enero en busca de oportunidades y desde febrero trabajaban en Sabah, en el complejo hotelero Tommy's Place, a cambio de alojamiento y comida.

El chino rescatado es el dueño del establecimiento;y la malasia, una compañera de trabajo.

Él es técnico electricista y trabajaba en mantenimiento, y ella, especialista en comunicación y se encargaba de la gestión del complejo.

Kudat, enclavado entre playas y cocoteros, no fue accesible por carretera hasta los años 60, y se ha convertido en los últimos años en un destino turístico para amantes de los deportes como el surf o el submarinismo.

La pareja de españoles tendrá que pasar unos días más en el Malasia para completar las declaraciones oficiales y recobrar fuerzas, y después regresará a España con familiares.

A pesar de la "aventura" vivida, ambos tienen planes de volver a hacer las maletas rumbo a Malasia.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902