Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Migueltxo Molina Codirector de ‘Al otro lado’ en Discovery MAX

“Lo queramos o no, lo veamos o no, todos tenemos un muro cerca”

Primero fue la película, ‘Muros’ y ahora llega Discovery Max la serie titulada ‘Al otro lado’. En ambos trabajos hay un elemento común, las historias de personas que sueñan con sobrevivir a uno u otro lado

R. Lakunza - Domingo, 8 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:16h

Migueltxo Molina.

Migueltxo Molina.

Galería Noticia

Migueltxo Molina.

donostia- El martes Discovery Max mostrará los dos primeros capítulos de Al otro lado. De la mano del equipo que dirigen los navarros Migueltxo Molina y Pablo Iraburu, el espectador podrá viajar a dos duras realidades para las personas que esperan poder saltar ese muro, esa valla que separa su vida real del sueño que anhelan. La fronteras entre México y Estados Unidos y la que separa España de Marruecos en Melilla serán protagonistas de la primera entrega del programa. Migueltxo Molina (Iruñea, 1978) comenta a este periódico cómo ha sido este trabajo, cómo viven las personas a las que ellos dan la voz que otros acallan y qué dificultades se han encontrado. Uno de los mayores problemas se presentó en el muro que separa India de Bangladés, cuando fueron invitados a salir del país.

¿Cómo será la serie que comienza el martes?

-Va a continuar con el tono narrativo de la película, Walls (Muros). Cuando Discovery entró en la película comentó la posibilidad de hacer una serie. Desde el canal lo tenían muy claro y cuando empezamos a montar los capítulos, nos dimos cuenta que teníamos mucho material y muchas historias por contar aún. Hay imágenes y secuencias que son nuevas.

¿Qué novedades aporta?

-Entra un nuevo muro, el que separa India de Bangladés. Por una cuestión de ritmo lo quitamos de la película y ahora se verá en el cuarto capítulo de esta serie.

¿Ha sido un trabajo duro?

-Sí, tanto la película, Walls, como la serie, Al otro lado, son historias muy fuertes. Hemos entrevistado a personas que tienen una relación muy directa con los muros que separan un país de otro. Personalmente ha sido un trabajo duro y ver ciertas realidades es bastante fuerte. Además, es dificultoso rodar en lugares donde hay una vigilancia constante. También hay otro tipo de intereses, lo que no deja de ser otra dificultad añadida.

¿Qué tipo de intereses se mueven alrededor de una valla o un muro?

-Sobre todo contrabandistas, es una marea de intereses lo que se mueve alrededor y nos ha creado situaciones complicadas, de tensión.

¿Qué han buscado en la película y en la serie?

-No hemos buscado ni la tensión ni el morbo de las cosas más duras. Lo que queríamos es acercarnos a las rutinas de esas personas y contar su día a día. No damos soluciones a este tipo de situaciones, no las tenemos. Pero sí buscamos plantear preguntas, creemos que es importante que esta temática llegue a la gente y podamos aportar algo a lo que está ocurriendo. Además, tal y como está el patio actualmente, creemos que es algo necesario.

¿Qué les lleva a Pablo Iraburu y a usted a hacer este tipo de películas?

-Lo que nos apasiona es contar historias, nos gusta dar voz a aquellos que habitualmente no la tienen. Nuestros trabajos tienen que ver con las personas y con la realidad. Pablo tiene mucha más experiencia, nos llevamos diez años. Él tiene una trayectoria importante y cuando llegué a la productora congeniamos y vimos que tenemos una pasión común muy sencilla de resumir: contar historias que puedan servir para algo.

¿Era este el modelo de periodismo con el que soñaba en la universidad?

-Siempre me he sentido muy apegado a las historias humanas y he estado muy metido en temas de ONG, en temas sociales. Caté el periodismo puro y duro como reportero de CNN+ hace años, cuando el canal todavía estaba en los sótanos de Torre Picasso.

¿Cómo fue la experiencia?

-Muy interesante. Soy de los que piensan que puedes elegir mejor cuando has catado otras cosas y tienes conocimiento de causa. Como digo fue interesante, pero no fue algo que me motivó mucho. Di otras vueltas y estuve dos años en Estados Unidos haciendo un máster con una beca que me concedieron, pero aquello era más cercano al tema de la ficción.

¿Tampoco le gustaba la ficción?

-También fue una temporada interesante, pero al regresar a Iruñea conocí a la gente de Arena Comunicación, la productora. Conocí a Pablo Iraburu, Marga Gutiérrez, Itziar García, Raúl de la Fuente, Iñaki Alforja… un montón de gente que iba en esta línea y eso me enamoró.

¿Tanto le gusta el mundo del documental?

-Mucho. Siempre he visto documentales y recuerdo de crío lo que veíamos en esas dos cadenas que había: las historias del Calypso de Cousteau y las que nos contaba Félix Rodríguez de la Fuente. Ahora trabajo con el equipo de Arena y esto supone una satisfacción enorme. La línea que queremos seguir es contar historias que sirvan para algo, historias de verdad.

¿Se puede vivir de dar la voz a los que no la tienen?

-Se puede, pero no es fácil. Es cierto que luego cuesta mucho mostrar estas historias y que tengan el seguimiento que puedan tener las de ficción.

¿Qué ha supuesto Discovery Max en el trabajo que han realizado?

-Un apoyo moral muy fuerte. Que interese a cadenas como Discovery supone un apoyo muy fuerte y te motiva para seguir en la misma línea.

¿Se verá en más países?

-No lo sé, eso depende más de la cadena que de nosotros. Creo que tiene interés general porque lo queramos o no, lo veamos o no, todos tenemos un muro cerca. Desde que empezamos a rodar esta película hasta que la acabamos, los muros han aumentado. Al empezar hicimos una lista y salían cuarenta y tantos muros, al acabarla nos salían más de sesenta. Es un fenómeno que está en auge.

¿Qué preguntas le sugiere este fenómeno en auge?

-Si realmente este es el mundo que queremos construir.

¿Tienen algún proyecto más entre manos?

-Muchas ideas, pero aún no hay ningún proyecto concreto. Hay una lista colgada en el corcho de la oficina, vamos avanzando en alguna idea, pero lo que sí puedo decirle es que vamos en la misma línea: historias globales, historias de personas, trabajo en lugares complicados…

¿No tienen miedo?

-Hay situaciones complicadas y momentos que pueden ser difíciles. Pero intentamos tener cierta seguridad a la hora de ir a rodar. Lo difícil es ponerse en el lugar de las personas con las que vamos a rodar, eso es lo verdaderamente arriesgado y peligroso, pero peligroso para ellos. Lo duro y peligroso es ser una de esas personas, ellas son las que sufren y las que se quedan ahí después de contar su historia;nosotros vamos y venimos y, aunque tenemos cierto riesgo, es lo que nos gusta hacer.

las claves

“No hemos buscado el morbo de las cosas más duras, lo que queríamos era acercarnos a las rutinas de esas personas y contar su día a día”

“Con este trabajo queremos plantear preguntas, creemos que es importante que esta temática llegue a la gente y aportar algo”


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902