Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

La banca sin oficinas que viene

El auge de Internet y la creciente digitalización de la sociedad está cambiando la forma de funcionar del sistema financiero en relación a sus clientes. La banca basada en una gran red de sucursales empieza a ser historia.

Un reportaje de Xabier Aja - Lunes, 9 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:16h

El Santander ha iniciado una nueva reconversión bancaria en el Estado con cierre de oficinas.

El Santander ha iniciado una nueva reconversión bancaria en el Estado con cierre de oficinas. (G. Estrada)

Galería Noticia

El Santander ha iniciado una nueva reconversión bancaria en el Estado con cierre de oficinas.

Las sucursales bancarias, como los bares, forman parte del paisaje urbano del Estado español con una densidad sin parangón alguno en el mundo. Pues bien, el modelo bancario español basado en la existencia de oficinas comerciales en cada esquina y que ha supuesto en decenas de años una barrera infranqueable para los bancos extranjeros que pretendían competir con la banca doméstica está a punto de pasar a mejor vida. Y no lo hará por los efectos de la crisis financiera-inmobiliaria que estalló en 2008, que también, sino por el futuro que viene de la mano de la digitalización creciente de la sociedad. La relación de los clientes con los bancos ya no vendrá en los próximos años de la mano de las sucursales sino de Internet a través de los PC, tabletas y teléfonos móviles. Y ahí sobran oficinas.

Este proceso, según el presidente del BBVA, Francisco González, es imparable porque “los comportamientos de los consumidores han cambiado y el acceso universal a Internet a través del móvil está dando un impulso definitivo a ese cambio”. Además, según González, los grandes del mundo digital y de la red, los Google, Amazon, etc., “están todavía en los márgenes del negocio financiero pero tomando posiciones y no entran más porque no quieren ser regulados”.

El resultado, según el presidente del BBVA, es que “los bajos tipos de interés y las mayores exigencias de capital hacen inviable el mantenimiento del modelo convencional de banca”. Para sobrevivir los bancos “tendrán que convertirse en empresas de servicios que den soluciones digitales”.

Con esta premisa, que el consejero delegado del banco vasco, Carlos Torres, señale que en el futuro el 75% de las oficinas de la entidad financiera en España sobrarán no ha sorprendido tanto pero el Santander ya ha dado el pistoletazo de salida a una nueva reconversión de la banca anunciando el cierre de unas 450 oficinas y el recorte de más de 1.600 empleos, pero ello solo es la punta del iceberg de un proceso de ajuste sin precedentes.

Miles de oficinasEn 2008, antes de que estallase la burbuja inmobiliaria, se alcanzó la máxima expansión de la red comercial de la banca pues llegó en el Estado español a más de 46.167 sucursales bancarias tras un proceso de expansión sin precedentes en el que cualquier caja de ahorros abría oficinas fuera de su territorio. Tras la crisis económica española y el proceso de concentración del sector financiero que prácticamente ha acabado con las cajas y que ha hecho que de las 60 entidades financieras apenas sobrevivan menos de una veintena, el número de oficinas se ha recortado de manera sustancial porque, según los datos del Banco de España, al cierre de 2015 había 30.921 sucursales bancarias, casi 16.000 menos que siete años antes. Y en Funcas estiman que se cerrarán otras 3.000 antes de 2020.

En Euskal Herria, el número de sucursales bancarias se elevaba a finales del pasado año a 1.522 en la CAV y a 569 en tierras navarras.

Las grandes entidades financieras vascas, BBVA, Kutxabank y Laboral Kutxa tienen en marcha procesos de ajuste de oficinas aunque menos agresivos que otras. Aun así, Kutxabank tenía 1.300 en 2012 y al cierre del pasado año contaba con 1.013 y dentro del plan estratégico contempla suprimir algunas más por su baja rentabilidad. Laboral Kutxa, con 368 sucursales, quiere aprovechar el cierre de la integración de Ipar Kutxa para suprimir 30 oficinas en los dos próximos años. Y BBVA, con 3.800 locales ya ha adelantado que en el futuro podría trabajar con solo 1.000.

