Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Desde la Avenida de Tolosa

“Abrazaárboles”

Por Adolfo Roldán - Jueves, 12 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:19h

El término me sorprendió en medio de la lectura. La descubrí en una crónica de José Luis Gallego iluminado con el brillo intermitente de un semáforo. Su sentido primigenio es ridiculizar a los amantes de la naturaleza, a la gente de pueblo, a los capitalinos que han renunciado al bullicio para zambullirse en la sencillez y majestuosidad del paisaje. Pero “abrazaárboles” ha cobrado identidad propia, ha fundido entre sus sílabas, músculos, cortezas, arterias y raíces, dando vida a un ser extraordinario incapaz de sobrevivir fuera de la naturaleza. El novelista portugués José Saramago (1922-2010) describió el 11 de marzo de 2006 en El Mundo a uno de esos “abrazaárboles”. Se llamaba Jerónimo Melrinho y fue su abuelo. Contaba Saramago: “Soy nieto de un hombre que, al presentir que la muerte estaba a su espera en el hospital a donde lo llevaban, bajó al huerto y fue a despedirse de los árboles que había plantado y cuidado, llorando y abrazándose a cada uno de ellos, como si de un ser querido se tratara. Ese hombre era un simple pastor, un campesino analfabeto, no un intelectual, no un artista, no una persona culta y sofisticada que hubiera decidido salir al mundo con un gran gesto que la posteridad registraría. Se despidió de la familia y de los árboles como si todo fuese para él su familia”. “Nunca podré saber qué pasó en el espíritu de mi abuelo en aquella hora extrema -añade-, qué pensó o sintió, qué llamada urgente encaminó sus pasos inseguros hasta los árboles que los esperaban. Tal vez porque sabía que los árboles no se pueden mover, que están sujetos a la tierra por las raíces y de ellas no pueden separarse, a no ser para morir”. ¿Se imaginan ustedes por un momento que los políticos se transformaran en “abrazaciudadanos”? En dirigentes que, en lugar de esmerarse en prometer, se levantaran de sus asientos para mezclarse con la gente, para hablar con ella y abrazarla. El pueblo siempre estará ahí, con los pies en el suelo, sin él no puede sobrevivir. ¿Conciben que por una vez la tarea de los políticos fuese regar la tierra?


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902