Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Los post-it del Giro

Aunque exigente, la cita italiana concentra menos dureza montañosa que en otras ediciones

César Ortuzar - Viernes, 6 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:15h

Nibali, entrenando en Holanda.

Nibali, entrenando en Holanda. (Foto: N.G.)

Galería Noticia

Nibali, entrenando en Holanda.

Donostia- Alguien definió las carreteras italianas, su paisaje revirado entre las Dolomitas, los Alpes y los Apeninos como el mejor de los circuitos. Tal vez de ahí su pasión por los coches rápidos, por los bólidos y su devoción por la scuderia, la Ferrari, símbolo patriótico a la altura de Garibaldi. El otro altar de Italia es el Giro, la que pinta el país de rosa. De la travesía, una aventura de 3.416 kilómetros, sobresalen avisos amarillos. Pequeños papeles a modo de recordatorios. Agendas de quita y pon. Post-it. El Giro de Italia apila un buen puñado de jornadas llave dispersas entre las 21 etapas que componen un frontispicio con menos relieve, desprovisto quizás de grandes hitos montañosos, de las montañas más célebres y legendarias, pero suficientemente dura por la acumulación de desniveles y en la que las contrarrelojes, tres, todas ellas individuales, acentúan la búsqueda de un corredor capaz de manejar todos los registros. “A mí me gustaría que acabase una etapa en Zoncolan y otra en Mortirolo, pero este Giro no es así. Además hay una crono de 10 kilómetros, otra de 40...”, suspira Landa.

El Giro amanece en Apeldoorn, Holanda, con una crono que es más que un prólogo. En diez kilómetros, reflexiona Mikel Landa, se pueden acumular pérdidas. La idea del murgiarra es minimizar el impacto de la cronos, su perfil menos fotogénico. Mikel Landa ha limado sus asperezas con la cabra, pero está por ver si su mejoría le alcanza para poder situarse en el radio de acción que le permita rehabilitarse en la montaña. La crono inicial es el anticipo de dos jornadas talladas para los esprinters antes del primer día descanso del Giro -el del próximo lunes-, para promover el traslado desde Holanda hasta Catanzo, en Calabria, donde enraizará la carrera que no tardará en saludar la primera llegada altiva en Roccaraso.

El del sexto día será el primer fotograma montañero antes de enfilar hacia una jornada que puede desconchar a más de uno, la contrarreloj de Chianti. 40,5 kms de prueba individual que supondrá un examen para los opositores al Giro. Las cronos son despiadadas. Landa intentará mantenerse a flote. La novena etapa es una frontera. “Sé que las cronos me van a penalizar”, expone Landa. Por eso se ha aplicado con la cabra. El murgiarra sabe que ha mejorado, que sus registros son mejores, pero queda por comprobar si ese impulso basta.

Por la región de la Toscana, donde los viñedos compiten por dar algunos de los mejores caldos, se adentrará la décima etapa de 219 kilómetros con un trazo hosco que retratará a quien no esté bien. No habrá lugar para esconderse en una trazado complicado por su fisionomía, un lugar donde el memorándum del Giro recuerda más de un fiasco. A partir de ahí, varios días entre la región del Veneto y Friuli para los velocistas. Entonces sacará la cabeza la tercera semana, la más dura. Un aperitivo agitará la coctelera con dos cotas en los kilómetros finales con un porcentaje del 8,5 % de desnivel. Será la antesala de la temida tercera semana. La más hostil. “Las etapas, tanto la de Corvara como la de Risoul y la etapa 20, que acaba Sant’ Anna di Vinadio, serán claves. Van a ser etapas en las que te van a dejar muy cansado y en otras vas a llegar muy justo. Ahí se notarán los esfuerzos. El que mejor digiera los esfuerzos será el que gane el Giro”, disecciona Mikel Landa.

la montañaCorvara será el final de un día de pura supervivencia a través de los Dolomitas. La etapa concatenará seis puertos: Pordoi, Sella, Gardena y Campagnolo antes de darse de bruces con el Passo Giau (9,8 kilómetros al 9%) y el Passo Valparola (11,5 kilómetros al 5,8 %9) como antesala al descenso a Corvara. Tras la tappone del sábado, día 21, la cronoescalada de 10,8 kilómetros. Una ascensión pura y dura. Sin anestesia. 8,3 por ciento de desnivel medio, con picos del 11%, salvando un desnivel de 752 metros. Solo los dos primeros kilómetros de la cronoescalada permiten una miga de respiro. El resto, un martirio. A Mikel Landa, que visitó ese escenario, le gusta la cronoescalada, que es descrita como “muy dura”.

El Giro entrará en el descuento a partir del martes, día 24, una vez se consuma el último día de barbecho de la carrera. Fai della Paganella (10,2 kilómetros al 7,4%) probará la recuperación tras el día de asueto. No son pocos a los que se les indigesta el cambio de ritmo en esa clase de etapas. Los esprinters tendrán su opción durante dos días más, antes de que el Giro gire hacia el averno y aparezca el gigante: Coll dell Agnello. Una mole de 2.744 metros. La Cima Coppi de la presente edición. Una ascensión eterna, de 21,3 kilómetros con un porcentaje medio de 6,8 pero que se eleva en los últimos diez kilómetros, donde alcanza el 9,3 %. La siguiente etapa es otro invitación a la agonía. Una vez superado el Col de Vars, el monstruoso del Col de la Bonette pinzará a los corredores en Francia. Una cumbre de 2.715 metros de altitud y 22,2 kilómetros de ascensión. Además, se interpondrá el Colle della Lombarda (19 kilómetros al 7,5%) antes de un descenso que se topará con una rampa del 10% de desnivel para alcanzar la meta en San’t Anna di Vinadio. Después llegarán los fastos de Turín. El último post-it del Giro.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902