Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Un proyecto agotado

gbc la dirección deportiva ha errado en los fichajes, el club sigue inmerso en problemas económicos e illunbe se ha vaciado en una temporada pésima en todos los sentidos

Néstor Rodríguez Gorka Estrada - Martes, 10 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:14h

Los jugadores del Retabet.es GBC, tras una derrota en Illunbe.

Los jugadores del Retabet.es GBC, tras una derrota en Illunbe.

Galería Noticia

Los jugadores del Retabet.es GBC, tras una derrota en Illunbe.

donostia- La derrota del pasado domingo en Badalona, 26ª del curso en 31 partidos, confirmó un nuevo descenso del Retabet.es GBC, tercero en los últimos cuatro años, aunque queda por saber si el club volverá a salvarse en los despachos, como sucedió en los dos anteriores. Sin embargo, y por encima de eso, este dato y el hecho de que la actual temporada esté siendo la peor de la historia -solo cinco victorias- demuestran el estado en el que se encuentra un proyecto absolutamente en declive. Agotado. Insostenible en la ACB teniendo en cuenta que fue uno de los dos peores equipos en 2013, volvió a serlo en 2015 y lo es de nuevo en este 2016. Resultados que no son casualidad, sino consecuencia de hacer mal las cosas durante demasiado tiempo.

Las señales de que el proyecto perdía fuelle comenzaron a notarse ya en la recta final del pasado curso, saldado con una sola victoria en los últimos diez partidos, pero se han hecho evidentes esta temporada. El Gipuzkoa Basket ha tocado fondo y cada vez son más las voces que piden una regeneración de un proyecto absolutamente agotado. Una reflexión, una autocrítica y quizás un cambio en unos dirigentes que no han sabido detener una crisis manifestada en todos los aspectos que rodean al club: deportivo, económico y social. El GBC ha naufragado en todo, como se puede apreciar repasando el que está siendo el curso más negativo de su historia.

cinco victorias en la canchaUn dato sirve para resumir un curso desastroso: el Retabet.es GBC solo ha ganado cinco de los 31 partidos disputados hasta el momento, por lo que va camino de ser uno de los peores colistas de los últimos años en la ACB. Si se le añade la única victoria cosechada en los diez últimos encuentros de la pasada campaña, el resultado es demoledor: seis triunfos en los últimos 41 encuentros oficiales. El Retabet.es GBC se ha pasado de la jornada uno a la 31 en zona de descenso fruto de una planificación incomprensible y repleta de fallos en verano.

Ya en la pretemporada se intuía que iba a ser un curso muy difícil, cosa que se confirmó desde el inicio, saldado con ocho derrotas en otros tantos encuentros. El equipo, simplemente, no daba la talla. La decisión del club fue destituir a Jaume Ponsarnau, en quien había perdido la confianza, y traer a un viejo conocido como Porfi Fisac, creyendo que su carácter -junto a algunos fichajes- lograría cambiar la dinámica. El club se las prometía muy felices con Fisac mientras sus dirigentes decían en diversas entrevistas que Ponsarnau “no sacó rendimiento a la plantilla” o que “había que cambiar la metodología”, prácticamente señalando como gran culpable de la crisis al técnico catalán, quien por cierto ha reconocido sus errores y ha asumido buena parte de la responsabilidad en muchas entrevistas, mientras que la autocrítica pública del club sigue siendo nula. “Bastante hacemos con lo que tenemos”, llegó a decir Nekane Arzallus a este periódico. La delicada situación económica ha sido el argumento más esgrimido por el club para explicar el fracaso deportivo. Como si, con pocos recursos, acertar o no en los fichajes fuera cuestión de suerte.

Pero el paso del tiempo ha demostrado que el relevo en el banquillo no era la solución. La reacción con Fisac -presentado como el salvador- fue efímera y el equipo ha ganado solo dos de sus últimos 16 partidos. Empezó mal y acaba mal. Entre medias, dos buenos fichajes como Agbelese y Landry, uno incomprensible por su bajo nivel como Soluade y otros dos que llegaron demasiado tarde, Taquan Dean y Urko Otegui. El problema es más profundo que un cambio de entrenador y apunta directamente a la dirección deportiva. El error de construir un equipo alrededor de la figura de David Doblas, malos fichajes -veteranos venidos a menos o recién salidos de lesiones como Llompart o Urtasun, y apuestas que han salido mal como Lawrence, Vrkic o Milbourne-, reacción tardía y, además, la vieja táctica de echar la culpa a los demás y buscar excusas como los arbitrajes. La llegada del polémico Ivan Johnson, que duró dos semanas, y el fichaje de Travis Wear, un jugador de características muy distintas a Johnson pero que venía a ocupar la misma posición, muestran la poca claridad de ideas del club a la hora de confeccionar una de las plantillas más flojas de los últimos años en la ACB, y eso que el GBC dispuso este pasado verano de más dinero para construirla que un año atrás. Con tres descensos en cuatro años, resulta imposible defender a quienes temporada tras temporada han ido haciendo los equipos.

