Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Fracaso consumado

el gbc pierde ante el joventut y su descenso a la leb ya es matemático a tres jornadas del final de un año pésimo que obliga a la reflexión

Néstor Rodríguez - Lunes, 9 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:15h

David Doblas, ante Goran Suton en el partido disputado ayer en Badalona.

David Doblas, ante Goran Suton en el partido disputado ayer en Badalona. (efe)

Galería Noticia

David Doblas, ante Goran Suton en el partido disputado ayer en Badalona.

Donostia- Se acabó. Ni las matemáticas sostienen ya al Retabet.es GBC, que perdió ayer en Badalona ante el Joventut por 90-88 y es equipo de LEB Oro. A tres jornadas de la conclusión está a cuatro triunfos del antepenúltimo, el Obradoiro, al que por tanto no podrá alcanzar. El GBC bajará, además, como colista salvo que gane los tres últimos partidos y el penúltimo, el Estudiantes, los pierda. Utópico. Se ha ganado a pulso la condición de peor equipo con diferencia de la ACB tras una temporada penosa de principio a fin que ha dejado en evidencia a los dirigentes de un Gipuzkoa Basket cuyo proyecto ha tocado fondo. En todos los sentidos. Son tres descensos en cuatro temporadas y este ha sido el peor de todos. El equipo entrenado primero por Jaume Ponsarnau y luego por Porfi Fisac ha estado toda la temporada en zona de descenso. Un dato tremendo. Empezó fatal, tuvo una levísima reacción en enero y acaba muy mal. Derrotado. Hundido. Enterrado por sus propios errores, que han sido muchos.

Esta es la crónica de un descenso anunciado. De una muerte deportiva que se veía venir desde hace tiempo. Ya en verano el equipo tenía muy mala pinta. La plantilla que abrió el campeonato el 10 de octubre en Gran Canaria era una de las más flojas que se han visto últimamente en la ACB. Tanto la dirección deportiva del club como el entonces entrenador, Ponsarnau, erraron por completo a la hora de hacer un equipo que tenía todo tipo de carencias: poca calidad, inferioridad física, problemas en el rebote... El club se movió de forma errática en el mercado, errando estrepitosamente en muchos fichajes, con la guinda de la incomprensible llegada de Ivan Johnson. Que igual para algunos fue una anécdota, pero que sirve para ilustrar el desconcierto general. Ponsarnau ya entonó el mea culpa en varias ocasiones. No así el club, cuya decisión fue echar al entrenador. Como si fuera el culpable de todo. Mientras ellos seguían en sus sillas. Hablando de que fallaba la metodología de Ponsarnau. Alucinante. Y presentando a Fisac como el salvador. El que iba a solucionar todos los males del equipo. El que ha ganado cinco partidos de 23, tres de ellos en el primer mes y medio, coincidiendo con la llegada de Agbelese y Landry, dos de las pocas buenas decisiones que ha tomado el GBC este curso. Pero luego las miserias volvieron a salir. Otra vez fichajes malos y tardíos y un hundimiento tan inevitable como merecido tras dos victorias en los últimos 16 partidos.

