Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Podemos e IU se abrazan al pacto para derribar al PSOE y ganar al PP

Garzón vence la partida al partido morado para contar con 9 diputados

Ambas formaciones se coaligan para “caminar juntas” al 26-J si bien no han fijado el “nombre común” de su alianza

Imanol Fradua - Martes, 10 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Garzón e Iglesias escenificaron ayer el acuerdo en la plaza de la Puerta del Sol.

Galería Noticia

Garzón e Iglesias escenificaron ayer el acuerdo en la plaza de la Puerta del Sol.

Donostia- Es un preacuerdo pero, al fin y al cabo, Podemos e IU han conseguido llevar a buen puerto el pacto que les llevará a concurrir de la mano el 26-J. Casi al límite del plazo establecido y no sin antes derribar algunos escollos, ambas formaciones han edificado una confluencia de izquierdas cuyo objetivo no es otro que “recuperar el país en favor de las mayorías sociales”. O dicho de otro modo, no solo pasar por encima del PSOE sino “ganar las elecciones al PP”. Minutos antes de oficializar la alianza tanto Alberto Garzón como Pablo Iglesias bendijeron la entente con un abrazo en la icónica Puerta del Sol. Basado en cinco puntos, el que mayores fricciones había generado se ha saldado con victoria de IU, ya que le garantizaría al menos 9 diputados de salida por el que ansiaba con la proporción de uno a seis.

Pocos minutos antes de oficializar la confluencia con un comunicado conjunto, Iglesias colgó un vídeo en la cuenta de Twitter de Podemos en el que escenificó la alianza. Se acercaba hacia la plaza del Sol, allí donde hace cinco años surgió el movimiento 15-M. Y allí le esperaba Alberto Garzón. “Para ganar hay que sumar a mucha gente”, señalaba el mandatario del partido morado a la par que incidía en que la entente entre ambas fuerzas de izquierdas “acercará mucho más al cambio político que requiere nuestro país”. En las redes sociales también se dejó notar el líder de IU, quien echó la vista atrás a hace cinco años para aludir en que entonces “mucha gente despertó para hacer la política de otra manera”. Ahora sería el turno de elaborar “un programa de transformación” bajo el auspicio de la “unidad popular”, reclamó.

Lejos de mensajes más o menos efectistas en los que Podemos se mueve como pez en el agua, lo cierto es que poco después dieron cuenta del acuerdo antes de entrar en la madrileña sala Mirador, donde celebraron un encuentro ciudadano. Con la fórmula legal del pacto de coalición electoral como instrumento, IU conseguirá lo que deseaba. Es decir, y siempre que siquiera repitan los resultados del 20-D, contará con 9 miembros en el Congreso. Con 9,6 puestos de salida, más concretamente, lo que salvó el mayor escollo para el acuerdo. La alianza, asimismo, quedará registrada con una denominación que, por el contrario, no se hizo pública ayer. De la misma forma se mantendrá “la visualización de las imágenes y logos de cada organización en los materiales de comunicación, campaña y papeletas de votación”, por lo que cada formación podrá realizar la campaña de forma independiente - y cada uno con sus recursos, repartiéndose incluso la subvención-, aunque podrían coincidir en algunos de los mítines más importantes. En lo que respecta a la oferta programática, Podemos e IU acordarán “unas bases comunes que serán las únicas que obligarán a defensa colectiva”.

“Hoy -por ayer- todo el mundo sabe ya que caminamos en la misma dirección”, se felicitó Iglesias. Y lo que es más importantes, “en La Moncloa están muy preocupados, porque saben que les hacemos frente en serio”, indicó para después insistir en tender la mano al PSOE al avanzar que volverán a emplazarles a construir “un gobierno progresista. Es nuestro aliado”, remarcó. Lo que sí tienen claro es que vencerán “a quienes han convertido la corrupción en forma de gobierno”. Como no podría ser de otra forma, la propuesta electoral común será de “de fuerte contenido social”, con la recuperación de derechos, derogación de leyes injustas, lucha contra la corrupción, defensa de los servicios públicos y dignificación de las condiciones de vida de la ciudadanía como banderas. Aspiran así a establecer “un nuevo marco constitucional que ponga al ciudadano en el centro de la política”.

Alcanzado el consenso en las líneas generales pero aún sin suscribir un acuerdo cerrado a cal y canto, los negociadores de ambas partes ultiman el documento definitivo “para su publicación y votación posterior”. El tiempo apremiaba, ya que tanto Podemos como IU exponen hoy y mañana su alianza a sus bases para obtener el referendo orgánico. No tendrán, salvo sorpresa mayúscula, ningún inconveniente para zanjar una cuestión que empezó oficialmente hace poco más de una semana pero que, con mayor o menor proyección en los medios, arrancó nada más concluir un 20-D para el que exploraron la confluencia, aunque sin éxito. Los secretarios de organización Pablo Echenique y Adolfo Barrena han sido los muñidores de un acuerdo con el que ambas partes, satisfechas las principales diferencias que han alargado en demasía el proceso, prevén multiplicar su proyección para el 26 de junio y ver ese esfuerzo correspondido con el respaldo de las urnas.

Las dos fuerzas se han tenido que dejar pelos en la gatera durante el tortuoso periodo negociador. De hecho ya fracasaron en la anterior intentona de cara al 20-D, aunque los beneficios de sumar ambos proyectos, que cuentan con unos programas ideológicamente similares, empujaban a ello. Lo acontecido este mismo sábado es ejemplo de las dificultades que han tenido que sortear. IU proponía un sexto -lo que equivaldría a una horquilla de entre 8 y 12 miembros de segura elección- y la respuesta de Podemos era de 9 sillones -cinco seguros y cuatro con probabilidades- en el Congreso y cinco en el Senado. Pero la formación de Garzón disponía de las mejores cartas, teniendo especialmente en cuenta que las encuestas le situaban como fuerza al alza ante una Podemos que, por el contrario, sufriría el retroceso por su actuación durante las negociaciones para formar gobierno.

CAV

Alianza con Equo. La alianza funcionó en el Congreso, está en vigor en varios ayuntamientos y, por ello, los dirigentes vascos de Podemos y de Equo creen que la reedición de su pacto de cara a las elecciones autonómicas de otoño es prácticamente cosa hecha. La secretaria general de Podemos en la CAV, Nagua Alaba, se reunió ayer en Gasteiz con la coportavoz de Equo en la CAV, Mónica Monteagudo, y de su encuentro salió una evaluación muy positiva de una entente “provechosa”, dijo Alba. Hoy Podemos se reunirá con Ezker Anitza, la marca vasca de IU, partido con el que la formación morada negocia concurrir a las elecciones generales del 26 de junio. Ayer mismo anunciaron su preacuerdo a nivel estatal, de modo que cabe entender que las conversaciones con Ezker Anitza avanzarán de manera fluida y podrán desembocar también en un acuerdo. Podemos tiene pendiente designar a su candidato o candidata a lehendakari, aunque Alba ha dejado ver su preferencia por que sea una mujer y tenga un perfil social.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902