Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Krzystof Wielicki alpinista

“Muchos jóvenes alpinistas hoy solo buscan la fama”

Fue el primer alpinista, junto a Leszek Cichy, que coronó el Everesten pleno invierno y el quinto hombre que conquistó los catorce ‘ochomiles’ del planeta

Juanma Molinero Gorka Estrada - Viernes, 13 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Krystof Wielicki

Galería Noticia

Krystof Wielicki

donostia- Krzystof Wielicki es una leyenda del himalayismo. Su generación rompió moldes en los años 80 con la conquista de las cimas más altas de la Tierra en la estación más cruda del año. Wielicki logró la primera invernal al Everest, una hazaña que repitió más tarde en el Kangchenjunga y el Lhotse. A sus bien llevados 66 años, prepara el reto de dirigir (que no subir) una expedición invernal al K-2, la segunda montaña más alta del mundo y la última que resta por ascender en invierno. De este y otros asuntos habló el pasado miércoles en el Teatro Principal de Donostia, invitado por el Club Vasco de Camping, que celebra su Semana de la Montaña dedicada al himalayismo polaco.

En febrero una expedición en la que figuraba Alex Txikon coronó el Nanga Parbat, la penúltima montaña que quedaba por lograr en invierno. Dejando al margen el hecho histórico, ¿qué opinión tiene del estilo que utilizaron?

-El Nanga Parbat es una montaña importante para mí porque es el último ochomilque subí y lo hice solo. Hay que tener en cuenta que en invierno se había intentado subir más de 20 veces. Esta última expedición ha sido un ejemplo claro de cómo se debe comportar el alpinismo en una montaña. No se trata de competir entre los montañeros sino de colaborar entre ellos. Al principio iban a ir cada uno por su cuenta, pero vieron que era necesario que colaboraran para alcanzar la cumbre. Es un gran ejemplo para los más jóvenes porque hoy muchos jóvenes montañeros solo buscan la fama, el yo subí, yo fui el más rápido… Hay que trabajar en equipo. El mayor error de los alpinistas polacos que también trataban de ascender el Nanga Parbat fue que compitieron en lugar de trabajar juntos. La tecnología y los partes meteorológicos han hecho que hayan cambiado mucho las cosas. Antes cada expedición tenía el día que le tocaba para subir. Si te tocaba mal tiempo, te tenías que dar la vuelta y no tenías otra opción. Hoy te vale con dos, cuatro o seis personas y trabajan solo las horas que saben que pueden hacerlo.

¿Qué tiene de especial el Nanga Parbat para que haya sido tan difícil conquistarlo?

-El campo base está a muy baja altura y en la última parte de la ascensión muchas expediciones se pierden. Llegas a 7.300 metros, ves el monte delante, pero es fácil perderse. Se perdió incluso Txikon.

¿Al himalayismo polaco le queda una espina clavada por no lograr el Nanga Parbat en invierno?

-Para nada. Estamos contentos de que se haya conseguido porque de este modo las expediciones invernales cobran sentido. Si en invierno solo subiéramos ochomiles los polacos, los europeos dirían que es de locos y que solo los hacemos los locos polacos. Ahora podemos decir que hay vascos locos, italianos locos… (ríe).

La cordada polaca de Adam Bielecki y Jacek Czech optó por intentar subir por la ruta Kinshofer. ¿No era demasiado arriesgado?