La suerte también ha dado la espalda al GBC, y las lesiones han acabado por finiquitar las opciones de salvación. Especialmente dolorosa fue la rotura de muñeca de Txemi Urtasun en Sevilla. Las dolencias de Andrés Rico en la espalda también han supuesto un problema, porque ni Soluade ni Lawrence -también lesionado en esta recta final de curso- dan la talla en su papel de reservas de Llompart, quien ha compaginado partidos buenos con otros en los que ha sido ampliamente superado por los bases rivales. El problema en el puesto de base sirve para ejemplificar la desastrosa planificación deportiva, ya que el club ha fichado desde el pasado verano hasta cuatro jugadores para cubrir esa posición: Llompart, Rico, Lawrence y Soluade. Misma cantidad de jugadores contratados para jugar de ala-pívot: Johnson, Milbourne, Wear y Landry. Ocho fichajes para dos posiciones del total de catorce contrataciones, incluyendo ahí a Fisac. Prácticamente el triple de fichajes que de victorias en la cancha.

crisis económicaResulta difícil saber cuál es la situación económica real del Gipuzkoa Basket, pero se intuye que no es nada buena. El club siempre se muestra muy opaco a la hora de comentar estos temas y suele hablar de “deudas arrastradas de otras temporadas” o de “pequeños problemas de tesorería” al referirse a las dificultades económicas que atraviesa desde hace años. El origen está en 2009, al dejar Bruesa de pagar su último año de patrocinio (valorado en un millón de euros), situación que se complicó cuando en el verano de 2012, justo después de la mejor temporada de la historia, la Diputación redujo en 500.000 euros su ayuda al club.

Los tres siguientes años fueron una travesía por el desierto económicamente hablando, aunque no se sospechaba que la situación fuera tan mala hasta que Ponsarnau reveló, tras su destitución, que el club le había llegado a deber hasta seis meses. Una cantidad que se extendió al resto de la plantilla y cuerpo técnico, y que revela una dificilísima situación económica. Por cierto que Arzallus desmintió al ya exentrenador. “Nadie duda que aquel año tuvimos problemas de tesorería, pero no fue para tanto”, dijo la presidenta. Sin embargo, es tan cierto que la deuda existió como que se zanjó posteriormente.

El decidido apoyo de la Diputación este pasado verano, junto con la entrada de Retabet.es como patrocinador, parecía aclarar el panorama y esta temporada se suponía que era la destinada a la recuperación tanto económica como deportiva, pero la realidad ha sido la contraria. El agujero económico ha aumentado por varios motivos: el primero, que el club ha debido dedicar parte de su presupuesto de este año a zanjar deudas de cursos anteriores;el segundo, que los seis fichajes a mitad de temporada han encarecido notablemente el coste de la plantilla;y el tercero, que el club ha generado menos dinero que nunca en abonos y venta de entradas. Con todo, ¿cuál es la deuda del Gipuzkoa Basket? Solo el propio club lo sabe porque, al menos públicamente, no lo dice. Detrás de la espantada de Travis Wear hace menos de un mes podría haber un problema de impagos, algo en absoluto descartable en un club que hace un año llegó a deber seis meses. La economía podría marcar el futuro inmediato del club.

illunbe se ha vaciadoLas pocas victorias cosechadas por el equipo en los últimos años ha provocado que paulatinamente Gipuzkoa haya ido dando la espalda al equipo hasta el punto de que las gradas de Illunbe están semivacías. Tal y como reveló este periódico a principios del mes de abril, apenas 2.000 espectadores acudieron al pabellón en los partidos ante Tenerife, FC Barcelona y Andorra, una cifra paupérrima para una liga como la ACB y que puede extenderse al resto de partidos del curso, ya que la imagen del pabellón ha sido parecida durante todo el año.

La solución del club a este problema no ha sido otro que negar la realidad e inflar las asistencias al pabellón, dando cifras de al menos 3.500 espectadores. Solo ellos saben por qué lo han hecho, pero no oculta el hecho de que se cuentan por miles los espectadores que ha perdido el GBC en los últimos tres o cuatro años. El proyecto ya no engancha, pero el club no lo quiere ver. Con las asistencias al pabellón que ha habido este año, no cuadra la cifra de 4.500 socios que dio Nekane Arzallus a este periódico en una entrevista. O este número está también inflado o más de la mitad de socios no acuden a Illunbe. Además, la indiferencia es total en Illunbe.

Con una situación deportiva pésima, una economía en crisis y un apoyo social cada vez menor, el actual proyecto del Gipuzkoa Basket da la sensación de estar agotado. Por ahora, lo único que ha dicho el club -cuyo discurso durante todo el año no ha estado a la altura de las circunstancias- es que habrá “una reflexión”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Información relacionada

  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902