Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Tiempo de inertidumbre

División de honor a una vez acabada la fase regular, el ordizia se replantea su proyecto y el hernani espera para saber si le quitan la categoría

Viernes, 6 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:15h

El hernaniarra Mattin Collado trata de placar a Jon Barandiaran, del Ampo Ordizia, en Landare.

Galería Noticia

El hernaniarra Mattin Collado trata de placar a Jon Barandiaran, del Ampo Ordizia, en Landare.

Ordizia y Hernani están viviendo una dura resaca tras el final de la fase regular de la liga en División de Honor A.El club tricolor tiene que esperar una decisión del Comité de Competición que podría condenarle incluso a perder la categoría que se ha ganado sobre los terrenos de juego, mientras que, tras una dura campaña en Altamira, la entidad de Goierri está realizando una cruda reflexión sobre el proyecto deportivo que pondrá en marcha la próxima temporada.

Ampo Ordizia Un proyecto truncado

El Ampo Ordizia despidió en la novena posición una durísima temporada que se cierra con el peor porcentaje de puntos ganados desde 2005, con solo dos victorias en Altamira y lamentándose de los numerosos puntos perdidos en los últimos minutos de varios partidos. La campaña empezó con un nuevo técnico, Wade Kelly, encargado de una triple misión: dar minutos a los jóvenes, practicar un juego atractivo e intentar volver a meterse en la lucha por los títulos.

Desde luego, el primer objetivo se ha cumplido de sobra. Los canteranos han tirado del carro y jugadores como Oier Goia, Dani Aizpun, Imanol Aldanondo o Iker Korta han dado un importante paso adelante. Para arropar el crecimiento de los más jóvenes, el club se hizo con cinco jugadores profesionales -entre ellos, un pilier y dos terceras-. Esa fue la primera columna del proyecto que se fue abajo. El jugador de primera línea -Bees Strydom- vino lesionado y los dos terceras -Spring y Taavili- fueron cortados por mala actitud.

Wade Kelly optó por reforzar la primera línea con un flojo Josh Daley que tampoco pudo terminar la temporada, y no se decidió a traer hasta enero otro fichaje, el segunda Ashcroft-Leigh, que ha realizado una buena labor. El australiano deshizo la segunda línea formada por Barandiaran y Eulate, y apostó por una tercera compuesta por Tudela, Goia y Patxi Muller. Así, a pesar de algunos partidos notables, como el que realizó ante El Salvador en Valladolid, la delantera ordiziarra ha tenido que vérselas frecuentemente con packs con muchísima más envergadura.

Atrás, Rust ha demostrado ser un gran jugador, aunque ha fallado numerosas patadas que han costado partidos al Ordizia. Y Ben O'Donnell, irregular, se perdió varios encuentros por motivos personales. Así, el Ampo Ordizia estuvo jugando varios duelos con solo dos o tres profesionales en el XV, en lugar de los cinco previstos inicialmente.

El Ampo, en cualquier caso, superó todas estas dificultades en el primer tramo liguero. Los resultados en Altamira se resistían, pero el equipo empezó practicando un rugby aceptable y cerró la primera vuelta con 29 de sus 40 puntos. En la segunda vuelta, sin embargo, el juego y el rendimiento del equipo han bajado en picado, ofreciendo durante algunos momentos una imagen de completa impotencia y desorientación.

Con este amargo final de liga en las pupilas, la directiva ordiziarra planifica ya el próximo proyecto con la triste sensación de que esta puede haber sido una temporada estéril. Al parecer, varios jugadores de la cantera dejarán el club por diferentes motivos, y es posible que esta campaña no dé tantos frutos de cara al futuro como se esperaba. El club tratará de que algunos jugadores formados en Altamira retornen al primer equipo, pero todo indica que será necesario aumentar el número de foráneos. Incluso se plantea fichar para cubrir posiciones que en los últimos años han estado ocupadas por gente de casa. La primera decisión a tomar, en cualquier caso, será la continuidad o el cese de un Wade Kelly que no ha convencido a todo el mundo en su debut.

Hernani La reacción perfecta

El Hernani se ganó sobre los terrenos de juego un puesto en la máxima categoría, pero ahora deberá esperar al menos hasta el martes de la próxima semana para saber si puede conservar esa plaza en la elite. El club tricolor realizó un cambio antirreglamentario en el penúltimo partido de liga, frente al Ordizia, a falta de cuatro minutos para el final y con el encuentro absolutamente sentenciado. Gernika y CRC denunciaron al club de Landare y ahora el Comité de Competición deberá decidir si sanciona al Hernani y, si lo hace, qué castigo le impone. La sanción podría suponer incluso la pérdida de la categoría, pero esta misma temporada se han dado precedentes que hacen que la directiva del Hernani sea optimista.

De lo que no cabe duda es que, deportivamente, los tricolores se mantuvieron fuera de todo peligro. Los de Patrick Polidori terminaron la liga en la décima posición con 38 puntos. Por segunda temporada consecutiva certificaron la permanencia automática en la última jornada y se ganaron el derecho a militar una quinta temporada en la elite.

El club hernaniarra cumplió así con su objetivo. La temporada arrancó para el Hernani con los handicaps habituales:bajas de gente experimentada, llegada al primer equipo de jugadores jóvenes y un escaso banquillo para compensar lesiones como las de Ugaitz Otaño o Tony Jones. Esta campaña, además, el Hernani ha sufrido las bajas de varios jugadores clave en la línea de tres cuartos y en el juego ofensivo. Igor Genua, frecuentemente concentrado con la selección española de seven, solo ha podido jugar nueve partidos, mientras que en anteriores campañas jugó 19, 16 y 21. Oier Garmendia, lesionado en un hombro, ha disputado 16 choques, por 19 de la pasada temporada, e Igor Etxeberria tan solo ha podido participar en cinco. Asimismo, también hay que destacar las buenas actuaciones de jóvenes como Mattin Collado, Anartz Elosegi o Aitor Lukas.

Durante el primer tramo de la temporada, los principales rivales del Hernani visitaron Landare y el equipo respondió con creces frente a su afición. El club tricolor llegó al ecuador de la liga con 19 puntos, a seis de los puestos de peligro. Y, en el primer partido de la segunda vuelta, el Hernani sumó su primer bonus a domicilio.

Las cosas, sin embargo, se torcieron pronto para los tricolores, que acabaron acumulando nueve derrotas consecutivas. En el debe de los hernaniarras, por ejemplo, hay que señalar las dificultades para mantener la concentración en los partidos que se tuercen y sumar bonus defensivos.

Así, a falta de tres partidos para la conclusión, los tricolores eran penúltimos a dos puntos del colista. Ahí empezó a mostrar su mejor cara el Hernani.

Los de Polidori consiguieron quince puntos de quince posibles en los tres últimos partidos y acabaron con una décima plaza que sabe a gloria por la brillante reacción de un equipo enrabietado que derrochó intensidad y buen juego en este período.

Las sensaciones de la temporada, sin embargo, terminarán dependiendo de la decisión del Comité de Competición.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Información relacionada

  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902