-No, sé puede hacer. Pero yo soy de la generación en la que primero se hacía, y luego se hablaba, y ellos hicieron al revés. Primero hablaron y luego trataron de hacer, y terminaron no haciendo nada. Nosotros no hablábamos del estilo. Íbamos a la montaña y luego veíamos cómo hacerlo. En invierno tienes que encontrar tu momento. Vi en la televisión cómo lo explicaban, pero en invierno nunca sabes si el tiempo te va a dejar ascender. Actualmente hay un conflicto entre nuestra generación y la de Bielecki. Nosotros subíamos juntos, como un equipo, no era importante quién llegaba a la cima. Ahora los montañeros dicen: “Yo tengo que subir a tal cima”. Hemos llegado a un punto en el que se personaliza cada ascensión. No puedes decir que la gente de Donostia ha conquistado una montaña sino que debes dar nombres y apellidos, y esto no me gusta. Las jóvenes generaciones deberían leer algo más sobre nosotros, acercarse a nuestra generación y entendernos mejor. Saber cómo hacíamos las cosas. Faltan al respeto al decir que lo que hacíamos entonces no estaba bien, que ahora se hace mejor. Se empeñan en decir que Hillary subió al Everest con oxígeno. Vale, pues intenta tú subir en 1953 sin oxígeno. Deben respetar más a las anteriores generaciones.

El K-2 es la última frontera invernal que queda y usted va a liderar una expedición este mismo año.

-Primero tenemos que atar el presupuesto porque es tres o cuatro veces mayor que para el Nanga Parbat. Tenemos una buena relación con el Ministerio de Deportes polaco e igual nos pagan la mitad del presupuesto. Nos falta la otra mitad. Si para mediados de junio no cubrimos la otra mitad, probablemente aplacemos la expedición al siguiente invierno de 2017. El equipo será polaco e incluirá a (Denis) Urubko, que ahora es ciudadano polaco, y puede que esté Alex Txikon si puede unirse. Sé que quiere unirse.

Se ha intentado tres veces subir el K-2 en invierno y en dos estaba usted. ¿Qué es lo más importante?

- Hacerlo en equipo. Uno de los grupos irá a finales de diciembre para preparar la ruta y el segundo equipo un mes más tarde. Mejor si están aclimatados. Lo importante es que el segundo equipo no esté cansado. Sabemos que si pasas más de 25 días en altura en una expedición en invierno, acabas muy cansado. Hay que guardar las energías del equipo que atacará la cima.

Suena raro que un equipo internacional pueda trabajar mejor en equipo.

- Me gustaría trabajar con un equipo internacional. Simone (Moro) sabemos que no va a ir porque se lo ha prometido a su mujer y busco a gente con experiencia, como Txikon. Tengo que hablar con él para ver si quiere unirse. Con los rusos es diferente porque quieren hacerlo por su cuenta. No hay mucha gente preparada para subir el K-2 en invierno. Hay que llevar solo a gente que haya subido el K-2 en verano.

Se dice que una expedición de este tipo puede costar 200.000 euros.

-Sí, por ahí ronda el presupuesto.

¿Cuántas personas formarán el equipo?

-Cinco para equipar la ruta y otros tres para llegar a la cima. El problema es encontrar gente para el segundo equipo;para el primero es más fácil. Una de las veces que fuimos al K-2 en invierno estuvimos 80 días en altura y realmente luego no se puede subir.

¿Habrá alguna otra expedición al K-2 el próximo invierno?

-Solo los rusos puede ser capaces de hacerlo pero no tienen ahora suficiente dinero por la crisis de Grazprom. Hace cinco años sí hubieran podido, ahora solo nosotros estamos preparados para hacerlo. Pero estaría bien que el último ochomil en invierno lo subiera una expedición europea en un acto de solidaridad. Nos gustaría compartir la ascensión. En el alpinismo somos una familia sin importar de dónde eres.

¿Se llega a disfrutar en una expedición invernal a un ‘ochomil’?

- Sí. Me gusta el invierno. Incluso hay otras montañas que no son ochomiles que subo en invierno. Las duras condiciones le dan un toque especial, la hacen más interesante y bonita. Hay más lucha y adrenalina.

Al himalayismo de invierno se le critica su poca o nula creatividad.

-En invierno lo importante es subir, no la creatividad. Siempre tienes el problema del mal tiempo y no puedes experimentar demasiado. Solo hay espacio para subir o no subir, normalmente no subir.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902