Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Barnealdea

9 de mayo: un día para reflexionar

Por José Antonio Diez Alday - Lunes, 9 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:16h

Galería Noticia

se debiera celebrar hoy, 9 de mayo, el Día de Europa en recuerdo a la llamada Declaración de Schumann por la que este viejo continente era emplazado en 1950 para iniciar la mayor de sus aventuras: la unión de sus pueblos en una federación europea. Así lo puso de manifiesto el entonces ministro francés de Exteriores, Robert Schumann y así fue aceptado por el canciller alemán Conrad Adenauer. La idea surgía tras comprobar que Europa, devastada tras dos grandes guerras, estaba formada por países tan pequeños que no podían solucionar los grandes problemas y, a su vez, por países tan grandes que no solventaban los problemas pequeños.

En virtud de este planteamiento, era precisa una autoridad supranacional capaz de afrontar los grandes conflictos, así como aplicar el principio de subsidiariedad por el que los gobiernos nacionales y/o regionales pudieran resolver las dificultades locales. Todo ello sometido a una consigna concluyente: “No más guerras”. Semejante proyecto fue acogido con tanto entusiasmo como necesidad por Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo, los países fundadores de lo que hoy se conoce como UE.

En la actualidad, 66 años después, cada uno de los 28 países miembros de la UE, solo pretenden sacar el máximo provecho de unos organismos llenos de euro burócratas atrofiados e incapaces de encontrar una salida a la grave crisis institucional y conceptual que, no obstante, mirarán con recelo y perplejidad la propuesta que François Hollande presentará después del referéndum británico (23 de junio) en la que quiere resucitar la idea de un núcleo duro en la construcción europea. Es decir, para que nos entendamos, una Europa de varias velocidades.

No van a faltar críticas descarnadas y acusaciones de todo tipo a la invitación del presidente francés. Oiremos de todo, menos ideas para enderezar el rumbo de un proyecto que hace aguas en terreno monetario, financiero, laboral y, sobre todo, humanitario. Reproches, sí, envueltos en el oropel de cierta intelectualidad que apela incluso a la identidad nacional para discriminar a quien no es originario de un territorio concreto. Pero soluciones o razones inteligentes…, ninguna.

Habrá que conocer los detalles de la propuesta francesa, pero, con independencia de su viabilidad, no cabe duda de que son necesarias nuevas ideas basadas en el pragmatismo y la razón. Después de todo, la Humanidad jamás ha sufrido por un exceso de razón y ésta necesita recuperar su sitio en el devenir europeo para evitar que un proyecto supranacional siga siendo un mercado intergubernamental como pretende Gran Bretaña, que se incorporó a la UE en 1973. Desde entonces, muchos de los nuevos socios se han sumado con fines que nada tienen que ver con la declaración que hoy conmemoramos, mientras que la evolución económica mundial ha creado un escenario incompatible con la triple realidad social: Democracia, Estado-Nación y Globalización.

Por todo ello, sería razonable conocer en detalle la propuesta de Hollande, analizarla sin patrioterismos, destilarla en el alambique de la dialógica y debatirla sin apasionamientos, pero con voluntad de encontrar una salida a la crisis europea y devolver al continente el arte de gobernar, porque, a día de hoy, ha quedado sepultado por las toneladas de escombros financieros que dejan las relaciones sociales entre gobiernos electoralistas, tecnócratas y multinacionales.

Alguien pensará que esto es una utopía, pero hoy es un buen día para soñar con el renacimiento de la razón.

Debemos rechazar

una Europa de idiotas sometidos al interés

de la oligarquía y

sus burócratas


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902