Una vez más, el Gipuzkoa Basket debe vivir pendiente de los despachos. Confiando en que los equipos que asciendan de la LEB Oro renuncien a subir porque no pueden pagar el canon y el fondo de ascensos y descensos. En 2013 y 2015 le salió bien la jugada, ahora parece que no será tan fácil porque, en principio, el Ourense tiene plaza garantizada. Y el canon está en el aire, así que podría haber más ascensos. Pueden ser una primavera y un verano largos en este sentido. Qué pereza. Tratar de solucionar entre bambalinas lo que se ha hecho mal en la cancha. Pero el GBC debe estar por encima de eso y hacer una profunda reflexión. Urge una regeneración en un club cuyo proyecto está absolutamente agotado. Bajar tres veces en cuatro años no es casualidad. ¿De verdad merece la pena seguir así? El que iba a ser el año de la recuperación deportiva y económica ha sido justo lo opuesto, el del hundimiento en todos los sentidos. Deportivo, económico y social. El equipo ha hecho su peor temporada en la cancha en nueve años, la deuda económica ha aumentado debido a los numerosos cambios desde que empezó la temporada -hasta seis fichajes, incluyendo ahí el del entrenador- e Illunbe se ha ido poco a poco vaciando, hasta apenas ser 2.000 las personas que han acudido a las gradas. Hace cuatro años iban el triple. Pero, pese a todo, aquí nunca pasa nada. Siguen los mismos, que se han especializado en buscar excusas y mentir en aspectos como la asistencia a Illunbe. Pero se engañan a sí mismos. El club debe renovarse. Es inexcusable. Continuar igual no tendría ningún sentido porque la gente ha empezado a dar la espalda al Gipuzkoa Basket, acechado además, por una situación económica que se intuye más complicada de lo que ellos mismos dicen. Todo es muy triste.

orgullo en la canchaPese a que la victoria del Obradoiro el sábado prácticamente le condenaba, que su situación es límite desde hace mucho tiempo y que acudía a Badalona con muchas bajas, el Retabet.es GBC hizo un partido más que digno ante el Joventut, hasta el punto de estar muy cerca de ganar. Después de estar casi siempre por delante en el marcador, un mal último cuarto se lo impidió. Tras unos primeros minutos de tanteo (20-18), el equipo de Fisac se marchó en el marcador en la recta inicial del segundo cuarto gracias al acierto de Jordi Grimau, que puso a su equipo diez arriba (23-33). La sorpresa en este tramo del partido fue la aparición de Gaizka Maiza, que en su segundo partido en la ACB mostró un desparpajo notable, anotando cuatro puntos en nueve minutos. También tuvieron su oportunidad Soluade y Oroz, más discretos, que han superado en la rotación a un Mikel Motos que no jugó. Difícil de comprender su situación, ya que ha pasado al ostracismo más absoluto cuando hace bien poco Fisac le dedicaba elogios.

El Joventut acortó distancias al descanso (38-42) y se puso por delante en la reanudación tras dos triples del ex del GBC Sergi Vidal. Sin embargo, de nuevo Grimau, acompañado esta vez por Doblas y Landry, hizo recuperarse al equipo guipuzcoano, que alcanzó el minuto 30 con ventaja (66-70). Clave fue también la labor de Agbelese, fuerte en defensa y cerrando el rebote, lo que hizo que Fisac apostara por él y enviara al banquillo a Doblas, que no lo estaba haciendo mal. Pero que últimamente parece haber perdido el favor del entrenador. Sin embargo, el Joventut apretó atrás, encontró cierta inspiración en ataque y con un parcial de 14-4 dio la vuelta al marcador. El problema es que el GBC ha convertido últimamente sus partidos en un intercambio de golpes, sin ser capaz de apretar en defensa, así que cuando el rival sí lo hace, no tiene respuestas. Coincidió ese momento malo también con tres fallos seguidos en ataque de Landry, que es tan bueno como egoísta.

Se aferró el GBC a sus opciones de permanencia bajo la batuta de Llompart, y llegó a empatar a 83 con dos tiros libres de Landry a minuto y medio de la conclusión. Una canasta de Miralles, un error del ala-pívot y dos tiros libres de Mallet situaron el 87-83. Un triple de Landry volvió a dar esperanzas a los de Fisac (87-86), pero el Joventut no permitió la remontada. Incluso teniendo un buen día en ataque, como hizo el GBC, llegando a los 88 tantos, es difícil ganar si tu defensa permite tantos puntos al rival, 90 ayer. La victoria, en cualquier caso, solo hubiera servido para alargar la agonía, y la derrota confirma lo que era inevitable: el descenso a la LEB Oro. Un fracaso en toda regla. No tiene excusas el Gipuzkoa Basket, que ha hecho la peor temporada de su historia y ha desilusionado a sus aficionados con una pésima gestión. Su sitio ya no está en la Liga ACB.

liga acb


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902