Los bancos justifican las medidas de reducción de sucursales por tres razones: la primera para recortar gastos, la segunda por la digitalización que viene que hace que los clientes realicen buena parte de las operaciones tradicionales a través del PC o el teléfono móvil, y la tercera por la necesidad de cambiar el concepto de oficina bancaria. Las que sobrevivan serán de mayor dimensión que las pequeñas de dos o tres empleados, que llevan el mayor peso del ajuste.

Ese mayor tamaño de las sucursales es necesario para adaptarse a los nuevos tiempos en los que los clientes piden cada vez más asesoramiento porque ellos mismos llevan a cabo las operaciones más tradicionales a través de las terminales automáticas o de los citados ordenadores, tabletas y móviles. Para ello, además de contar con más personal en las sucursales y con una mayor preparación profesional, las oficinas van a ser dotadas de servicios multicanal, lo que implica realizar importantes inversiones.

El ejemplo INGSin ir tan lejos ya hay entidades financieras que han demostrado que se puede hacer negocio bancario en España con una red mínima de locales comerciales en las calles. Ahí está el ejemplo del banco holandés ING Direct, un pionero en el uso de las nuevas tecnologías en el negocio tradicional bancario. Y no le ha ido mal pues con solo una treintena de oficinas ha conseguido captar a más de tres millones de clientes en el Estado español con sus productos sencillos, nóminas, créditos, pagos de recibos. Y todo desde el PC. ING Direct España logró incrementar un 7,54% el número de clientes el pasado año, hasta 3,3 millones. Los fondos totales gestionados en España por la entidad naranja alcanzan los 45.020 millones de euros, un 12,5% más.

Con ejemplos como este se entiende la apuesta de la banca por reducir su red de oficinas. No hay que olvidar que la banca en el Estado español se encuentra en un escenario complicado. Una parte de su cartera crediticia, pese a las ingentes cantidades destinadas estos años a provisionar posibles fallidos, está formada por préstamos a empresas que renegocian una y otra vez los plazos porque difícilmente van a poder afrontar la devolución de los créditos en las condiciones pactadas, ya que ello les abocaría a la quiebra. Otra parte, formada por créditos hipotecarios, está amenazada por la reciente sentencia judicial contra la existencia de cláusulas suelo en las hipotecas que de salida le puede costar al sector unos 5.200 millones de euros adicionales, según las primeras estimaciones.

Además, en un escenario de tipos de interés cero o negativos, caso del euríbor, el margen de los bancos es mínimo, máxime si el endeudado consumidor español es reticente a solicitar nuevos préstamos. Si a eso se le añaden las crecientes exigencias de las autoridades europeas para aumentar la capitalización de las entidades, la situación no es fácil. Y más que se va a complicar la de los bancos por la irrupción de los nuevos competidores del mundo digital. Plataformas de pago como Pay Pal son un buen ejemplo de lo que viene: más competencia para los bancos tradicionales y menos oficinas físicas.

Los datos

Oficinas

Entidades vascas. BBVA tiene 3.800 sucursales en el Estado español, Kutxabank 1.013 y Laboral Kutxa, 368.

Evolución en España. El número de sucursales bancarias experimentó un crecimiento prácticamente continuo desde las 26.000 de 1980 a las 39.391 de 2000 hasta un máximo de 46.167 en 2008. Solo un par de recortes coincidiendo con la crisis de 1993 tras los Juegos de Barcelona y la Expo de Sevilla y en 2001 tras la entrada en vigor de la moneda única europea.


Oficinas Euskal Herria

1.522

sucursales bancarias había en la CAV al cierre de 2015, según datos del Banco de España. En Navarra, el número ascendía a 569. Estas cifras supone la existencia de una sucursal cada 1.422 habitantes en el caso de la CAV y de una cada 1.118 en tierras navarras.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902